lunes, 21 de diciembre de 2015

Nueva web del IULCE y despedida hasta el año que viene.

Pues ya casi con las fiestas encima nos sorprende, casi como un regalo de Papá Noel, la apertura de la nueva página de la web del Instituto de Estudios la Corte en Europa (IULCE).
Nueva web del IULCE y despedida hasta el año que viene.
Captura de pantalla dela nueva página del IULCE
En ella os podréis mantener informados de la frenética actividad que desarrolla el Instituto en muchos y variados frentes como congresos, proyectos de investigación o de innovación decente. El diseño es muy limpio y atractivo lo que facilita mucho su consulta. 

Con respecto a nosotros, parece mentira, estamos a punto de celebrar un lustro en la red. Lo haremos en febrero del año que estamos a punto de comenzar. Lo más curioso es que tengo la sensación de estar empezando, que queda mucho por hacer y por contar. Creo que eso es bueno y que habla de la vitalidad del proyecto que inicié en solitario de Licencia Histórica. 

Eso sí, pronto se unió Juan al que como siempre aprovecho esta ocasión para agradecerle su enorme - y en muchas ocasiones callada - labor. Este año hemos incorporado también a la historiadora Iris Rodríguez Alcaide que como esperábamos ha aportado viento fresco, nuevas perspectivas y la atracción a un nuevo tipo de lectores que muy posiblemente quedaban fuera de nuestro radio de acción. Este apartado de colaboraciones nunca está cerrado. Lucho entre incorporar voces más plurales en el blog sin que por ello pierda su personalidad. Por ejemplo creo que deberíamos incluir a un arqueólogo. por mucho que a mí me guste como afición, para dar más cabida a esta disciplina en el blog. Veremos, estamos en el cuarto de estudio.
Nueva web del IULCE y despedida hasta el año que viene.Captura de pantalla en Pinterest de Licencia Histórica. https://es.pinterest.com/LHistorica/
Captura de pantalla en Pinterest de Licencia Histórica.
Los datos en visitas, y seguidores en redes sociales (Facebook, Pinterest y Twitter) avalan que vamos en el buen camino ya que no dejan de subir. Aún así no nos conformamos y estamos dispuestos a subir tanto como nos ayudéis. 

¿Cómo nos planteamos el 2016? Pues, y aunque suene a tópico, poco puedo decir. Por supuesto seguiremos con las líneas maestras que Licencia Histórica, pero a día de hoy hay muchas cosas en el aire que por ahora no puedo adelantar. No todo depende de nosotros.

Si todo sale como debiera, y espero así sea, creo que el 2016 será muy importante para nuestro blog. Esperamos nos acompañéis en nuestro viaje porque como siempre decimos sin vuestro seguimiento este blog, y cualquiera, no tiene sentido.

Sólo me queda recordaros que seguiremos activos en redes sociales y que volveremos el 11 de enero con mucha ilusión. 

Feliz Navidad y un 2016 llenos de buenos momentos que esperamos compartáis con nosotros.

Ahora se cierra el telón para el entreacto....¡A descansar con los nuestros! 

jueves, 17 de diciembre de 2015

Ya vienen los Reyes Magos: una breve historia de Sus Majestades

Y cuando Jesús nació en Belén de Judea en los días del rey Herodes, he aquí, unos magos vinieron del oriente a Jerusalén, diciendo: ¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente y venimos a adorarle. 
Evangelio según San Mateo, 2, 1-2
Como todos los años, durante las últimas semanas todos nos portamos particularmente bien, ya que Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente están pendientes de nosotros, para decidir si merecemos los regalos que hemos pedido, o, más bien, nos tienen que traer carbón. Aunque conste que en mi casa, al vivir mi familia durante un siglo entero de la minería del mismo, esto último no hubiera constituido un problema si la cantidad era generosa.

Pero, ¿quienes son realmente los Reyes Magos? En la única noche del año en la que nos ilusiona que varias personas entren a hurtadillas en casa, dejamos siempre las galletas y un poco de anís para Sus Majestades, además del agua para los camellos. ¿Pero y si les dijera que en lugar de para tres, tal vez hubiera que ser más generosos y dejar un agasajo para doce?

Ya vienen los Reyes Magos: una breve historia de Sus Majestades: Pietro Cavallini. Adoración de los magos. Santa Maria in Trastevere
Pietro Cavallini. Adoración de los magos. Santa Maria in Trastevere. (viola.bz)
No hay dos sin tres

Tal como pueden leer más arriba, San Mateo no especifica cuántos eran los magos; de hecho, tampoco dice que fueran reyes. En lo referente al número, en la iconografía protocristiana de las catacumbas aparecen imágenes con dos o cuatro magos. Las iglesias siria y armenia llegaron a hablar de 12: Hormidz, Jazdegard, Peroz, Hor, Basander, Karundas, Melco, Caspare, Fadizzarda, Bithisarea, Melichior y Gataspha. Cifra ¿curiosamente? coincidente con la de los apóstoles, por ejemplo.

Finalmente, se impuso el número de tres que conocemos hoy día ya que es muy conveniente, pues es una cifra muy asociada a la numerología cristiana de la Trinidad, y así lo certificó oficialmente la Iglesia a través de una declaración del papa León I el Magno. Además, permite representar a las tres partes del mundo conocido entonces (Europa, Asia y África) y sus razas, así como a las edades del hombre (vejez, madurez y juventud). Por otra parte, los tradicionales presentes permiten representar a su vez los atributos de Jesús: rey (el poderoso oro), dios (el incienso usado en los templos) y hombre mortal (la mirra usada para embalsamar).

Por cierto, que las simbologías no siempre se solapan: como pueden ver en los cuadros que acompañan a este texto, ninguno de los magos es de piel oscura. Cosa que tampoco es tan de extrañar si identificamos el "mundo conocido" entonces con la cuenca mediterránea, quedando el África subsahariana, al igual que la India, bastante a desmano por más que fueran territorios de los que se tenía perfecta constancia. Y tal vez les llame la atención, tal como me pasó a mi en Florencia (lo cual inspiró esta entrada), que en la obra de Lorenzo Monaco el hombre joven es más bien un efebo que podría pasar perfectamente por una mujer.

Ya vienen los Reyes Magos: una breve historia de Sus Majestades: Lorenzo Monaco: Adoración de los Magos. Destaca el más joven, efebo que parece mujer.
Lorenzo Monaco: Adoración de los Magos. Galleria Uffizi (Wikipedia). Fijénse en el efebo que completa el terceto, que diríase mujer.
Además, tan delicada alegoría sufrió una crisis al descubrirse América, pues una nueva tierra y la raza que la habitaba, desconocida hasta entonces, entraba en la ecuación. La Iglesia, poco dada a innovaciones, rechazó incluir un cuarto mago. Cosa que, por otra parte, tallistas y pintores hubieran agradecido para equilibrar sus composiciones de la Epifanía, ya que permitiría situar dos magos a cada lado de la obra.

Nomen est omen

Bien, pues ya queda claro por qué son tres. Pero San Mateo tampoco habla, claro, de sus nombres. Para la Iglesia católica etíope eran Hor, Basanater y Kardusan; en Siria para los cristianos eran Larvand, Hormisdas y Gushnasaph; en la Concordia evangelistarum de Zacarías Crisopolitano (1150) se habían convertido en Appelius, Amerus y Damascus, o en forma hebrea Magalath, Serakin y Galgalath. Es el Evangelio Armenio de la Infancia el que recoge los nombres que son familiares para nosotros, pues los llama Melkon, Gaspar y Baltasar.

La etimología de dichos nombres no está del todo clara; si bien tienen reminiscencias persas, tampoco lo son puramente. Melchor podría tener origen acadio y significaría “rey”; Baltasar podría ser una forma europeizada del nombre combinado en persa y en acadio Baal-hashahr, “Baal es rey”. En cuanto a Gaspar, no se sabe si también significa “rey”, como los otros dos, porque se desconoce su etimología.

A pesar de su popularidad e importancia simbólica, nunca fueron incluidos en el santoral, ya que nunca aparecen de manera separada. Si bien sus nombres fueron admitidos por la Iglesia como nombres de pila, no son reconocidos como santos. No es de extrañar viendo todos los enigmas que rodean a sus figuras, pero sí que han subido a los altares otras figuras de las que se sabe más o menos lo mismo.

Ya vienen los Reyes Magos: una breve historia de Sus Majestades: Mosaico de la iglesia de san Apolonio en Rávena que muestra a los tres Magos siguiendo la Estrella de Belén. Destaca que llevan gorro frigio y no corona, puesto que aún no se hablaba de su condición de Reyes.
Mosaico de la iglesia de san Apolonio en Rávena que muestra a los tres Magos siguiendo la Estrella de Belén (Wikipedia). Destaca que llevan gorro frigio y no corona, puesto que aún no se hablaba de su condición de Reyes.
Costumbres hacen leyes, que no los reyes

Otra cosa que no menciona el evangelio es su condición de reyes. Venía muy al pelo esta categoría regia, pues entonces, los representantes reales de las tres partes del mundo conocido adoraban al verdadero Rey de Reyes. Pero para Mateo la verdadera importancia estaba en su condición de magos, que, rindiendo honores a Jesucristo, reconocían su poder.

Según Heródoto (I-101), los magos eran una de las seis tribus de Media, liderada por una casta hereditaria de astrólogossacerdotes relacionados con el zoroastrismo. El zoroastrismo plantea una polarización total del Bien y del Mal que influyó fuertemente en el judaísmo, lo que da un fuerte simbolismo a mostrar sus sacerdotes relacionados con el nacimiento de religión cristiana, especialmente en actitud de adoración. Por su parte, su condición de astrólogos y que el nombre de Zoroastro, fundador de la religión, significaría en griego algo similar a "Estrella pura", entronca rápidamente con la estrella que les guió a Belén.

En todo caso, el término magos también podía significar «hombres sabios», aunque en otros textos del Nuevo Testamento, como los Hechos de los Apóstoles, el término indica asimismo un brujo: tal es el caso de Simón el Mago. En fin, que la asociación de los mismos con reyes es muy simbólica, pero al igual que su número y sus nombres procede puramente de la tradición.

Bonus Track: Holanda ya se fue

Bien, pues de momento, hemos aprendido que ni sabemos cuantos eran los Reyes Magos, ni de donde venían, ni cómo se llamaban, ni tan siquiera si eran reyes. Pues a esto podemos sumarle el desconcierto que a mi siempre me produjo este villancico, tan propio del sur de España:
Ya vienen los Reyes Magos.
Ya vienen los Reyes Magos,
caminito de Belén.
Olé olé, Holanda y olé,
Holanda ya se ve, ya se ve, ya se ve.

¿Holanda? Pues menudo desvío han cogido Sus Majestades para llegar desde Tierra Santa a la península ibérica e Iberoamérica, zonas en las que trabajan. Encima atravesando tierra de herejes, donde los regalos los lleva San Nicolás. Y claro, como esto de las canciones populares rara vez está debidamente documentado, toca investigar un poco.

Algunas de las hipótesis al respecto son las siguientes:
  • Este villancico ya era cantado en la época de los tercios de Flandes, donde pudo deformarse, entrando la región de Holanda en la ecuación.
  • Siguiendo con las pistas más evidentes, el origen podría estar en el nombre de Vaaltasar, supuesto rey holandés, de nombre bastante parecido al tradicionalmente asociado al rey negro.
  • Una que veo poco probable es una mala traducción del inglés, al transformarse Holy Land (Tierra Santa) en Holanda cuando la canción, de origen anglosajón, recaló en España.
  • Y finalmente, la que parece más probable, aunque sea aplicando la navaja de Ockham, es que la estrella, popularmente, se llamaba Olanda (sin h), pero al olvidarse esta tradición con el tiempo, se perdió el significado de la letra.
Otro tema que merece bastante atención es qué era realmente esa estrella. Para averiguarlo es preciso tener en cuenta que nuestra cronología arrastra un error: fue fijada en el 525 d.C. por Dioniso el Exiguo, quien se equivocó en varios años, de modo que el verdadero año de nacimiento de Jesús sería en torno al 6 a.C. Por tanto, habría que buscar fenómenos astronómicos que calculemos que tuvieron lugar entonces.

Ya vienen los Reyes Magos: una breve historia de Sus Majestades: Adoración de los magos, por Giotto. Destaca la estrella
Adoración de los magos, por Giotto (Wikipedia). Especialmente llamativa la estrella.
Una de las hipótesis más habituales es que era un cometa, precisamente el famoso Halley; aunque esta teoría no tiene en cuenta que los cometas eran entonces signos de mal agüero, por lo que no parece muy adecuado asociarlo a un evento como el nacimiento de un dios. 

Otra posibilidad se basa más en esa pseudociencia llamada astrología que en la astronomía, pero en aquella época no hacían distingos al respecto. En el año 7 a.C. ocurrió una conjunción planetaria mediante la que Júpiter se paseó casi justamente por delante de Saturno en la constelación de Piscis. Los magos interpretarían este hecho como: un gran rey (Júpiter) de Justicia (Saturno) nace entre los judíos (Piscis). 

El símbolo de los peces (Piscis) está asociado además a la simbología paleocristiana; por otra parte, la fecha de nacimiento de Jesús realmente no sería en torno al solsticio de invierno, si no más bien en primavera, pues en invierno no tendría sentido la presencia de los pastores con su ganado. Su nacimiento en primavera podría asociarlo a ese signo zodiacal (si es que alguien aún se cree esas cosas, claro).

Otra de las hipótesis es que se tratara de una nova; esto es, una explosión termonuclear causada por la acumulación de hidrógeno en la superficie de una enana blanca. Traducido: una nueva estrella en el cielo. Este evento puede durar varias semanas, y siendo llamativo tampoco es demasiado brillante en comparación con otros, por lo que podría no haber sido visto desde otras zonas más a occidente.

Como pueden ver, unas pocas líneas escritas por San Mateo han dado para construir un gran edificio de tradición en torno a las mismas. Y como los libros sagrados no pueden ser interpretados literalmente (por el bien de todos), toca elucubrar qué hechos y tradiciones de la antigüedad pueden haber sido los inspiradores. 

En todo caso, que les traigan todos los regalos que han pedido. Pero no me sean tan acaparadores como Guille ;)

Ya vienen los Reyes Magos: una breve historia de Sus Majestades: Guille, el hermano de Mafalda, y sus tribulaciones con los Reyes
Guille, el inefable hermano de Mafalda, tiene sus más y sus menos con esto de los Reyes (Tiras Cómicas)
Fuentes:
  • Umberto Eco (2013): Historia de las tierras y los lugares legendarios, Lumen.
  • Patricia Grau-Dieckmann (2002): Una Iconografía polémica: los Magos de Oriente.

lunes, 14 de diciembre de 2015

Reseña del Nº 4 de la revista Desperta Ferro Arqueología e Historia: Egipto. El Libro de los Muertos.

Como habíamos anunciado, teníamos ganas de reseñar la revista Desperta Ferro Arqueología e Historia. Llevamos siguiendo a esta magnífica publicación un par de números y nos hemos propuesto informaros un poco sobre los números que van saliendo. 

Como os decía llevamos un par de números siguiéndola. El primero fue el número 3, dedicado a Los tesoros de La Mercedes, hablando de la fragata, y el cuarto y el que nos ocupa es Egipto. El Libro de los Muertos. He dejado el de la fragata a Juan, que por mucho que él diga, entiende bastante más de barcos que Iris y yo juntos. Estoy seguro que nos hará una fantástica reseña. 


Reseña del Nº 4 de la revista Despierta Ferro Arqueología e Historia: Egipto. El Libro de los MuertosPublicidad de Arqueología e Historia Despierta Ferro para su cuarto número. Fuente: Arqueología e Historia Despierta Ferro.
Publicidad de Arqueología e Historia Despierta Ferro para su cuarto número.
Antes de abordar el número que me corresponde quería hacer una valoración general de esta publicación, de forma muy esquemática, empezando por sus puntos a favor:
  • Especialistas a nivel nacional e internacional. Ejemplo. El artículo de El "Proyecto Djehuty en Dra Abu el-Naga, Lúxor lo firma el propio José Manuel Galán, que fue quien puso en marcha el citado proyecto. 
  • Interdisciplinariedad. Aparecen, historiadores, ingenieros, abogados, conservadores o filólogos según sea conveniente y, reitero, de primer orden. 
  • Cuidada fotografía y gráficos. No son simples "dibujitos", sino que tienen un pie de foto extenso que hace de estos elementos parte integrante del artículo. Los planos son impresionantes
  • Lenguaje por lo general (luego aclararé este "general") científico, serio y ameno.
  • Bibliografía de primerísimo nivel, ya que no sólo nos ofrecen parte de la bibliografía en el artículo de la revista física sino que nos ofrecen una más extensa en la página web, que puedes consultar aquí. Descargable en PDF lo cual me parece un lujo.
  • Muy activos en redes sociales como Facebook o Twitter. No dudéis en seguirlos.
  • Buena sección de reseñas y firmadas, que no es habitual aunque parezca mentira.
  • Extensa reseña del próximo número firmada, de nuevo, por un especialista. 
Reseña del Nº 4 de la revista Despierta Ferro Arqueología e Historia: Egipto. El Libro de los Muertos.Papiro de Ani, que sirve para ilustrar el número 4 de Arqueología e Historia Despierta Ferro. Fuente:Museo de Kurdingburgo
Papiro de Ani, que sirve para ilustrar el número 4 de Arqueología e Historia Despierta Ferro 
En su contra sólo tengo que decir que, como apuntaba más arriba, en ocasiones el lenguaje es excesivamente científico y deberían ayudarnos con un glosario. Me leí religiosamente el número dedicado a la fragata La Mercedes y, en ocasiones, me cruzaba con términos náuticos de los que, muy sinceramente, no tenía ni idea. Mal puerto tenemos en Madrid, aunque haya un más que interesante museo naval.

Con respecto al número que nos ocupa titulado Egipto. El Libro de los Muertos, comienzo diciendo que se centra especialmente en el Reino Nuevo y podría haceros un resumen de todos y cada uno. Pero como eso ya lo han hecho, y muy bien, los editores, como puedes ver aquí, voy a dedicarme a comentar aquel -o aquellos- aspecto que más me interese de cada uno de ellos. 
  • “La religión y el mundo funerario en el Reino Nuevo”, por José Miguel Serrano. Del mismo resalto un pequeño párrafo donde el autor nos cuenta en qué se va a centrar: Pese a la imagen generalizada de continuidad cultural y predominio del mantenimiento de los elementos tradicionales, la realidad es que las creencias y las prácticas religiosas de los egipcios van cambiando de acuerdo con los distintos períodos históricos
  • “Un hogar para los muertos. Evolución de las tumbas y espacios funerarios sagrados en el Reino Nuevo (dinastías XVIII a XX, ca. 1539-1077 a. C.)” por Nigel Strudwick. Otro muy buen artículo que enlaza a la perfección con el primero y que te permite amenizar la lectura con planos de primera. 
  • “Vivir y sobrevivir tras la muerte. El Libro de la Salida al Día” por Lucía Díaz-Iglesias. Años que llevo llamando a El Libro de la Salida al Día el Libro de los Muertos, cuando no lo es. Análisis breve y preciso de este complejo texto.
  • “El 'Proyecto Djehuty' en Dra Abu el-Naga, Lúxor”, por José Manuel Galán. Ya he hablado un poco de él. Siempre ves noticias inconexas en los medios de comunicación y no terminas de entender muy bien el yacimiento hasta que te lees este artículo. 
  • “Partiendo hacia el horizonte. Rituales funerarios en el Reino Nuevo” por Antonio J. Morales Rondán. Sí, a todos no "suena" pero aquí se hace un relato preciso del mismo.
  • “Magia y religión” por Rita Lucarelli. Evidentemente los que sigáis este blog sabéis que es un tema para mí muy cercano. No en Egipto sino en la Edad Moderna y cuidado, porque lo que los egipcios entendían por magia o mago no tiene nada que ver. Como dice la autora "...la magia, como parte de una religión, no era en absoluto opuesta a los sentimientos humanos respecto a lo divino" o que en Egipto lo que se podría entender como "mago" la autora lo califica como el que "no solo un hechicero en posesión de un conocimiento oculto, sino también un especialista ritual o el sacerdote de un templo, a la vez que un médico capaz de combinar la recitación con los conjuros, la prescripción médica y las prácticas de curación"
  • “Ladrones de tumbas. Saqueo y conservación en las necrópolis tebanas” por Gianluca Miniaci donde se demuestra que esto del expolio no es cosa nueva. De destacar en el artículo el excelente apoyo documental y gráfico. 
  • “El éxodo de las momias. Expolio y protección del patrimonio histórico y cultural en Egipto” por Esther Pons Mellado. Tema que me es muy interesante y que es resumido, lo cual no es nada fácil, por la autora de manera muy acertada. Aquí me quedo con ganas de más por el interés que digo que esta cuestión tiene para mí. 
Reseña del Nº 4 de la revista Despierta Ferro Arqueología e Historia: Egipto. El Libro de los Muertos.Foto del expolio del Museo de Malawy. Fuente: Blogs El País.
Foto del expolio del Museo de Malawy
Resumiendo. Bienvenida a esta nueva publicación que viene a llenar el hueco de aquellos que queremos divulgación pero un poco más alta que las revistas que ya estaban en el mercado. Dicho esto me permito hacer una petición a la revista. Sería interesantísimo hacer un número especial de expolio arqueológico con cierta profundidad y de paso que nos informen un poco del tráfico ilegal que con ellas se hace. 

Un saludo a todos.

jueves, 10 de diciembre de 2015

El algoritmo Lovelace

Tanto como puedo entender, mi comprensión sólo puede ser una fracción infinitesimal de todo lo que quiero entender.
Ada Lovelace

Los asiduos de este blog tal vez recuerden la entrada que dedicamos a Ada Lovelace el día de la mujer trabajadora de 2012; hoy se cumplen 200 años de su nacimiento, por lo que consideramos más que razonable rendirle un nuevo homenajeMás que revisar de nuevo su biografía, las reflexiones de hoy se orientan hacia aspectos menos conocidos de la misma, y hacia la reivindicación de algunas figuras que han sido injustamente obviadas.

Ada Byron, o Ada Lovelace, es mencionada frecuentemente como la madre de la programación. Tras siglo y medio de injusto olvido, a la sombra de su mentor Babbage, su figura se ha popularizado en los últimos años (incluyendo a un servidor en la lista de sus admiradores), con un reconocimiento que tiene una doble vertiente.

La primera faceta a considerar es la de un genio cuyos méritos fueron aparcados en la cuneta de la historia, tal como ocurrió con otras mentes reivindicadas por aquí, como Nikola Tesla y Philo Farnsworth. La segunda, evidentemente, gira en torno a su condición femenina, una barrera casi insalvable en la era victoriana para que su trabajo fuera reconocido en una disciplina (la ingeniería) considerada hasta hace demasiado poco tiempo como puramente masculina. 
El algoritmo Lovelace: Doodle sobre Ada Lovelace
Doodle sobre Ada Lovelace (Google)
Una mente maravillosa

A nuestra protagonista le tocaron cartas dispares. Su madre, Anna Isabella Milbanke, baronesa de Wentworth, se encargó de que dispusiera de la mejor formación posible para una señorita, y a la vez, de intentar alejarla de aquellas disciplinas que pudieran hacer aflorar los genes de su padre, el crápula Lord Byron, quien las abandonó siendo Ada recién nacida. Éste llamaba a Anna Isabella la Medea matemática, por su amor al orden, la disciplina y las matemáticas. Y para alejar la vena poética de la mente de su hija, la hizo centrarse de manera obsesiva en las ciencias exactas. Ada llegó a escribirle:
No me concederás la poesía filosófica. ¡Invierte el orden! ¿Me darás la filosofía poética, la ciencia poética?
Una mente ágil y la educación recibida hicieron que dominase las matemáticas a un nivel inusualmente alto para una mujer de esa época. Pero la genética y la represión siempre acaban asomando por alguna parte: mucha de la correspondencia de Ada Lovelace se encuentra archivada en la Biblioteca Bodleian de Oxford, la cual revela a una mujer inteligente, apasionada y visionaria, y, a la vez, lastrada por la enfermedad y su entorno.

A lo largo de toda su vida Ada sufrió enfermedades, que incluían síntomas como el dolor de estómago, visión borrosa y palpitaciones, lo que algunos estudiosos atribuyen a una porfiria no diagnosticada. Por otra parte, Ada manifestaba un sentido exagerado de su propio destino, en la línea de su padre. Muchas de sus cartas son largas, personalmente obsesivas y un poco extravagantes, y dan pistas sólidas de que atravesó varios episodios maníacos. 

Algunos biógrafos han citado sus afirmaciones acerca sus propias grandes capacidades intelectuales como evidencia de un trastorno maníaco depresivo o incluso de cierta sociopatía; Ada se refiere a menudo en sus cartas a la "manía" y su cansada mente. Además, desarrolló un auténtico problema de ludopatía, que en 1851 la llevó a intentar desarrollar un modelo matemático que le permitiera ganar grandes apuestas, lo cual derivó en un rotundo fracaso y miles de libras de deuda. 

"Más matemáticas" era la receta cuando atravesaba períodos de inestabilidad mental, o, simplemente, a modo de cinturón de castidad mental, alejándola de tentaciones, tal como su (aparentemente inocente) romance con su tutor de taquigrafía William Turner. Tras su matrimonio con William King protagonizó varios sonados escándalos en la época: entre sus amistades se encontraban sobre todo hombres, atribuyéndosele varios escarceos amorosos entre los mismos, un posible affaire con el propio Babbage, y un más que probable amante en la figura de John Crosse, hijo del científico Andrew Crosse.

Su mala salud se materializó finalmente en un cáncer de útero, del que falleció pocos días antes de cumplir los 37 años, probablemente empeorado por las sangrías que le practicaban sus médicos. Además, su agonía careció de analgésicos, negados por su madre, quien no creía en ellos; existe la teoría de que la castigó en su lecho de muerte por su pecaminosa vida, haciendo que se arrepintiese y sufriese una transformación religiosa en sus últimos días.
El algoritmo Lovelace: Las emocionantes aventuras de Lovelace y Babbage
Las emocionantes aventuras de Lovelace y Babbage (Sidney Padua)
La conjura de los genios

¿Destruye todo esto la figura de Ada Lovelace, la encantadora de números? En absoluto, aunque tal vez pinche un poco la burbuja en torno a la misma. Su condición de genio no reconocido durante mucho tiempo, y a la vez, de mujer que debía ocultar su condición al orientar su mente hacia tareas consideradas entonces ajenas a su feminidad, han hecho que se haya creado en los últimos años un pequeño mito, y normalmente estos problemas mentales y escándalos no aparecen reflejados en las reseñas.

Debemos reflexionar, sin embargo, si precisamente estas circunstancias no deberían contribuir a valorarla más. En primer lugar, como persona real: un aura de perfección en torno a todo lo que la rodease la aleja y hace difícil tomarla como modelo, puesto que se convierte en casi inalcanzable. Y en segundo, como alguien capaz de afrontar los retos que se le plantearon; por ejemplo, si bien podía tender a sobrevalorar sus propias capacidades, probablemente de no haberlo hecho jamás se habría atrevido a tratar de igual a igual a las cabezas pensantes de sexo masculino de su tiempo. 

La historia está llena de casos de genios cuya personalidad resultaba patológica, o cuya genialidad estaba inevitablemente asociada a cierto desorden mental: no tenemos más que revisar las vidas de Wagner (detestable como persona), Newton (obsesionado por la alquimia y cuyo mayor logro, según él, fue morir virgen), Tesla (lleno de manías y obsesiones), etc. Supongo que no debe sorprendernos que Ada Lovelace también deba ser incluida en esta lista. 

En los últimos tiempos la figura de Ada Lovelace está siendo justamente reivindicada de muy diversas formasen 1980 el Departamento de Defensa de EEUU creó un lenguaje de programación llamado Ada en honor a nuestra protagonista, se celebra el día de Ada Lovelace el 13 de Octubre, han aparecido numerosas biografías, un musical, se ha hablado de una película aun no materializada, Google le ha dedicado un doodle, hay merchandising sobre ella y Sidney Padua ha creado un interesante cómic. 

No siempre se cuentan todos los detalles, y se repite el mantra de que Ada fue la creadora de la informática, cosa no del todo exacta. Podríamos decir que Babbage fue quien se enfrentó al concepto de hardware y los primeros pasos en la programación, y Ada la pionera en los conceptos que hoy asociamos al softwareLa realidad es siempre mucho más compleja de lo que se nos cuenta en primera instancia; y, por ello, precisamente mucho más interesante.
El algoritmo Lovelace: Idealizado merchandising sobre Ada Lovelace
Merchandising (bastante idealizante / hagiográfico) sobre Ada Lovelace (Look Human)

jueves, 3 de diciembre de 2015

¿Puede una bruja robarte el pene?

¿Raro el título del post? Estamos parafraseando el capítulo IX titulado ¿Pueden ilusionar las brujas hasta el punto de hacer creer que el miembro viril ha sido separado del cuerpo? del libro Malleus Maleficarum, escrito por los muy doctos padres dominicos Heinrich KramerJakob Sprenger en 1486. Lo impresionante es que es real.

No, no penséis que estamos ante una obra minoritaria ya que el libro gozó de una gran acogida y sólo hasta 1520 tuvo más de trece ediciones. María Jesús Zamora (2015) dice que "el Malleus maleficarum ocupa una posición central en el amplio panorama de la literatura demonológica". Con él se iniciaba en gran parte de Europa lo que se dio en llamar la caza de brujas, que hizo morir a miles de personas, principalmente mujeres, en la hoguera por un delito inventado, como lo fue el de la brujería. 

Para muestra un botón. Veamos los datos que Levack (178) nos aporta del porcentaje de féminas, respecto del total de hombres y mujeres, ajusticiadas por el delito de brujería:
  • Suroeste de Alemania: 82%
  • Obispado de Basilea: 95%
  • Condado de Namur: 92%
  • Estonia: 40%
Salvo el caso de
¿Puede una bruja robarte el pene? Malleus maleficarum, Lyon 1669 (Wikipedia)
Malleus maleficarum, Lyon 1669 (Wikipedia)
Para entender mejor de qué obra se trata volvamos al tema del "miembro viril". La cuestión o capítulo comienza diciendo:
Se trata de ver ahora la verdad de las operaciones diabólicas sobre el miembro viril. Para que esta verdad luzca completamente, se ha de preguntar si las brujas, por la potencia del demonio, pueden quitar realmente el miembro viril o dar solamente una impresión ilusoria. 
Por supuesto los padres dominicos lo tenían muy claro. Fuese imaginario el delito o no, la culpa y delito eran absolutamente reales.
Nadie duda de que algunas brujas hagan cosas sorprendentes acerca de los órganos viriles; muchos lo han visto y muchos también lo han oído decir. Y es de notoriedad pública, puesto que la realidad de este miembro era conocida por  la vista y el tacto. En cuanto a la manera como esto puede realizarse, hay que decir; aunque esto no pueda hacerse más que dos maneras, la una verdadera y real y la otra ilusoria, empero las cosas realizadas por las brujas en este dominio no tiene no tiene lugar más que por una especie de ilusión engañosa; la ilusión, empero, no se encuentra más que en la imaginación del paciente: porque su imaginación puede estimar real y verdaderamente que su cosa no está presente, puesto que con ninguna operación de sus sentidos externos, vista o tacto, no percibe la presencia. Así, a partir de ello, puede decirse que la ablación del miembro es cierta por lo que respecta a la imaginación, aunque no sea real.  (129-130)
Tan real era la brujería para estos inquisidores que, como nos recuerda Kaplpler (307), escribían sin rubor que las brujas tenían lo que podríamos llamar granjas de miembros viriles;
a veces se reúnen en gran número (veinte o treinta) de miembros viriles y los esconden en los nidos de los pájaros o los guardan en cajas, y los tratan como si estuvieran vivos, dándoles de comer avena y otras cosas, según algunos que lo han visto y es opinión establecida 
¿Pueden ilusionar las brujas hasta el punto de hacer creer que el miembro viril ha sido separado del cuerpo? Les sabbats des sorcières (el sabbat de las brujas).  Michael Herr (1650) - Germanisches Nationalmuseum Nuremberg Fuente: Wikipedia.
Les sabbats des sorcières (el sabbat de las brujas). Michael Herr (1650) - Germanisches Nationalmuseum Nuremberg. Fuente: Wikipedia.
¿Y por qué había muchas más brujas que brujos? Los inquisidores alemanes no dudan de los motivos:
(...) La perfidia de la brujería se encuentra con mayor frecuencia entre las mujeres que entre los hombres, como la experiencia nos enseña, nosotros, que aspiramos a a fijar la causa de la mejor forma posible, podemos repetir lo dicho. Dado que son débiles de fuerzas del cuerpo y del alma, no es extraño que pretendan embrujar a aquellos a quienes detestan Terencio dice en Hecyra: Las mujeres son casi como niños por la ligereza de su pensamiento. Y Lactancio en sus Instituciones: ¿Qué mujer ha a aprendido la filosofía fuera de Temeste? Y el Libro de los Proverbios dice como describiendo a la mujer: La mujer hermosa y fatua es un anilllo en el hocico de un cerdo. 
(...) Podríamos notarse además, que hay como un defecto en la formación de la primera mujer porque fue formada de una costilla curva, es decir, de una costilla del pecho, que está torcida y como opuesta al varón. De este defecto procede también, que como es animal imperfecto, siempre engaña. Así puede decir Catón: Cuando la mujer llora está intentando engañar (...)  
(Malleus, 101)
¿Puede una bruja robarte el pene? Las cuatro brujas, por Durero (Las mil historias del arte)
Las cuatro brujas, por Durero (Las mil historias del arte)
El libro podría haberse llamado "Compendio de la misoginia occidental" sin muchos problemas, pues se trata precisamente de ello: del miedo y del odio hacia la mujer. Como podréis comprobar en las fragmentos del texto que siguen a estas líneas, se citan para argumentar su rechazo a la mujer tanto en autores paganos como cristianos. La misoginia no es algo exclusivo de la jerarquía eclesiástica tanto católica como -y sobre todo- protestante, pues era compartida por toda la sociedad. Tampoco fue su inventora, sino que recoge una tradición que hunde sus raíces en la Antigüedad como bien nos demostró Iris en su entrada Los orígenes de la misoginia occidental a través de los mitos de Eva y Pandora.

Aquí los fragmentos prometidos: 
De la malicia de las mujeres habla mucho El Eclesiástico: no hay peor veneno que el veneno de la serpiente, no hay peor odio que el odio del enemigo (de la mujer) Preferiría vivir con un león o con un dragón que con una mala mujer (...) Y concluye, toda malicia es nada comparado con al malicia de una mujer. De donde Crisóstomo hablando del texto de Mateo no conviene el casarse, dice: qué otra cosa es la mujer sino la enemiga de la amistad, la pena ineludible, el mal necesario, la tentación natural, la calamidad deseable, el peligro doméstico, el perjuicio delectable, el mal de la naturaleza pintado con buen color. De donde puesto que repudiarla es pecado, y hay que conservarla, entonces nuestro tormento es fatal: o bien cometer un adulterio repudiándola, o vivir en medio de disputas cotidianas. Tulio Cicerón dice en su Retórica: las numerosas pasiones del hombre le conducen en cada uno a su vicio: pero una sola pasión conduce a las mujeres a todos los vicios; en la base de todos los vicios de las mujeres se encuentra la envidia. Séneca dice también en sus Tragedias: Una mujer o ama u odia, no existe tercera vía. Una mujer que llora engaña: hay dos géneros de lágrimas en los ojos de las mujeres: unas para el dolor, otras para la insidia. Una mujer que piensa sola, piensa mal.  (Malleus, 99)
Valerio escribe a Rufino: Tú no sabes que la mujer es una quimera, pero debes saberlo. Este monstruo toma una triple forma: se presenta bajo la forma de un león radiante: se mancha con un vientre de cabra; y está armada de la la venenosa cola de un escorpión. Lo que quiere decir: su aspecto es hermoso; su contacto es fétido; su compañía mortal. (Malleus,105)
Si el alucine, la rabia y la indignación te permiten leer estas líneas tras tan aberrante texto, sólo me queda añadir que para luchar contra la actual violencia de género los historiadores podríamos aportar nuestro granito de arena. Dar a los que luchan contra tan abyecta lacra una perspectiva histórica puede aportar claves que  ayuden a vencerla. Si con ello salvamos una vida habrá merecido la pena. ¿No os parece?

Bibliografía: 

Fuentes primarias:

  • Heinrich Kramer y Jakob Sprenger (1486) Martillo de las brujas :para golpear a las brujas con poderosa maza. Malleus Maleficarum, Trad: Miguel Jiménez Monteserín, Ed. Maxtor, Valladolid (2004)
Fuentes secundarias:

  • Kappler, Claude (2004), Monstruos, demonios y maravillas a fines de la Edad Media, Akal, Madrid.
  • Levack, Brian P. (1995),  La caza de brujas en la Europa Moderna, Alianza, Madrid.