jueves, 17 de marzo de 2016

Von Braun, mi supervillano favorito

El universo es hostil sólo cuando usted no conoce sus leyes. Para aquellos que las conocen y obedecen, el universo es amigable.
Wernher von Braun

Von Braun, mi supervillano favorito: Von Braun en su etapa americana, tras el éxito de su cohete Júpiter
Von Braun en su etapa americana, tras el éxito
de su cohete Júpiter (V2 Rocket)
Tal vez pueda resultar rara la afirmación de que un miembro del partido nazi y de las SS, responsable de la muerte de miles de personas, pueda ser considerado como un referente; pero, sin duda, este es el caso del alemán Wernher von Braun, que fue capaz de poner su gran inteligencia al servicio tanto de una de las causas más innobles de la historia de la humanidad, como del mayor proyecto y logro astronáutico hasta la fecha.

La vida de Wernher von Braun estuvo, sin duda, marcada por los tiempos que le tocó vivir. Hijo mediano del Freiherr (barón) Magnus Maximilian von Braun, y la baronesa Emmy von Quirstorp, nació en Wyrzysk, Polonia, en marzo de 1912; dicha ciudad pertenecía entonces a Prusia y al imperio alemán. 

Desde niño le atrajo el espacio y la cohetería; en su confirmación (luterana) le regalaron un telescopio, y la obra - un sorprendente superventas en la época - Die Rakete zu den Planetenräumen (Al espacio en cohete) de Hermann Julius Oberth, uno de los padres de la astronáutica, le hizo interesarse por la parte física y matemática de la que luego sería su profesión. 

Para hacernos una idea del estado del arte en estos años, cabe decir que Oberth fue un adelantado a su tiempo: propuso la propulsión por etapas, y el concepto de suma de velocidades, que serían cruciales décadas más tarde. Otros de los padres de esta nueva ciencia de la astronáutica fueron Konstantín Tsiolkovski y Robert Goddard, aunque este último realizó sus estudios sobre propulsión líquida tan en secreto que no tuvo apenas influencia en las investigaciones posteriores.

Von Braun se unió a la sociedad de cohetes alemana Verein für Raumschiffahrt (VfR)  (Sociedad para el viaje espacial) en 1929; en 1932 se graduó en ingeniería mecánica en el Instituto Politécnico de Berlín, y dos años más tarde obtuvo su Doctorado en Física por la Universidad de Berlín

Sin embargo, este doctorado tuvo sus controversias, ya que se basaba en investigaciones secretas y no fue evaluada por la habitual comisión de doctores, sino simplemente aprobada por el rector de la universidad a instancias del coronel Karl Becker, también profesor en dicha universidad. Becker, impresionado por los experimentos del joven von Braun en el VfR, le hizo la oferta de apadrinar su doctorado siempre que versara sobre motores de cohete con propulsión líquida, poniendo para ello a su disposición los laboratorios del ejército en Kummersdorf.

En fin, que las ansias investigadoras de von Braun toparon rápidamente con los intereses del ejército alemán, para los que continuó trabajando los años siguientes, aunque algunos de sus colaboradores iniciales se negaron a ello. En todo caso, un pequeño grupo de entusiastas de la cohetería se convirtió, de la noche a la mañana, en el mayor grupo de expertos del ejército alemán sobre el tema, trabajando en instalaciones secretas. Sin duda el talento de von Braun fue determinante, aunque el rango y posición de su padre en el gobierno, como ministro de agricultura, probablemente tuvo también alguna influencia.

Von Braun, mi supervillano favorito - Von Braun, rodeado de oficiales alemanes en Peenemünde, Marzo de 1941
Von Braun, rodeado de oficiales alemanes en Peenemünde, Marzo de 1941 (Wikipedia)
El planeta equivocado

La llegada del NSDAP al poder hizo que el Freiherr von Braun abandonase el ministerio y se retirase a Silesia, pero no afectó al principio a Wernher, que seguía absorto en su trabajo y ajeno a la política. El equipo de desarrollo se trasladó a Peenemünde, parte de la isla de Usedom, a donde se trasladó el equipo de pruebas en 1937. Aunque en 1939 no se habían conseguido aun resultados tangibles, el ejército mantuvo Peenemünde en marcha aun sin financiación adicional. Incluso Oberth llegó a unirse al proyecto como consultor.

Si bien von Braun se había afiliado ya al partido nazi (no está claro sin en 1937 o 1938) a fin de garantizar sus privilegios, el propio Himmler le presionó para que se uniera a las SS, cuya aceptación demoró bastante tiempo; pero, ante la posibilidad de airar a Himmler, se convirtió en teniente segundo de las SS en 1940, alcanzando el rango de comandante, mediante ascensos burocráticos, al final de la guerra.

Finalmente, los resultados llegaron en 1942 con los primeros vuelos eficaces del misil A-4. Este éxito llegaba casi a la vez que las tornas se volvían para el ejército alemán, y conllevó que el Führer asignara a esta nueva arma la máxima prioridad para su fabricación en serie, lo que convirtió a von Braun en uno de los científicos más importantes del régimen, y, a la vez, abrió el episodio más oscuro de su vida, ya que para la fabricación en serie de las nuevas superarmas se emplearon prisioneros de guerra extraídos de los campos de concentración de las SS. Si bien parece que hay indicios de que von Braun se opuso a esta práctica inicialmente (probablemente porque prefería trabajadores cualificados), finalmente desistió y asumió la situación.

Por fin, en 1944 el ejército alemán vio los frutos que tanto ansiaba. Muy tarde ya para cambiar el curso de la guerra, en todo caso. La V1 (en alemán: Vergeltungswaffe 1, arma de represalia 1), creada y producida por Fieseler, fue usada a partir de junio de 1944. Los primeros A-4 se lanzaron contra París y Londres en Septiembre. El nombre dado a estos misiles fue Vergeltungswaffe 2, la legendaria V2. Al contrario que las V1, la V2 usaba lanzadores móviles, llegaba a velocidades supersónicas, y alcanzaba grandes altitudes, por lo que era prácticamente imposible para los aliados derribarlas. Las famosa frase de Von Braun al conocer el impacto de las primeras V2 contra Londres fue:
Sí, es un éxito, pero estamos golpeando el planeta equivocado.
Desde el 8 de septiembre de 1944 al 27 de marzo de 1945 se lanzaron contra territorio aliado unos 4.320 bombas volantes V2, especialmente contra Londres y el puerto de Amberes. La cifra total de víctimas mortales, casi todas civiles, ascendió a 5.400. Se estima en unos 26.500 los prisioneros de guerra fallecidos relacionados con la fabricación de las V2.

Von Braun, mi supervillano favorito - Lanzamiento de V2 desde Bélgica
Lanzamiento de V2 desde Bélgica (V2 Rocket)
Fly me to the Moon

Conforme se acercaba el fin de la guerra, todo el equipo de von Braun decidió que la mejor opción era rendirse a los americanos; mediante un falso código de identificación consiguieron huir, y se dieron a conocer al ejército americano gracias a Magnus, hermano de Wernher, que hablaba inglés, quien hizo saber a los aliados la importancia científica del grupo.

Hubo unos cuantos interrogatorios para certificar los conocimientos que decían poseer, pero no era fácil corroborarlos, pues los encargados de hacer las preguntas no disponían de unos conocimientos tan avanzados como los interrogados. Finalmente, se decidió incluirlos en la operación Paperclip, destinada a capturar a científicos alemanes y ponerlos al servicio del bando aliado. Esto incluía, tras la correpondiente "desnazificación", el indulto por las muertes ocasionadas por el uso de sus proyectos aéreos por los nazis y por utilizar obreros esclavos. 

En agosto del 45, von Braun y otros miembros de su equipo fueron trasladados a Londres para ser interrogados a petición del gobierno británico. Durante uno de los traslados, cruzaron frente a un edificio que había sido destruido por una V2; el conductor militar paró el coche y permaneció allí varios minutos mientras von Braun y los demás ocupantes contemplaban en vivo los efectos de su ingenio. Finalmente, el conductor arrancó de nuevo, sin decir una palabra.

Una vez en los EEUU, von Braun y su equipo fueron instalados en Fort Bliss (Texas), donde trabajaron en el desarrollo de misiles balísticos, probados en White Sands (Nuevo México). En marzo de 1947 von Braun se casó con su prima de 18 años María von Quistorp en una iglesia luterana local. Su primera hija nació en diciembre de 1948 en el Hospital del Ejército en Fort Bliss.

Si bien durante algún tiempo el grupo de alemanes fue casi olvidado, y no del todo bien visto por su pasado nazi, la llegada de la carrera espacial con la URSS hizo que volvieran a convertirse en protagonistasEn 1950, el equipo de von Braun se mudó al arsenal de Redstone, cerca de Huntsville (Alabama), donde construyeron para el ejército el misil balístico Júpiter y los cohetes Redstone usados por la NASA para los primeros lanzamientos del programa Mercury

En los años cincuenta von Braun comenzó a escribir para revistas culturales y científicas, dando su visión para los programas espaciales tripulados; estos artículos le hicieron muy popular, llegando a aparecer en varios programas de Disney dedicados al espacio.

En 1960, su centro para el desarrollo de cohetes fue transferido del ejército a la NASA, y allí se les encomendó la construcción de los gigantescos cohetes Saturn. Von Braun se convirtió en el director del Centro de Vuelo Espacial Marshall y el principal diseñador del Saturn V que durante los años 1969 a 1972 llevarían a los estadounidenses a la Luna.

En 1970 se mudó con su familia a Washington D.C. para liderar el programa estratégico de la NASA, justo en el momento en que la carrera espacial se dio por finalizada al haberse alcanzado la Luna antes que los soviéticos. Dos años más tarde abandonó la agencia, y comenzó a trabajar  para Fairchild Industries. En 1976 se le diagnosticó un cáncer de colon, por el que falleció el 16 de junio de 1977. Está enterrado en el Cementerio de Ivy Hill de Alexandria.

Von Braun, mi supervillano favorito - Portada de la revista Life
Von Braun alcanzó una gran popularidad durante la carrera espacial (Erratik Institut)
¿Héroe o villano?

La de von Braun es, sin duda, una de esas figuras que están teñidas de un gris perfecto en cuanto a su aportación a la humanidad, y, que en el fondo, nos recuerda el gran argumento contra los luditas: la tecnología es neutral, es el hombre quien decide qué hacer con ella. De hecho, los tonos más oscuros de su biografía son los que hicieron que no se le concediera el premio Nobel, a pesar de su gran aportación a la carrera espacial y la llegada a la Luna. 

Si bien su implicación directa con la creación de la V2 es, sin duda, atribuible totalmente a un científico obligado a prestar servicio en tiempo de guerra, el verdadero baldón es la existencia de mano de obra esclava en la fabricación de las mismas. Obviamente, ni era decisión suya, ni podía enfrentarse de manera directa con los todopoderosos jerarcas nazis, puesto que esto hubiera implicado su propia condena.

No parece que fuera, según testimonios y registros, un fervoroso nazi; se vio atrapado en la maquinaria del Tercer Reich, integrándose en ella con tal de continuar con su pasión. Pero en lo referente a los trabajadores de Peenemünde, tampoco hay evidencias de que ello le supusiera un gran remordimiento o dilema moral. 

Su pecado, sería, entonces, asumir que el fin justifica los medios, o sea, el mismo que el de la mayoría de la población alemana de aquellos años: mirar para otro lado. Si estamos dispuestos a absolver al conjunto de alemanes de esa generación, deberíamos ser capaces de absolver especialmente a von Braun, pero siempre recordando el peligro que acecha.

Von Braun, mi supervillano favorito - Miguelito y Mafalda
Parece que Miguelito tiene ideas un poco peculiares sobre el tema (hjg)
Fuentes:
  • Javier Casado (2009): Wernher von Braun. Entre el águila y la esvástica. Melusina.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.