jueves, 26 de mayo de 2016

En torno al Ministerio del tiempo. Críticas, dudas y algunos debates.

Pues estaba escribiendo yo una pequeña disgresión en Facebook sobre El Ministerio del Tiempo y tanto se me ha ido de las manos que se ha terminado convirtiendo en una entrada que espero muy sinceramente que genere debate. Dentro de los miembros de Licencia Histórica y compañeros historiadores ya lo genera largo y tendido, y nos cruzamos mensajes en todo tipo de plataformas y redes sociales de manera privada. Personalmente creo que el debate es muy interesante y digno de compartir para que todos podamos opinar.

Comencemos diciendo que esta es mi opinión. Ni pretendo tener la verdad ni la razón sino que entre todos aprovechemos para hablar y debatir de lo que realmente nos gusta, que es cine e historia, cultura y series. Opinen con libertad.


Promo de la serie El Ministerio del Tiempo. Fuente; lacasadeel
Lo primero que me gustaría comentar es la tan traída y llevada etiqueta de serie de ciencia ficción con la que carga la serie. Muchos, ni que decir de Juan (que directamente considera que "ciencia ficción" es una traducción cutre de "ficción científica"), no están de acuerdo con tal etiqueta. Yo me pregunto quién se la puso y si realmente esto tiene mucha importancia. Bien, no es ciencia ficción. Acepto el argumento y podemos dejarlo simplemente como ficción, o como refleja la Wikipedia, de género fantástico. Problema resuelto. A mí personalmente me parece un debate propio de los nominalistas de la Edad Media. Me comentan que en un principio la propia serie se vendía como tal, si es así mal hecho por su parte. 

Segunda cuestión que escama a muchos y es que no explican en profundidad, ni tienen intención de hacerlo, el tema de cómo funcionan las puertas y, algo que le trae por la calle de la amargura a Juan, cómo funcionan los móviles en sus viajes. Para ahondar más en sus argumentos os recomiendo visitar la fantástica entrada científica de Juan Cambiando la historia: El Ministerio del Tiempo, física y paradojas. Temo, y aceptando que estoy llevando al extremo el argumento de Juan, deberíamos de desechar a casi todo el cine por motivos muy similares, quizá salvando al neorrealismo italiano y si no nos ponemos muy estrictos.


Fotograma de El ladrón de bicicletas (1948. Vittorio de Sica), film paradigmático  del neorrealismo italiano. Fuente: Pantalla de sombras
Yo opino, a diferencia de algunos de mis compañeros, que las series, el cine, la literatura e incluso el arte, como diría Oscar Wilde, es mentira, trampantojo, engaño... Bien, las puertas son mágicas como dice el también fantástico y crítico artículo de Pablo Francescutti El Ministerio del Tiempo: nada de ciencia, todo ficción, y los móviles funcionan vaya a saber usted por qué. A Juan esto le saca de la narración, a mí como la trama me divierte y me parece trabajado el guión ni me lo planteo. Maneras de vivir que diría el Catedrático Rosendo Mercado


Nacho Fresneda en el papel de Alonso de Entrerríos. Fuente;  lavidaesunatombola.es

Tercera cuestión o crítica también reflejada por Pablo Francescutti y apoyada por muchos. No aparecen personajes científicos. Veamos, llevan poco más de veinte capítulos y la selección por ahora es corta. Los creadores de la serie no son bobos y atienden a las redes sociales. Buena nota habrán tomado de ello. Yo también podría decir que por qué en vez de personajes tan conocidos no se centran en esas joyas ocultas que tiene la historia de España como por ejemplo Eleno de Céspedes... cada uno haría su selección y tendremos que darle tiempo a que vayan ampliando el espectro

Para mí la serie tiene grandes aciertos. La primera es que adapta de manera más que digna algunos episodios de la Historia de España. Bien, acepto que con matices. Algunos compañeros andan quejándose, por ejemplo,  del Felipe II reflejado y razón no les falta. Aquí es donde empezaría nuestro trabajo de historiadores apoyándonos en la fantástica fuerza mediática que tiene la serie. Una cosa es la serie y ahora yo historiador te cuento la historia. A cada uno su parcela.

Planteo una hipótesis. En un debate televisado siento a la mesa a los mejores especialistas sobre Felipe II para que confronten sus opiniones en prime time. ¿Qué impacto tendría? Opción dos. Emito ése mismo debate justo después de la serie y lo cuelgo en RTVE a la Carta. No hay que ser muy avispado para pensar que el impacto sería mayor y por tanto ¡y lo que nos interesa a todos!, la difusión de la Historia y de los historiadores sería mayor.

Temo que la crítica a la serie por parte de historiadores y gente de la cultura sea "fuego amigo" pero fuego al fin de al cabo. ¿Entonces no podemos criticar la serie?  ¡Por supuesto! Es lo que entre otras cosas pretende esta humilde entrada. Tampoco hay que adoptar la postura de fan acrítico y aquellos que critican la serie tienen todo el derecho del mundo a ello, ¡faltaría más! y en el debate ganaremos todos. 

Entiendo y reitero que la serie me parece una oportunidad de primera para divulgar y así lo han visto los compañeros de Historia 2.0. autores del libro Curiosidades de la Historia con el Ministerio del tiempo. Ganaríamos más si empezamos a construir tanto desde la postura de fan como la de crítico. Todos debemos buscar nuestras propias vías pero entiendo que los historiadores tenemos que estar ahí y no marcarnos un "Menéndez Pidal"

Como dice Mónica Bolufer en el fantástico libro que ya comentaré Historia y Cine. La construcción del pasado a través de la ficción, (p.12) debemos entender que; 
"...entender que relato histórico y ficción cinematográfica son formas distintas de aproximarse al pasado y de recrearlo en palabras o en imágenes. Y es que en efecto, el cine ofrece sus modos propios de narración, necesariamente interpretativa, como lo es, por otra parte, la del historiador profesional, pero regida por reglas distintas y específicas."
Segundo argumento por el que me gusta la serie. Conecta claramente con un público determinado del que me considero parte. Somos una inmensa minoría a la que no me gustaría calificar como "friki", término del que creo que se abusa en demasía. ¿Quién no conoce el oda a la calabaza de la genial película Amanece que no es poco o no es fan de La vida de Brian?  A muchos nos gusta el cine, los libros, los videojuegos y el término friki, como digo, no creo que se adapte a nosotros. 



A lo que vamos. La serie está llena de guiños hacia este público tan determinado del que hablo. En el primer capítulo, primera misión, preguntan a Rodolfo Sancho cómo se llama y tras pensarlo unos segundo dice..."Curro Jiménez". O cuando el espectacular Ramón Langa caracterizado como Ambrosio Espínola exclama ¡Yippi ka yei, hideputas! 


Muchos nos pasamos el capítulo esperando ése guiño o guiños. Os dejo una selección.



O qué decir del genial Velázquez:



Creo que tiene un elenco de actores que lo hacen en general francamente bien y por encima del resto de series españolas. Reconozco que Nacho Fresneda es de mis preferidos y es que ver a un soldado de los tercios españoles en plena movida madrileña no tiene precio.  

Creo que, y para finalizar, que El Ministerio del Tiempo es con mucho la mejor serie de TV española de los últimos tiempos que contenga ambientación histórica. Muchos opinaran que no es muy difícil si la comparamos con Águila Roja, Toledo o Velvet y razón tienen, pero creo que ya sólo por eso deberíamos valorar esta serie. 

Resumiendo. Que obviamente no es la mejor serie de la historia ni todos sus capítulos joyas, pero aún así me parece un buen producto. Calidad, empatía con el espectador y útil para despertar en aquellos que no son historiadores el gusto por algunos temas. El su contra, que deben atender no sólo a personajes del ámbito cultural y deberían esforzarse un poco más en cerrar el tema de puertas y móviles. Veremos si la renuevan y todos tenemos posibilidad de valorar la trayectoria de la serie.


PD: Señores de la TV. Por si no se han dado cuenta cada vez somos más los que vemos contenidos on line. Lo digo porque, aunque obvio, parecen no enterarse.

4 comentarios :

  1. Totalmente de acuerdo.Es una serie de tv, entretenida y con toques de humor, sin necesidad de recurrir ni a una violencia desmedida ni a mostrar desnudos casi sin venir a cuento.
    No se entiende cómo funciona el móvil... ¡que es una serie, caramba! Y no un sesudo y grave debate de historiadores, que en la televisión sería infumable.

    A mí me encanta. De todas las históricas, la mejor -y yo aquí no incluiría a Velvet-, porque además del componente histórico me entretiene. ¡Que no la cancelen;

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario! Yo en líneas generales estoy de acuerdo contigo, pero si arreglan algún detalle mejor para todos. Lo de Velvet lo he metido con toda la ironía del mundo. Je,je,je. Sí que sería interesante analizar cómo reflejan aquel periodo de la Historia de España. Ando leyendo para plantear algún día una entrada al respecto. Seguiremos informando.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo.Es una serie de tv, entretenida y con toques de humor, sin necesidad de recurrir ni a una violencia desmedida ni a mostrar desnudos casi sin venir a cuento.
    No se entiende cómo funciona el móvil... ¡que es una serie, caramba! Y no un sesudo y grave debate de historiadores, que en la televisión sería infumable.

    A mí me encanta. De todas las históricas, la mejor -y yo aquí no incluiría a Velvet-, porque además del componente histórico me entretiene. ¡Que no la cancelen;

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo en muchas cosas que dices, aunque con algún matiz. Si que creo que la serie hace un esfuerzo considerable, reflejando la Historia de España y sobre todo haciendo que la gente se interese por ella (no en vano, después de la emisión de cada capítulo, hasta aumentan las búsquedas sobre el tema en Wikipedia). Y creo además que lo hacen bastante bien para el poco presupuesto que tienen, de hecho. Ahora bien, igual que digo esto, y lo valoro, me rechinan esas cosas que pasan de un capítulo a otro, como cambiar las, digamos, "reglas del juego". Que si, que es ficción y todo lo que quieran, pero yo necesito una mínima explicación y una lógica para "comprar" el concepto y meterme en ello. Yo creo que la premisa de una peli o una serie, por muy disparatada que sea, necesita esto, para que el rato que la veas te muevas en la lógica de ese universo. Y si, al principio esto se vendió como ciencia ficción claramente. ¿El problema? Esta serie la crearon dos hermanos, y por desgracia uno ya no está. Sinceramente creo que era Pablo, y no Javier Olivares el que controlaba ese palo, y al estar él ahora entiendo que haya tirado por esa vía más de fantasía (sin justificar, como ya digo, que se salten las reglas cuando le conviene a la narrativa).
    En resumen, que de acuerdo en que se hace un gran esfuerzo y tiene muchas cosas buenas, pero puntualizando que hay cosas muy mejorables. Ojalá renueven una temporada más y decidan escuchar un poco a las voces críticas (que lo hacemos con todo el respeto y la admiración del mundo, y que también queremos que la serie siga).
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.