lunes, 19 de diciembre de 2016

Francis Drake: un corsario al servicio de su Majestad. ¿El predecesor de James Bond?

Retrato de Sir Francis Drake.
Hablar de Francis Drake, para mí es un placer. Cuando comencé a estudiar Historia Moderna me fascinaba la época de Isabel de Inglaterra y Felipe II, sobre todo sus confrontaciones militares y en parte, también, el corsarismo en el Nuevo Mundo como el objetivo político que tuvo la reina inglesa para acabar con el monopolio español en América. Al igual que posteriormente hará James Bond, personaje de ficción creado por el inglés Ian Fleming, Drake estuvo bajo el servicio de la reina de Inglaterra, para espiar, conquistar y con “licencia para matar” como diría 007, durante sus incursiones en las Indias Occidentales.

Drake nació en Tavistock, Inglaterra, cerca de 1543, de familia granjera e hijo de predicador protestante. Antes de comenzar su etapa de corsario, se inició como marinero, frecuentando los puertos de Vizcaya. Ya, a finales de 1567, junto con John Hawkins, se embarcó en su primera expedición, cuya intención era el comercio de esclavos. Durante su viaje, trataron de tomar la fortaleza de San Juan de Ulúa, pero fueron rechazados por una flota española. No regresaron a Inglaterra hasta finales de enero de 1569.

En este momento la Monarquía Hispánica y la corona inglesa estaban en una tregua formal, aunque los ingleses realizaban incursiones en las Indias Occidentales, de forma frecuente. Hay que tener en cuenta que cualquier navegante que incursionara la zona marítima que pertenecía a la corona española era tratado como pirata. Así, Drake, se comenzó a ganar la fama de pirata inglés, debido a sus posteriores incursiones en América durante los primeros años de la década de los setenta, en el que después de varios fracasos y resultar herido al intentar atacar Nombre de Dios (primer puerto en el continente americano de la famosa Flota de Indias), consiguió capturar una flota española que iba cargada de oro y plata que estaba destinada a ir a la corona española. Esta derrota sufrida por Drake, sería plasmada en La Dragoneta, poema épico de Lope de Vega, publicado en 1598.

Réplica del “Pelican”, posteriormente “The Golden Hind”,
barco de Francis Drake.
Como consecuencia de su éxito, la reina Isabel, comenzó a patrocinar sus futuras expediciones, aunque no reconocería oficialmente los actos de este pirata. Partió en su barco, llamado Pelican que durante el viaje le renombraría Golden Hind. Un año después, en la costa de Cabo Verde consiguió capturar un navío portugués, el Santa María, que estaba capitaneado por Nunho da Silva, conocedor de las costas sudamericanas. 

Drake consiguió pasar el estrecho de Magallanes, siendo el primer inglés que lo realizaba. Debido al mal tiempo, durante la travesía, desembarcó en un pequeño archipiélago, desconocido hasta el momento. A la isla mayor, la llamó Elizabeth, en honor a la reina. En las memorias de Francisco Fletcher, un capellán que iba en la expedición, describe que una vez llegado a tierra que Drake “step up a Stone, engraved with the name of Elizabeth, and the year and the reign, to commemorate the Discovery in her honour” [1]. Actualmente de este hecho, a parte de las memorias de este sacerdote, únicamente podemos encontrar en el Museo Británico una carta sobre la isla. A la segunda isla, la designó Bartholomew, por el santo del día en el que desembarcaron y a la última Saint George “in honour of England, according to the ancient custome, there observed” [2]. Posteriormente, en junio de 1579, Drake desembarcó al norte de Nueva España, fundando un puerto, bajo el nombre de la corona inglesa, dándole el nombre de Nova Albion
Puerto de Nova Albion.
La circunnavegación a lo largo de todo el Pacífico y Atlántico, pasando por el estrecho de Magallanes, duró hasta el 26 de septiembre de 1580 que arribó en Plymouth. A su llegada a Inglaterra, el 4 de abril de 1581, Isabel I de Inglaterra le armó, a bordo de su barco, caballero, en recompensa por los servicios prestados a la corona, ostentando, a partir de entonces, el título de sir. Unos años después, también conseguiría ser nombrado alcalde de Plymouth y miembro del parlamento inglés, primero representando a la ciudad de Bossiney y luego a la de Plymouth.

En Inglaterra, fue considerado a partir de este momento como un héroe:

he was the poor boy who made good; the Jack the Giant Killer who defied and humiliated the greatest monarch in the European world, the Robin Hood of the sea” [3].

Circunnavegación realizada por Francis Drake
Con el comienzo de la guerra anglo-española, en 1585, Isabel ordenó a Drake organizar un batallón para atacar los territorios españoles en sus colonias americanas. De esta manera, en septiembre de ese año, Drake zarparía con su flota hacia Galicia, pero a su llegada a la Península Ibérica sería rechazado por fuerzas locales. Desde allí, se dirigió a las Canarias y, posteriormente cruzaría el Atlántico hasta llegar a Dominica. Hasta primeros de enero de 1586 no llegaría a la isla de La Española, donde tomó la ciudad de Santo Domingo. Las autoridades españolas, para su devolución, otorgaron a Drake unos 25.000 ducados. Poco después, bajo la misma estrategia, realizaron la incursión en Cartagena de Indias, por el que recibieron por su rescate 107.000 ducados [4].

Por su paso hacia Carolina del Norte, recogió a varios colonos que estaban aposentados en la isla de Roanoke y decidieron regresar a Inglaterra. Desde allí, pondría rumbo hacia Portsmouth, donde embarcaría el 28 de julio de ese año.

En 1587, se dirigió a costas españolas, saqueando Cádiz, donde destruyó varios barcos que estaban destinados a formar parte de la “Armada Invencible que estaba construyendo Felipe II para atacar Inglaterra. Tras su paso por el Atlántico, consiguió capturar la carraca llamada San Felipe, que iba cargada de metales preciosos, retrasando los planes de la Monarquía hispana para invadir Inglaterra. Un año después, la Armada Invencible partió de España hacia las costas inglesas en el que se dice que Drake destacó en la batalla, capturando varias naves, entre las que se encontraba la de Pedro Valdés. Tras la derrota de la Armada de Felipe II, Isabel organizó otra armada, esta vez inglesa, cuyo objetivo era atacar y saquear las cosas españolas y hacerse con las islas Azores.

Dibujo de María Pita
De esta manera, Drake atacó La Coruña, consiguiendo saquear parte de la ciudad, pero fue rechazado. Durante este ataque, destaca la figura de María Pita, que, junto con varios aldeanos, forzaron la huida de los ingleses.

Tras el desastre de la “Contraarmada”, Drake comenzó a caer en desgracia. Para salir del ostracismo, en 1595, propuso a la reina Isabel una operación contra las colonias americanas, cuyo objetivo era establecer una base inglesa permanente en la zona de Panamá para poder atacar a los dominios españoles situados en la zona del Caribe. No obstante, este último intento por parte del corsario inglés fracasó, siendo derrotado varias veces en Puerto Rico y Panamá. Enfermo, ya a primeros de 1596, acabó muriendo en la ciudad de Portobelo, puerto principal de la Flota de Indias, a la edad de 53 años.

Portada del libro The WorldEncompassed by Sir Francis Drake
En la siguiente centuria, aún en Inglaterra se conocía las aventuras y éxitos que tuvo Drake en sus famosas incursiones. Por ejemplo, en 1628 se publicó The World Encompassed by Sir Francis Drake, escrito por su sobrino donde se describe sus viajes alrededor del mundo. Posteriormente, en 1683 se publicó, de forma anónima Voyages of the Ever Renowned Sr. Francis Drake, en cuyo prefacio remarca sus heroicas hazañas con la intención de “to excite, in the spirits of young people especially, an emulation of this worthy patriot in advancing the glory of their country by foreign conquests” [5].

Incluso en nuestros días sigue apareciendo este héroe, para algunos, pirata para otros, saliendo, por ejemplo, en el primer juego de la serie Uncharted: Uncharted: el tesoro de Drake, lanzado en 2007, protagonizado por Nathan Drake, un supuesto descendiente del corsario inglés que tratará de encontrar el tesoro que su ancestro escondió. También ha aparecido en series de televisión, como la estrenada en 2009 "Captain Drake (The Immortal Voyage of Captain Drake" producida entre EEUU y Bulgaria. En definitiva, Francis Drake ha seguido presente a lo largo de los siglos hasta nuestros días y no me cabe la menor duda, de que se seguirá escribiendo en un futuro sobre sus hazañas.

Fuentes:

[1] Corbett, J.: “Francis Drake”, The Geographical Journal, vol. 21, nº 6 (junio, 1903), pp. 605-611, p. 607.

[2] García Redondo, J. M. y Varela, C.: “Ecos literarios y memoria cartográfica del Famous Voyage de Francis Drake”, Anuario de Estudios Americanos, vol. 70, nº 2, julio-diciembre 2013, pp. 441-478, p. 444.

[3] Hampden, John (ed.): Francis Drake Privateer. University of Alabama Press, 1972, p. 14. O. M. Brack, Jr.: “Johnson’s Use of Sources in the Life of Sir Francis Drake”, Rocky Mountain Review of Language and Literature, vol. 42, nº 4 (1988), pp. 197-215, p. 198.


[5] O. M. Brack, Jr.: “Johnson’s Use of Sources in the Life of Sir Francis Drake”, Rocky Mountain Review of Language and Literature, vol. 42, nº 4 (1988), pp. 197-215, p. 198.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.