jueves, 1 de diciembre de 2016

Reseña de la Exposición Los pilares de Europa. La Edad Media en el British Museum (CaixaForum Madrid)

Exposición organizada en colaboración con el British Museum de Londres, actualmente en CaixaForum, Madrid (Del 19 de Octubre 2016 hasta el 5 de febrero 2017)
El Rey del Ajedrez de Lewis pone cara a esta prestigiosa muestra (Spain.info)
El pasado mes de noviembre algunos de los redactores de LH decidimos dejarnos caer en diferentes días, según disponibilidad, por la nueva exposición de CaixaForum Madrid: Los Pilares de Europa. La Edad Media en el British Museum. La muestra, ya de entrada, venía avalada por la importantísima institución londinense, donde se custodia la memoria de medio mundo. El deliberado o no guiño al famoso bestseller de Ken Follet sin duda también atrajo nuestra atención. Y las experiencias positivas que habían descrito algunos blogs amigos y asistentes a la Presentación para Bloggers e Influencers parecían igualmente prometedoras. 

A nosotros, particularmente, nos dejó una sensación bastante agridulce. Para este repaso en profundidad que haremos sobre la muestra he tenido la suerte de contar con la colaboración de otros dos compañeros historiadores, como Daniel Cebolla González, con los cuales coincidí durante la visita. Nuestra intención con esta entrada es, al igual que hicieron los compañeros de Renovatio Medievalium, ofrecer una reflexión y una crítica constructiva, precisamente porque valoramos el esfuerzo y presupuesto que hay detrás de estas iniciativas por acercar la cultura al gran público.

Vamos primero a lo positivo, que no es poco. En estos tiempos de la ilusión de cultura gratis en que vivimos, y que sólo nos lleva a la cada vez más acentuada precarización de los profesionales de las Humanidades, nos parece adecuado empezar hablando del considerable precio que cuesta traer estas muestras a nuestro país.

Fachada del British Museum, 5º museo más visitado a nivel mundial (EfeTur)
Los pilares de Europa es la primera de las 4 exposiciones temáticas que entre 2016 y 2020 se organizarán en España fruto del sorprendente convenio, firmado a mediados del año pasado, entre el British Museum y la Fundación Bancaria La Caixa. ¿El presupuesto? Alrededor de los 2 millones de euros. Se da continuidad así a la acertada política de colaboración entre La Caixa y otros grandes museos, como fue el caso del parisino Louvre en 2015, que nos llevó a conocer a los animales del Antiguo Egipto, las matronas romanas o los dibujos que LeBrun diseñó para el futuro Versalles. Cuidadas exposiciones todas ellas que pueden visitarse por apenas 3 euros (entrada general).

Y es que sin duda, el punto fuerte de Los pilares de Europa son las maravillosas 260 piezas que componen la muestra. La gran mayoría de ellas proceden del British Museum aunque muchas son inéditas, ya que no suelen estar expuestas. A fin de intentar "completar" la visión del periodo con un acercamiento desde la Europa del sur, han colaborado también con algunas aportaciones el Museo Arqueológico Nacional (MAN), el Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) o el Museu Frederic Marès de Barcelona. Bien conscientes de ello, los organizadores han optado por "dejarlas hablar" y realzar su espectacularidad, a costa de sacrificar un hilo conductor.

Uno de los paneles de la muestra (Tribuna Salamanca)
En segundo lugar, vamos a referirnos un poco a la organización, que ya desde la entrada se ve que va a ser algo caótica. Un gran mapa de Europa recibe a los visitantes, con la evolución de sus distintos pueblos y regiones a través del tiempo. El espacio que ocupa la exposición es diáfano, aunque dividido en las siguientes zonas temáticas: 1. La formación de Europa, 2. El poder real, 3. Tesoros celestiales, 4. La vida en la Corte y 5. La vida urbana. Como hemos dicho, las protagonistas indiscutibles son las propias vitrinas con las piezas, pues la cartelería es más bien escasa. No obstante, si en ese momento se junta mucha gente, como nos pasó a nosotros (bien sabemos que quizá ir un viernes o un sábado por la tarde no era la mejor idea) se hace realmente complicado transitar y poder detenerte unos segundos en la información de cada vitrina.

Pavimento de la Abadía de Halesowen, s. XIII (Europapress)
¿Qidea puede llevarse alguien sin un gran conocimiento previo? Con suerte saldrá con alguna, aunque bastante imprecisa. Ya el título de la exposición merecería una discusión sobre su validez, dado que la muestra es descaradamente etnocéntrica: reduce la Edad Media europea al occidente continental (excluyendo Bizancio, los países del Este o las influencias culturales del Islam). Por otro lado insiste mucho, y con razón, en abandonar esa imagen distorsionada que la Edad Media arrastra desde el XIX como oscura, supersticiosa o especialmente violenta. Las piezas elegidas son delicadas, coloridas y dejan entrever una gran sensibilidad artística.

Sin embargo, a su vez la muestra nos presenta esa otra Edad Media no menos idealizada, ese periodo "clásico" del feudalismo francés bajomedieval con todos sus tópicos: el mundo de la caballería, las flamantes justas o el amor cortés. Se dedica, por ejemplo, no uno sino varios paneles a la nobleza y la figura del caballero, pero ninguno a tratar de explicar el sistema feudal ni la lógica de la sociedad estamental, que son la base. El resto de grupos sociales está prácticamente ausente; especialmente sangrante es el caso de los campesinos o el de las mujeres, donde se obvia la variedad de roles que desempeñaron para ser tan sólo mencionadas en algunas piezas de temática amorosa. También se dedica mucho espacio a la religiosidad litúrgica y poco al mundo de la cultura monacal o las universidades. Todo esto da una idea muy simplificada de un periodo ya de por sí heterogéneo y que ocupa un marco temporal enorme.

Estatuilla inglesa de un caballero (ss. XIV-XV) (RTVE)

Aparte del planteamiento, también nos chirriaron no pocas incorrecciones de bulto en la información que se ofrece a los visitantes. No sabemos si los vídeos y paneles explicativos ya venían así redactados desde las Islas, pero hay cosas bastante graves para una exposición de tal prestigio. El mapa circular que encontramos a la entrada, por ejemplo, contiene términos confusos, imaginados o desactualizados como Vasconia, República de Toledo, Reino de Alemania o "Monarquía Católica" en el siglo XV. El complejo funcionamiento de la Corte queda relegado a los usos del amor cortés. Hay inexactitudes diseminadas como la fundación del Studium Generale de Palencia (1208-1212), señalando que la primera Universidad de Castilla fue la de Salamanca. Por no hablar de que explica erróneamente conceptos clave, hablando del poder absoluto de los reyes, el origen de los Estados-Nación actuales o la posesión de perros y halcones de caza como mascotas.

Gran mapa circular (Observando el Arte)
En conclusión, Los pilares de Europa para nosotros desde luego merece una visita, pues nos ofrece una oportunidad inigualable para contemplar piezas de importancia y calidad espectaculares que de otro modo sería difícil ver en España (y menos, reunidas de este modo). Por contra, el afán por resaltar la espectacularidad de las mismas hace adolecer a la muestra de un claro hilo conductor, haciéndose patentes las limitaciones del discurso que quiere plantear. En este sentido, la encontramos algo mal enfocada, pudiendo resultar confusa para buena parte del gran público al que va dirigido. Afortunadamente, son aspectos subsanables que esperamos se tengan en cuenta para el resto de muestras programadas. Nos vemos pronto en las Antiguas Olimpiadas.


 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.