jueves, 2 de marzo de 2017

1212. Las Navas de Tolosa, de Jesús Cano de la Iglesia

España es el país más fuerte del mundo, los españoles llevan siglos intentado destruirlo y no lo han conseguido.
Otto von Bismarck

Portada del cómic (Ponent Mon)
Imaginen la batalla más grandiosa de su tiempo. Una batalla decisiva, que aunó soldados de distintas razas y provenientes de varios reinos, agrupados en dos bandos. Una batalla que marcó el destino del país donde tuvo lugar, una de las más decisivas de su historia, cuyo momento culmen es una carga de caballería encabezada por tres reyes.

Y ahora imaginen que esa batalla hubiera tenido lugar en Gran Bretaña o Estados Unidos, y no en España. ¿Imaginan esa premisa, ese guión que es oro puro para convertirlo en un auténtico blockbuster? ¿Lo imaginan en manos de la BBC o de la Warner? Pues ahora volvamos al presente y la dura realidad. Por suerte, tenemos otros medios de poderosa fuerza visual para poder disfrutar de nuestra historia, como es el cómic.

El  profesor de Historia Jesús Cano de la Iglesia parece que no ha querido esperar a que la HBO tenga noticia de que en 1212 tuvo lugar en Las Navas de Tolosa una batalla digna de ser recordada a través de los siglos, así que lápiz en mano nos ofrece esta magnífica obra, que narra con un rigor exquisito los hechos en torno a una de los combates más épicos acaecidos en la península ibérica.

Dejando aparte discursos más propios de otros tiempos, centrados en la Salus Hispaniae o el triunfo de la cruz sobre la media luna, unos cuantos datos nos hacen entender rápidamente por qué esta batalla merece un lugar de honor, por su trascendencia, en nuestra historia. En 1212, tras el glorioso califato omeya que deslumbró al mundo, el sur de la península ibérica y el magreb están dominados por los almohades, movimiento religioso rigorista. 

Rigorismo también extendido entonces entre los cristianos; no en vano es la época de los cátaros y la cruzada contra ellos. Un protagonista en Las Navas fue Arnau Amalric, arzobispo de Narbona, y autor de la famosa frase, en la caída de Béziers de 1209, "matadlos a todos, Dios sabrá reconocer a los suyos".
Viñeta del cómic "1212. Las Navas de Tolosa" (Fahrenheit 451)
El rey castellano Alfonso VIII, buscando tanto vengar su derrota de unos años antes en Alarcos como ganar nuevas tierras para su reino, consiguió formar una alianza con Pedro II de Aragón y Sancho VII "el Fuerte" de Navarra. A estas fuerzas se sumaron los "ultramontanos", fuerzas de más allá de los Pirineos que se unieron a las fuerzas peninsulares por el carácter de Cruzada que Inocencio III concedió a la campaña. 

Por su parte, Muhammad an-Násir, conocido entre los cristianos como Miramamolín (deformación de Amir al-Mu'munin, príncipe de los creyentes), movilizó a su ejército como respuesta a las agresiones cristianas en la península. Esto permitió formar dos heterogéneos ejércitos, el cristiano, compuesto por entre 12.000 y 15.000 hombres, y el musulmán, de unos 20.000, que incorporaba guerreros bereberes, andalusíes, mercenarios turcos y árabes, etc.; ambos se encontraron el 12 de julio de 1212 a los pies de Sierra Morena.

Y a partir de aquí, dejo a todos los interesados que no conozcan como sigue la aventura que lo descubran en el cómic. Eso sí, con una advertencia: no esperen una historia al uso de las narradas por la Marvel o DC, con ritmo trepidante y buscando la espectacularidad en cada viñeta. El trabajo histórico realizado por Jesús Cano es de muy alta calidad, y así se plasma en sus trazos, de carácter clásico, buscando un carácter didáctico pero, evidentemente, combinado con la gran belleza visual de momentos como las carga de caballería o el desfile de tropas; apreciarlo requiere su tiempo, cuando nos empezamos a fijar en los detalles de los estandartes, las armaduras, la arquitectura de los castillos, etc.
Viñeta del cómic "1212. Las Navas de Tolosa" (RTVE)
Más cercano a un documental en formato cómic, la obra incluye gran cantidad de texto acompañando muchas viñetas, pero es imprescindible para entender la importancia de la batalla, sus protagonistas y el contexto en que tuvo lugar. Evidentemente, hay pequeñas licencias: algunos de los personajes son imaginarios, para poder vivir desde su punto de vista la batalla. Igualmente, reconoce haberse inventado algunos emblemas o detalles de la vestimenta... pero es que lamentablemente no tenemos detalles históricos tan minuciosos como para poder prescindir de algunos elementos ficticios al buscar una visión completa. Realismo que además se aleja de discursos de otras épocas, puesto que también encontramos detalles sobre los desmanes y abusos realizados por las tropas victoriosas tras el combate.

En fin, una obra que ansío que le hagan llegar a las grandes productoras británicas o americanas, a ver si así conseguimos ver esta gran historia con toda la espectacularidad que merece. Mientras llega ese momento, podemos disfrutar de este cómic: la belleza visual del mismo, así como su minuciosidad histórica, lo hace imprescindible para los aficionados al cómic y a la Historia.
Página del cómic "1212. Las Navas de Tolosa" (Cultura Plasencia)

2 comentarios :

  1. Debo decir que el cómic es sublime. Lo regalé gracias a una gran recomendación (gracias Juan!) y no sólo ha encantado sino que se pegan por leerlo! Me parece una gran obra y tienes razón, es una batalla digna de guión de cine, peeeero... este es el nivel!

    Un saludín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantados de que nos leas y que coincidas que es un gran cómic. Saludos!

      Eliminar

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.