jueves, 29 de junio de 2017

Sentimientos de un doctorando precario

A día de hoy, si llego a saber muchas cosas que pasarían, quizá no estaría realizando el doctorado, o quizá sí, pues es algo que amo con todas mis fuerzas. Tirar pá alante hasta que el corazón aguante, como diría Miguel Bosé.

Meme de La Tesis del Doctorado
Sin embargo, en este país, dedicarse a la investigación es una tarea ardua y cada vez más difícil, que conlleva un grandísimo riesgo tanto económico como mental. Digo esto porque de los investigadores predoctorales que existen, muy pocos obtienen una beca (según el Ministerio de Educación en el curso de 2014-2015 de las 28.546 personas que estaban realizando el doctorado en diferentes universidades españolas solamente concedieron 8.000 becas) y el resto suda lágrimas y sangre para llevar a cabo la investigación mientras busca un trabajo (con lo bien que también está este tema en nuestro país, vamos) para poder costeárselo.

Y ya no sólo me refiero al coste de la matrícula anual, de los materiales (fotocopias, bono transporte, etc.) sino también del gasto que hay que realizar para obtener la información que buscas, tanto en suelo nacional como en suelo internacional. Muchos de nosotros, tenemos que viajar fuera de Madrid, a buscar nuestras fuentes para dar un argumento válido a nuestra tesis. 

Además, como consecuencia de la implantación del nuevo Real Decreto de 2011, tenemos que realizar una serie de "actividades formativas" (como si en el Máster no nos hubieran dado suficiente) y tener una constante producción científica, con lo que conlleva más gasto porque tienes que ir a congresos científicos, que no siempre se sitúan en tu provincia, teniendo que pagar en muchas ocasiones la matrícula al propio congreso (para que salga publicado en unas actas tu ponencia), el transporte y el alojamiento, entre otros gastos diversos. Todo ello imprescindible si quieres hacer curriculum, claro. ¡Show must go on! si lo quieres genial y si no te aguantas, porque lo tienes que hacer sí o sí.

Meme La Tesis del Doctorado
Por poner un ejemplo, todos sabemos que el día tiene 24 horas. En el caso de un doctorando precario, que ha encontrado un trabajo en el que debe trabajar 10 horas diarias (porque en la mayoría eso de 8 horas de trabajo no existe) para obtener algo de dinero que invertirá en su tesis doctoral, más otras 8 horas de dormir, quedarían 6 horas para dedicarle a la tesis doctoral. De esas 6 horas de tesis doctoral, si tienes familia, son muchas menos porque tus hijos querrán que estés un poco con ellos. Por lo tanto reducimos eso de 6 a 4 horas (por lo bajo). ¡¡4 míseras horas para poder centrarte y dedicarte a tu investigación!! Así van pasando los días y ¿qué ocurre? que tu cuerpo no lo aguanta, te rompes, e incluso tienes que visitar el hospital por ataques de ansiedad. 

¿Es lógico todo esto? ¿Tenemos que sufrir por algo que nos gusta y apasiona? Porque esa situación lo que realmente provoca es que realmente uno llegue a pensar que no sirve para nada y llegue a odiar lo que más le apasiona: la investigación. Es muy frustrante estar en esta situación, os lo aseguro. Da muchísima rabia pensar el dinero invertido y la dedicación que le otorgas a algo que no sabes si tendrá resultado y hasta llegas a pensar en abandonarlo todo y darlo por perdido. Además, en muchas ocasiones, la tesis se nos puede atragantar en un momento determinado por diversos motivos tanto intrínsecos (la metodología a seguir, la falta de la documentación que necesitas, etc.) pero también extrínsecos (trabajo, dinero, familia) los que, en mi opinión, tienen más peso. Esto incrementa aún más la presión y a gente puede llegar hasta la depresión.


Meme La Tesis del Doctorado
En este sentido, debo añadir, que muchos al final terminan por abandonar su proyecto de tesis en búsqueda de una estabilidad económica. Conozco muchos casos, que no se han atrevido ni a empezarlo, a pesar de las buenas notas que han ido sacando, y las ideas innovadoras de su tema, por temor a que no le den una beca con la que puedan realizarlo.

Y ya no solamente es frustrante para el doctorando, también para los que le rodean ya sean padres/madres o esposa/o e hijos/as que lo viven cada día contigo y se desesperan por el gasto de dinero que se ha invertido y por las horas de trabajo realizadas, apartándolos muy a nuestro pesar, de nosotros. ¡Benditos aquellos que han aguantado y se han quedado durante el proceso de doctorando y han sobrevivido para contarlo!

Todo ello no implica, tan solo, un gasto económico: el físico y mental también es importante. El físico, en menor medida, pero también influye en un doctorando que está en situación de precariedad porque entre el trabajo al que se dedica para financiar su tesis doctoral, la familia y su dedicación a la investigación, agota físicamente y mentalmente. Y eso lo sé por experiencia.

¡Y qué decir del desgaste mental! Hace relativamente un par de meses se realizó un estudio en la Universidad de Gante y se publicó en la revista Research Policy (vol. 46, issue 4, 2017, pp. 868–879) donde se revelaba que la salud mental de aproximadamente el 32% de los doctorandos estaba comprometida por estos motivos que hablamos aquí y otros. Para más inri, ese 32% sólo es en Bélgica, dicha cantidad podría ser más alarmante, pues en España el PIB que destina a investigación es de 1,22% respecto al 3% de Bélgica. En este sentido, es lógico que con la poca cantidad que España destina a I+D, los doctorandos tengan que emigrar en la búsqueda de un arca perdida: un trabajo de calidad.
Un total de 2.362 investigadores estaban en el extranjero en 2016 según ORCID. Fuente: Elperiodico.com

Ya en el I Foro de la Dignidad Investigadora, realizado en la facultad de Ciencias Físicas de la Universidad Complutense de Madrid los días 22 y 23 de mayo, nos hablaban de sus malas experiencias, precariedad y varias propuestas de soluciones para los futuros doctorandos bajo el lema #Dignidadinvestigadora. Esperemos que esto cambie en un futuro y nuestras quejas den un resultado positivo porque sino auguro un porvenir bastante oscuro para las siguientes generaciones. ¡¡We will survive!!


Programa del I foro de la Dignidad Investigadora

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.