lunes, 6 de junio de 2016

Los surcos del azar, de Paco Roca

Los surcos del azar, de Paco Roca
Astiberri
Canta Joaquín Sabina que no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca, jamás, sucedió. O, tal como dice Alfonso Zapico, otro de los grandes dibujantes españoles actuales, el exilio más cruel es siempre el de aquellos que que no tienen ningún sitio al que regresar.

El acontecimiento fundamental del siglo XX, la Segunda Guerra Mundial, y su prólogo, la guerra civil española, son territorio fértil para las grandes historias, sean en formato cinematográfico, novelesco, de videojuego o, en este caso, cómic (o novela gráfica, si prefieren), tal como ya hicieron Carlos Giménez con 36-39. Malos tiempos y Fran Jaraba con División Azul.

Y de ese terreno, Paco Roca (famoso por otro gran cómic como es Arrugas), recoge un magnífico fruto, contando la participación en la Segunda Guerra Mundial de los republicanos españoles exiliados. Concretamente, la historia de "La Nueve", la 9.ª Compañía de la 2.ª División Blindada de la Francia Libre, también conocida como la División Leclerc.

Una división que la historia oficial tanto de Francia como de España han aparcado en una cuneta, pese a ser las primeras tropas aliadas en entrar en París en 1944, si bien es cierto que cómics como éste, y gestos como el del actual presidente francés, François Hollande, de incluir la bandera de la segunda república española en el desfile conmemorativo de la liberación contribuyen a su recuperación.

Pasado y presente se mezclan, cada uno con su propio trazo. El presente en blanco y negro, el pasado en color. El recuerdo de uno de los ancianos miembros de aquella "Nueve" es el hilo conductor de la historia, una historia sobre quien decidió y pudo seguir luchando, si bien el protagonista no llega a completar la gesta del grupo (la participación en la toma del Nido del Águila), buscando continuar la lucha directa contra el franquismo.
Los surcos del azar, de Paco Roca
Paco Roca
Pese a la parte ficticia del personaje, Paco Roca ha hecho un gran trabajo de documentación, y va citando sus fuentes a lo largo de la obra, además de en el epílogo. Epílogo firmado en una de sus partes por el especialista Robert S. Coale, profesor en la universidad de Rouen y miembro del grupo ALBA (Abraham Lincoln Brigade Archives).

El título hace alusión a los versos ¿Para qué llamar caminos a los surcos del azar?, de Antonio Machado (que aparece brevemente en la historia), haciendo alusión al sino de los republicanos que, huyendo de España al finalizar la guerra civil, se vieron sujetos a un destino impredecible. Y es que, ¿quién le hubiera dicho a aquellos jóvenes derrotados que huyeron en el Stanbrook que desfilarían victoriosos bajo el Arco del Triunfo parisino?

Los surcos del azar, de Paco Roca
DOC Malalana
Pese a ello, hubieron de sufrir la gran decepción de que los Aliados decidieran no derrocar al gobierno franquista, lo cual selló su suerte y su exilio. Pero los tiempos habían cambiado, el mundo estaba agotado de luchar y Francia necesitaba lavar su conciencia, reconstruyendo su historia oficial durante la ocupación. En palabras de Evelyn Mesquida, autora de La Nueve. Los españoles que liberaron París:
[...] los de La Nueve son “los hombres de las cuatro traiciones”. Las grandes democracias europeas abandonaron su causa, Francia les maltrató al principio internándolos en campos de concentración, no lograron el apoyo logístico para luchar contra Franco una vez derrotado Hitler y, finalmente, también la Francia Libre de Charles De Gaulle, empeñada en afrancesar la Resistencia y la liberación, les condenó al silencio.[...]
Aunque una parte de esta historia se esboza en la película ¿Arde París?, falta mucho por dar a conocer. Y por ello, y tras el éxito de Arrugas también en su adaptación al cine, se está trabajando en convertir el cómic en una miniserie, en una coproducción hispano-francesa. Aunque todos nos hemos saturado de películas de la Segunda Guerra Mundial y topicazos sobre la guerra civil, aún queda mucho que contar sobre aquellos hechos. Y sin duda, París bien vale una misa.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.