jueves, 26 de febrero de 2015

De la importancia de asistir a congresos: el networking del historiador.

Este blog está basado en muchos casos en los múltiples errores que cometí cuando estudiaba la carrera. Aquello de escarmentar en cabeza ajena... Uno de ellos fue no asistir hasta que comencé el máster a cursos, seminarios y congresos. 

A los congresos que suelo ir veo, por lo general, la misma tendencia. Los estudiantes escasean, pero sí va gente que se está doctorando, especialistas o profesores. Se podría pensar que los congresos son sólo para ellos, o que esto de los congresos no va con los estudiantes de Grado, y nada más lejos de la realidad.

Estamos en la facultad, no es el instituto: por favor, dejemos de pensar en aquello de voy a coger apuntes, estudiar y aprobar. Estamos en una institución de saber e investigación. Aprovechad la oportunidad e id a ver cómo los especialistas muestran sus últimas investigaciones y las discuten con otros especialistas. Así surgen los textos que luego se estudiarán, así mostraréis en un futuro vuestras investigaciones. Es un aprendizaje directo de primera.


De la importancia de asistir a congresos. El networkin del historiador.Salón de Actos de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Madrid. Fuente:Congreso internacional El espejo de la bruja. Mujeres transgresoras, mujeres reprobadas
Salón de Actos de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Madrid.Fuente:
Congreso internacional El espejo de la bruja. Mujeres transgresoras, mujeres reprobadas



¿Sólo eso? Evidentemente no. Empecemos por la cara y la cruz más obvia. La cara es que en muchos de estos congresos te certifican con créditos la asistencia y la cruz es que, desgraciadamente, cuesta un dinerillo y, aunque no es en absoluto elevado, sabemos cómo anda el tema. Podemos ir como oyentes, en cualquier caso. 

Más beneficios: conocer a compañeros con los mismos intereses que los tuyos y compartir experiencias, documentos o fuentes. Conocer de primera mano a los profesionales que son punteros en los temas que os interesan. Vamos, eso ahora que llama networking. Os aseguro que es de lo más gratificante compartir congresos, comidas y cafetillos con gente que comparte tus intereses.


De la importancia de asistir a congresos. El networkin del historiador.Apertura del congreso internacional "Las Caballerizas Reales y el mundo del caballo" Fuente: Diario de Córdoba
Apertura del congreso internacional "Las Caballerizas Reales y el mundo del caballo" Fuente: Diario de Córdoba
Es evidente que si nadie te conoce no podrá contar contigo. En este sentido me gustaría hablar un poco de las tarjetas de visita. Podréis pensar que es algo propio del siglo XX, pero las tarjetas siguen siendo útiles. Es algo físico que la persona que lo recibe puede guardar. No es un correo más que se pierde, un número de teléfono grabado con un nombre que puedes olvidar en la memoria de tu teléfono. Reitero, es algo físico que ayudará a la memoria del que la recibe a recordarte.

Si dais una pequeña vuelta por Internet encontraréis empresas que a un bajo coste os podrán proporcionar tarjetas de visita que podréis diseñar vosotros mismos. Evitad las estridencias y, por otro lado, la excesiva simplicidad. Buscad un diseño adecuado. Pequeña inversión y grandes beneficios.

¿Y qué poner en el cargo? Como siempre sinceridad. Si sois estudiantes de Historia poned simplemente eso. Cuando yo estaba estudiando también trabajaba en una librería. Pues eso, estudiante en Historia y librero. En los datos personales no sólo teléfono o dirección, también perfiles profesionales que tengáis, por ejemplo, en LinkedIn o academia.edu. Muchos ya son los que también incluyen en su tarjeta un código QR con acceso a estos perfiles profesionales.

Debéis también entender que no hablo de un "buzoneo". No es cuestión de ir repartiéndolas como si fuese publicidad del hipermercado del barrio. Una vez iniciada una conversación valorad si ése contacto os puede aportar algo en el campo profesional y ofrecedle la tarjeta. No es cuestión de ir presentándose a todo el mundo sin criterio. La naturalidad y sencillez son buenas compañeras de viajes.

Las conversaciones irán surgiendo de forma natural y distendida. No olvides tampoco la empatía. No es venderse cual producto de limpieza, es que te conozcan y conocer tú a la vez. Es compartir. Como decía hay descansos para comer o tomar un café y es ahí donde comentando el congreso se puede hacer esta labor de networking.


De la importancia de asistir a congresos. El networkin del historiador.Fuente: Congreso internacional El espejo de la bruja.  Mujeres transgresoras, mujeres reprobadas
Salón de Actos de la Facultad de Filosofía y Letras de la UAM. Fuente: Congreso internacional El espejo de la bruja. Mujeres transgresoras, mujeres reprobadas
Antes de asistir a un congreso debemos preparar nuestra asistencia al mismo para aprovechar al máximo. Investigad los anteriores trabajos de los ponentes, y preparad un pequeño dossier del tema del congreso. Así cuando os pongáis frente al conferenciante podréis extraer mucho más sobre el mismo. Al llegar a casa el trabajo no ha terminado. Hay que pasar las notas a limpio y guardar el dossier completo sobre el seminario/congreso.

Alguno pensará que en muchas ocasiones ya salen reseñas de los propios congresos, y que en muchos casos el congreso terminan convirtiéndose en libro y que, por lo tanto, no haría falta hacerlo. En el primer caso se trata de un resumen de otra persona, el tuyo puede aportar otros matices. En el caso del libro, en muchos casos el artículo del ponente poco tiene que ver con lo dicho en la conferencia. Es decir, que si unimos nuestras notas al artículo y a la reseña del congreso tendremos triplicada la riqueza de nuestra fuente.

Como oyentes, y por ahora, creo que es suficiente con que sigáis estos breves consejos.

lunes, 23 de febrero de 2015

Reseña de "La caza de los intelectuales. La cultura bajo sospecha" de César Antonio Molina

Reseña de "La caza de los intelectuales. La cultura bajo sospecha" de César Antonio Molina. Portada de la obra. Fuente: Casa del libro.
Portada del libro (Planeta)
Desgraciadamente no siempre puedo leer lo que quiero. Preparar clases o lecturas académicas lo impiden. Entiendo que a todos nos pasa esto y es verdaderamente frustrante. Por eso cuando le robo tiempo a las noches selecciono mucho el texto,

Ya hace algunos meses me había cruzado en las librerías con el texto La caza de los intelectuales. La cultura bajo sospecha de César Antonio Molina. Si sois lectores habituales del blog sabréis que es un tema que me ocupa y preocupa desde hace tiempo.

¿Cuál es el papel de la intelectualidad en el presente? ¿Cómo definir qué es un intelectual? ¿Por qué ahora esta sequía de intelectuales o, al menos, su poca preponderancia social?  Realmente ha sido un libro que me hizo pensar, y mucho, e iremos desgranando en posteriores post. Por ahora bosquejar un poco el tema principal del libro. 

El relato comienza con Cicerón o Séneca y rápidamente saltamos a Miguel Servet, Rosseau, Voltaire y un largo etcétera. Entre los españoles destacan Larra, Jovellanos y Manuel Azaña... y es terrorífico leerlo, porque mucho de lo que dicen estos tres intelectuales españoles está de plena vigencia. Pero el autor no se queda aquí, en un perfil amable de los mismos , sino que también afronta cuestiones peliagudas como por ejemplo cuando dice:
No estoy de acuerdo en que se anulen celebraciones de un escritor como Céline a causa de sus ideas políticas y su deplorable actuación social. Si revisáramos la vida de escritores, intelectuales y artistas desde la antigüedad hasta hoy muchos de ellos no podrían pasar la prueba. p. 346
El intelectual, humano y contradictorio como todos, pero no por ello debemos de minusvalorar su obra. Y miserias hay muchas entre los intelectuales tanto personales como ideológicas. En el capítulo titulado Cultura colaboracionista se nos muestra como gran parte de la intelectualidad francesa miró para otra parte durante la ocupación nazi. Dice el autor;
Reseña de "La caza de los intelectuales. La cultura bajo sospecha" de César Antonio Molina.  Retrato de Edith Stein. Fuente: Mujeres en la Historia.
Edith Stein. 
Artistas, intelectuales, instituciones culturales, la industria cultural francesa en general prefirió sobrevivir, a veces sin honor, a morir con él. A nadie se le puede exigir más de lo que puede dar. ¿Pasó esto mismo durante la guerra civil con nuestro mundo cultural? ¡No! Las circunstancias eran diferentes y el compromiso fue mayor; además, una guerra civil tiene componentes distintos a la convencional. P. 324
En el capítulo titulado El dios de Auschwitz-Birkenau simplemente falta el aire y eso que yo no fui a tan terrible sitio como Juan; sinceramente creo que no tendría valor para hacerlo. Entre todos los asesinados en los mismos, el autor se centra en figuras tan impresionantes como Edith Stein o Etty Hillesum.  ¡Qué fortaleza ante el horror y qué canto a la vida, a la cultura y los libros! Decía Etty en su diario escrito en el campo de concentración "A pesar de todo, siempre llego a la misma conclusión. la vida es hermosa".


Auschwitz
Auschwitz (Campo I) - Archivo propio
Tranquilos que aquí hay para todos, y no sólo machaca a Hitler y los nazis; y es que, como no podía ser de otra manera, Stalin y sus gulags no salen mejor parados en el trato a los intelectuales. Por medio de este libro he conocido a Czeslaw Milosz (premio Nobel en 1980) y su sobras El pensamiento cautivo y Otra Europa que han entrado en mi lista de lecturas pendientes.  Reconozco que la Historia del S. XX no es mi campo. Por supuesto tengo conocimientos sobre el mismo, pero no soy especialista y tengo lagunas. Es una pena no tener tiempo para todo.


Reseña de "La caza de los intelectuales. La cultura bajo sospecha" de César Antonio Molina. Museo del Gulag. Moscú. Fuente: Wikipedia
Museo del Gulag. Moscú. Fuente: Wikipedia
Por eso siempre intento leer libros como el de César Antonio Molina para que me den pistas e ir llenando huecos. No estamos ante un texto de investigación y sí de compilación muy interesante para tener una visión generalista, El libro está lleno de citas más o menos largas y bien seleccionadas y le acompaña una bibliografía escasa pero muy selecta que tendré que hacerme con ella. Poco a poco.Como decía antes hay mucho más que desgranar, pero espero que al menos con este post el espíritu del libro quede reflejado.

PD: Por un pequeño error ayer salió publicado durante unos segundos un borrador de esta entrada. Mis más sinceras disculpas. 

jueves, 19 de febrero de 2015

Cultura científica: una breve bibliografía

El aspecto más triste de la vida actual es que la ciencia gana en conocimiento más rápidamente que la sociedad en sabiduría.
Isaac Asimov.

La importancia de la cultura científica es un tema que mencionamos a menudo en este blog, ya que sin la cual nadie puede considerarse totalmente formado; exactamente de la misma manera que ninguna mente científica puede renunciar a las humanidades.

En próximas fechas hablaré con calma de esta importancia; pero, con motivo de la Feria del Libro, aprovecho darles algunas referencias de material divulgativo, para que aprovechen la visita a la misma. En todo caso, comienzo con unas interesantes páginas web, que permiten estar al día en las últimas investigaciones

Para empezar, la página Cultura cientifica, que pertenece a la Universidad del País Vasco; les recomiendo que empiecen con su descripción, y con un gran artículo sobre como leer noticias científicas en la prensa generalistaPor su parte, Tendencias 21, publica diariamente decenas de interesantes noticias de caracter científico, tecnológico, social y humanista, en varios idiomas

Continuando en la red, la web Naukas (antes Amazings) se ha constituido en una referencia de la divulgación científica a través de Internet en español (y añadiendo frecuentemente un toque de humor). La página Sinc, que fue premiada en 2014 como web de divulgación científica, es también francamente recomendable. Y como último ejemplo, el blog Malaprensa lleva años sacando a la luz los errores de bulto, tanto conceptuales como numéricos, que vemos a diario en los medios de comunicación.

Existen, además, recursos especializados en ramas científicas concretas: tal es el caso de Educación Química, Telecomunicaciones de andar por casa, Portales Médicosarquect, InArqadia o DivulgaMat. Por cierto, al respecto de cómo dar a conocer las matemáticas, magistral esta entrada sobre diagramas de Voronoi.

Comenzando con los libros, de obligada cita es, llegados a este punto, El hombre anuméricode John Allen Paulos. Tal vez este artículo sobre el anumerismo, que no me cansaré de esgrimir, les convenza mejor que yo sobre la importancia de una cultura científico - matemática. Y, sobre temas matemáticos, lo suyo es acercarse a la obra de Martin Gardner; por ejemplo, a Alicia Anotada, donde explica las matemáticas que Lewis Carroll (seudónimo del matemático Charles Lutwidge Dodgson) escondió en el país de las maravillas y en el espejo.

Portada de "El ladrón de cerebros"
Portada del libro.
Imagen de la web homónima.
Tocando casi todos los palos de la ciencia tenemos grandes libros; uno es Breve historia de casi todo, de Bill Bryson, y su versión para niños, Una muy breve historia de casi todoPor otra parte, El ladrón de cerebros, de Pere Estupinyá, es una excelente recopilación de artículos redactados tras visitar los más punteros centros de investigación actuales.

En lo referente a la física, del gran Stephen Hawking me atrevo a recomendar su clásico Historia del tiempo (es curioso cómo se repite la palabra "historia" en estos títulos... ¿por qué será?); más recientes, del mismo autor, son El universo en una cáscara de nuez y El gran diseño. Por otra parte, A hombros de gigantes es un libro que no he tenido la ocasión de leer aún, pero creo que resultará particularmente atractivo a nuestros lectores habituales, al explicar como los grandes avances de la física cambiaron el mundo en su contexto histórico. En todo caso, confieso que mi libro favorito en este campo es El universo elegante, de Brian Greene.

Stephen Hawking y Jim Parsons (Sheldon Cooper, de The Big Bang Theory)
Stephen Hawking junto a Jim Parsons (Sheldon Cooper),
en un capítulo de la serie "The Big Bang Theory".
La ciencia, además, ES divertida. Imagen de ABC News.
Si buscan aumentar sus conocimientos sobre la evolución y la genética, una referencia es Richard Dawkins, destacando especialmente su libro El gen egoistaAunque últimamente se oye hablar más de él en torno a temas religiosos, tiene otros títulos interesantes en torno a temas biológicos, como El relojero ciego, y Evolución: el mayor espectáculo sobre la tierra.

Para centrarse en la evolución y origen de nuestra propia especie, una de las referencias mundiales es Juan Luís Arsuaga, director del proyecto Atapuerca, y autor del libro La especie elegida (¿elegida para qué?); aunque, al ritmo que cambian las teorías sobre nuestro origen como especie, es preciso mantenerse al día con las últimas novedades editoriales. Por otra parte, sobre antropología, con un enfoque más cercano al de la historia, tenemos a Marvin Harris; de él me gusta especialmente Vacas, cerdos, guerras y brujas.

Sobre la astronomía y el conocimiento del universo, no podemos dejar de citar al añorado Carl Sagan; el libro Un punto azul pálido es un clásico del tema, aunque se ha quedado un poco anticuado (que no daríamos por una actualización en la que hablase de la ISS, el Mars Rover, etc.), y tiene otros grandes libros como El mundo y sus demonioslátigo de supersticiones y azote de acientíficos. Otra referencia clásica es El universo, de Isaac Asimov; no sé si saben que el autor fue, además de uno de los mejores novelista de ciencia ficción, divulgador de historia.

Por otra parte, siempre hay donde buscar nuevas referencias, como en esta lista proporcionada por Microsiervos, con los mejores libros de ciencia de 2014.

Ilustración del juego de mesa de Félix Rodríguez de la Fuente, con preguntas y respuestas de la fauna ibérica
Ilustración del juego de mesa de Félix Rodríguez
de la Fuente. Imagen de RTVE.
En la televisión (y en la radio), al igual que cualquier otro medio, podemos encontrar buenos programas destinados a la divulgación científica, en distintos formatos. Ahora que ya ha desapa-recido de la parrilla Redes, de Punsetpodemos citar otros clásicos básicos. Figuran, de nuevo, Carl Sagan con su excepcional serie Cosmosque, para nuestro regocijo, ha vuelto con un nuevo presentador. De aquellos años existe también una serie de documentales que nos permitirán conocer el mundo de la física, avalada nada menos que por CaltechEl universo mecánico. Más reciente, pueden intentar hacerse con el documental Particle Fever (Locos por las partículas), en torno a los experimentos en el LHC.

Por supuesto, si les gusta la biología, probablemente vieron de niños Érase una vez... la vida, que pueden repescar para regocijo de su descendencia. La siempre referencial BBC nos ofrece maravillas como Caminando entre dinosaurios, para conocer tan fascinantes bestias, y El planeta viviente, con David Attenborough, que nos permite recorrer todo el planeta y sus distintas formas de vida. Y cómo olvidar al comandante Cousteau, recorriendo los océanos del mundo a bordo del Calypso, o a nuestro Félix Rodríguez de la Fuente, con El hombre y la tierra.

Acerca de nuestro mejor amigo (no, no es el perro, en todo caso sería el chivo expiatorio), está La vida secreta del cerebro, de la PBS. E interesantísima también la breve serie El universo de Stephen Hawking, con muchos tintes de ciencia ficción. 


Fotograma de 2001, Odisea en el Espacio
Fotograma de 2001, una odisea en el espacio.
Imagen de 2001aspaceodyssey.org
Y es que, como ya les comenté por aquí, la ciencia ficción es un magnífico género, que también contribuye a la divulgación. No toda cumple con los requisitos necesarios, ya que la palabra clave para los más aficionados al género es la primera (ciencia ficción dura), en contraposición a las space operasÉste es el motivo de que haya muy pocos autores realmente respetados en este estilo literario, pero algunos, como Arthur C. Clarke (el primero en hablar de satélites geoestacionarios, cuya órbita recibe el nombre del autor) o Asimov, cuyas leyes de la robótica son un referente aún hoy día, son casi totémicos. Les dejo aquí 10 ejemplos de ciencia ficción con capacidad divulgativa:
Además, siempre hay recursos destripando las meteduras de pata de algunas películas (como en la película Gravity). Yo cuento en mi biblioteca con Las comunicaciones en la ciencia ficción, de Antonio David Vizcaíno Gómez, que analiza los aciertos y errores en muchas obras de sci-fi, centrándose en mi especialidad.

Y como colofón, algo de humor, What If?: Serious Scientific Answers to Absurd Hypothetical Questions. respuestas científicas gráficas a preguntas hipotéticas absurdas de mano de Randall Munroe, autor de la tira cómica xkcd. Ah, ¿que no la conocen? Pues deberían, aunque reconozco que tiene momentos solo aptos para ingenieros, físicos, geeks y otras gentes de mal vivir.

Llegados a este punto, y como despedida, les invito a repasar nuestra sección bibliográfica, así como las entradas que realiza Roberto aconsejándonos lecturas que contribuyen a mejorar nuestros conocimientos de humanidades en general y de la historia en particular. No en vano, uno de nuestros objetivos siempre ha sido reforzar la idea de que el conocimiento humano se puede dividir en disciplinas y especialidades, pero cualquier cabeza bien amueblada precisa nutrirse de unas y otras. 

Al fin y al cabo, como dice Savas Dimopoulos en Particle Fever:
¿Por qué la humanidad hace ciencia? ¿Por qué los hombres hacen arte? Las cosas que son menos importantes para nuestra supervivencia, son las cosas que nos hacen humanos.
Nadie dijo que fuera fácil, pero, per ardua ad astra.

lunes, 16 de febrero de 2015

¿Está usted de broma, señor Feynman?

Richard Phillips Feynman (1918 - 1988), físico teórico estadounidense y ganador del premio Nobel en 1965, fue un curioso personaje, tal como atestigua su autobiografía, ¿Está usted de broma, señor Feynman?

Richard Feynman junto a la princesa Lilian de Suecia, durante el banquete de los premios Nobel
Feynman junto a la princesa Lilian de Suecia, durante el banquete de los premios Nobel (richard-feynman.net)
Y es que este hombre, cuando no estaba de broma, parecía estarlo, desmintiendo la imagen de aburridos, asociales y alejados de las cosas terrenales que, a menudo, tienen los científicos. El libro, mezcla de autobiografía y anecdotario, dista mucho de hablar de física (aunque, lógicamente, es uno de sus hilos conductores), acercándonos la parte cómica, vital y gamberra de una mente privilegiada.

Dibujo de Richard Feynman (con el apodo de Ofey)
Dibujo de Feynman (Amusing Planet)
Y es que poca gente habrá podido en su vida participar en una obra equiparable al proyecto Manhattan (durante el cual se convirtió en un avezado reventador de cajas fuertes), como él hizo, participar en el carnaval de Río de Janeiro tocando la frigideira en una escola do samba, desarrollar sus teorías en un bar de topless, hacer exposiciones de dibujo (bajo el pseudónimo de Ofey), estar a punto de rechazar el premio Nobel, aprender a ligar en Las Vegas y dar conciertos de bongos. 

Lo más curioso es que este hombre siempre dijo que le repelía "la cultura", y no le atraían nada las disciplinas de humanidades. Pero, paradó-jicamente, estudió asignaturas de filosofía, aprendió a dibujar, a tocar instrumentos musi-cales... por lo que probablemente, tenía un concepto un poco raro sobre lo que llamamos "la cultura".

La cuestión es que no le interesaba lo que no le llamaba la atención, por lo que posiblemente el esfuerzo que hizo él en divulgar su disciplina deberían haberlo hecho con él también, puesto que curiosidad tenía por muchas, muchas cosas. En mi caso, me hicieron mucha gracia sus experimentos acerca de como las hormigas trazaban sus rutas, ya que mi proyecto fin de carrera consistió en un estudio sobre la metaheurística ACO, para trazar rutas óptimas en base a este comportamiento.

Y, por otra parte, si algún día se sienten incómodos al tener que hablar en público, piensen que hay gente que lo tiene peor... como fue el caso de Feynman cuando, aún como estudiante de segundo ciclo, al dar su primera charla en un simposio sobre electrodinámica cuántica, de repente se encontró con que tuvo que hacerlo ante Russell (el más afamado astrónomo de su época), PauliJohn von Neumann y Einstein. ¡Sin presión!

Feynman tocando los bongos.

jueves, 12 de febrero de 2015

Entrada de National Geographic Historia como patrocinador de Licencia Histórica.

Hola a todos:

Tenemos que anunciaros que acabamos de proceder a implementar publicidad de la prestigiosa publicación National Geographic Historia.

Entrada de National Geographic Historia como patrocinador de Licencia Histórica. Captura de pantalla del portal de National Geographic Historia.
Captura de pantalla del portal de National Geographic Historia.
No nos alegra tanto por los posibles beneficios económicos, sino porque significa que este proyecto de Licencia Histórica ha ido creciendo sin prisa pero sin pausa, con toda la calidad y buen hacer de lo que hemos sido capaces. Es evidente que una empresa de tal prestigio no querría unir su marca a un proyecto que no cumpliera con unos mínimos estándares de calidad

Entrada de National Geographic Historia como patrocinador de Licencia Histórica. Logo promocional de National Geographic Historia.
Logo promocional de National Geographic Historia.
Innegable también que esta apuesta de patrocinio viene de la mano del aumento de lectores que hemos venido experimentando últimamente y que es lo que más valoramos. Gracias a todos. Ya habíamos visto la citada publicidad en otros blog amigos y muy poderosos y entrar a formar parte de ellos nos hace luchar por seguir trabajando por este proyecto de Licencia Histórica. No se nos ha pedido nada a cambio por el patrocinio por lo que Licencia Histórica proseguirá su andadura como hasta ahora. 

Debo decir que soy suscriptor de National Geographic Historia casi desde el primer número. Tanto por la calidad de los artículos como por su magnífico aporte fotográfico. Siempre me ha interesado la Arqueología y la Historia Antigua aunque mi carrera académica se centre en Historia Moderna y algo de Medieval, por lo que mato el gusanillo con esta publicación que me hace no desconectar de las citadas disciplinas. 

Acabar reiterando las gracias a National Geographic Historia y sobre todo a nuestros lectores por todo. Cada vez nos divertimos más con este proyecto de Licencia Histórica.

Un saludo.

lunes, 9 de febrero de 2015

Grupos de Facebook para Historiadores.

Empezaremos reconociendo que ni Juan ni yo somos amigos de las redes sociales salvo en su uso profesional. Aquí sí que nos parece útil y provechoso su uso. 

Licencia Histórica no acaba en el blog, sino que desarrolla una labor paralela en redes sociales volcando noticias e información a diario. Pretendemos que siempre sea útil. Además, nos proporciona un contacto más directo con nuestros lectores, permitiéndonos saber un poco vuestros gustos e intereses. 

Grupos de Facebook para Historiadores.Captura de pantalla del Facebook de Licencia Histórica
Captura de pantalla del Facebook de Licencia Histórica
También es una plataforma muy válida para saber qué publican otros blogs amigos, tener un contacto con ellos más o menos fluído, y poder compartir su trabajo con todos vosotros. Casi todos los blogs referenciados en nuestro blogroll tienen su propio facebook y os invitamos a seguirlos de igual manera. Para conocerlos acudid a nuestra entrada Nuevo listado de Blogs o Blogroll de Licencia Histórica o directamente a nuestro listado que tienes a la derecha de tu pantalla.

Grupos de Facebook para Historiadores.Portal de entrada a Facebook.  Fuente: Netjoven.
Portal de entrada a Facebook. Fuente: Netjoven.
Además de páginas de Facebook asociadas a un blog o página, existen grupos específicos de Facebook para historiadores. Pieza clave en muchas ocasiones para estar informados de lo mucho que se mueve en nuestro mundillo. Aquí va una selección de los que yo utilizo. 
  • Arqueología y Software Libre: Grupo abierto para la difusión del software y hardware libre en arqueología. Es muy especializado pero a la vez interesante para enterarse de las últimas novedades en tan cambiante mundo. 
  • Arqueología Militar: Descubrimientos arqueológicos de varias guerras pasadas. Parece que no tiene página asociada.
  • Historia: Desarrollo de la fotografía documental, como parte de una asignatura de historia y estética de la fotografía de alumnos de primer año, que ha derivado en la construcción de un archivo de trabajos de los mismos.  También contiene un catastro de la fotografía contemporánea en la red (la mayor parte en españoI) y que van desde agencias, asociaciones, buscadores y directorios especializados entre otros.
  • ¡Carlos V aún vive! Cursos, encuentros y más sobre historia moderna: Sin duda uno de mis favoritos. El nombre del grupo ya es bastante específico. Congresos, cursos y recursos en gran cantidad para modernistas y estudiantes interesados en el mismo. Creo que es un grupo abierto y sólo es necesario indicar que te gusta para que empiece a llegarte información.
Grupos de Facebook para Historiadores. Portada del grupo de Facebook ¡Carlos V aún vive! Cursos,  encuentros y más sobre historia moderna
Portada del grupo de Facebook ¡Carlos V aún vive! Cursos, encuentros y más sobre historia moderna
  • Historia Moderna: Grupo dedicado a la divulgación de la Historia Moderna. Está abierto a todos los que quieran colaborar.
  • Humanidades: Un rincón orientado hacia todos los ámbitos de los saberes humanísticos.
Suponemos que habrá más. Saber, tan sólo pretenderlo, todo lo que se mueve por las redes sociales es tarea inútil. Por eso os invitamos a que nos indiquéis más grupos específicos de facebook para historiadores para ir creando una base de datos que a todos nos beneficiará.

Un saludo.

jueves, 5 de febrero de 2015

Fototecas y archivos fotográficos para investigación histórica

La memoria no guarda películas, guarda fotografías. 
Milan Kundera.

Como decíamos ayer, Internet es un magnífico medio para localizar información, incluyendo fotografías que pueden servir como fuente de información para una investigación de tipo histórico.

Recogemos hoy algunas fotografías de este tipo, a modo de ejemplos, además de unos cuantos repositorios y archivos. Lógicamente, la lista de lugares con fotografías valiosas es, en la práctica, tendente a infinito, por lo que no podemos ofrecer más que una pequeña selección de tipo general. Si el estudio es sobre un tema especializado, parte de la investigación será localizar qué archivos pueden tener la información fotográfica necesaria.

Algunos ejemplos de fotografías de tipo histórico son, por ejemplo, aquellas que comparan el París de 1900 con el actual
Fototecas y archivos fotográficos para investigación histórica - Plaza de la ópera de París, en 1900 y ahora
Plaza de la ópera de París, en 1900 y ahora
También tienen gran valor las del interior del bunker de Hitler tras la caída de Berlín en manos soviéticas.
Fototecas y archivos fotográficos para investigación histórica - El Reichstag, cubierto de grafittis de soldados soviéticos en 1945.
El Reichstag, cubierto de grafittis de soldados soviéticos en 1945.
La propia historia de como se toma una foto histórica suele aportar valor a la misma, como es el caso de una de las más famosas de Winston Churchill.
Fototecas y archivos fotográficos para investigación histórica - Una de las fotos más famosas de Winston Churchill. Sacada a traición cuando le quitaron un puro de la boca.
Una de las fotos más famosas de Winston Churchill. Sacada a traición cuando le quitaron un puro de la boca.
Y no podía faltar, claro, una recopilación de fotografías de carácter histórico llamativas.
Fototecas y archivos fotográficos para investigación histórica - Equipo médico formado por personas de raza negra atendiendo a un miembro del KKK.
Equipo médico formado por personas de raza negra atendiendo a un miembro del KKK.
Recogemos a continuación algunos archivos fotográficos públicos que serán de interés para muchos estudios históricos, antropológicos o similares. No llegaremos al detalle de citar los archivos regionales, ya que entonces la lista sería infinita, pero si necesitan hacerlo, acérquense al de su comunidad o ayuntamiento, que seguro que le será útil.

España:
Otros países:
Fototecas y archivos fotográficos para investigación histórica - General Meade y sus oficiales durante la guerra de Secesión, Septiembre de 1863
General Meade y sus oficiales durante la guerra de Secesión, Septiembre de 1863
Fotografía bélica y militar:
Temáticas:
Fuentes generales:
Dejaremos una copia de esta lista, que iremos actualizando con el tiempo, en nuestras páginas de enlaces recomendados.

Gracias a @FuentesArchivos por su recomendación.

lunes, 2 de febrero de 2015

Heráldica oval: la historia en los escudos nacionales de rugby

Un año más, va a dar comienzo uno de los grandes acontecimientos del calendario para los que somos aficionados al noble deporte del balón oval: el torneo de las seis naciones. Este año es la 16ª edición con el formato de 6 participantes, si bien el campeonato comenzó en 1883 implicando a las home nations: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda.

El homérico partido en Dublín entre Irlanda y los All Blacks neozelandeses donde estos últimos rubricaron
un año perfecto. ¡Yo estuve allí! (Marca)
No les pienso dar la tabarra conferenciando sobre la belleza de este deporte de villanos jugado por caballeros, sus valores, o la capacidad de hermanamiento y de derribar barreras, impensable en otros deportes más populares por aquesta nuestra piel de toro. Pero sí que me apetece hablarles de la historia detrás de todo esto. No de la del rugby en sí, ni siquiera de la del campeonato en cuestión, si no de la que reflejan los escudos nacionales que lucen los competidores: más allá de un simple logotipo, reflejan, la Historia (con mayúscula) del país.

Selección inglesa de rugby: Rosa de Lancaster
England Rugby
Inglaterra tiene como emblema una rosa roja. Este símbolo proviene de la época de la guerra de las Dos Rosas, donde finalmente se impuso la casa de Lancaster, cuyo emblema (la rosa roja), paso a ser el símbolo de la monarquía inglesa. Los derrotados (la casa de York) usaban una rosa blanca. En el siglo XVI, Enrique VII, fundador de la dinastía Tudor, se casó con Isabel de York, lo cual supuso el nacimiento de una rosa roja con el corazón blanco como emblema de los Tudor y de la monarquía inglesa. Sin embargo, la rosa roja continuó como símbolo de la realeza de forma oficiosa, siendo finalmente adoptada como emblema del equipo nacional de rugby.

Selección de rugby de Escocia: Flor del cardo
Scottish Rugby
Escocia utiliza un cardo como símbolo. De nuevo nos vamos al medievo: se cuenta que durante un ataque por sorpresa de los daneses en suelo escocés, uno de los atacantes se pinchó con un cardo, lo cual le hizo proferir un grito que alertó a los escoceses. Esta leyenda se incorporó posteriormente a los símbolos nacionales, usando los distintos regimientos militares caledonios el cardo como emblema, adoptado luego por la selección de rugby. Aunque el escudo nacional incluye también la leyenda Nemo me impune lacessit (Nadie me ofende impunemente), los highlanders han conocido tiempos mucho mejores en esto del rugby.

Selección de rugby de Gales: corona con tres plumas de avestruz
WRU
Gales luce orgullosa 3 plumas de avestruz surgiendo de una corona. Este símbolo pertenece en realidad al príncipe de Gales, y tiene también su origen en la edad media. Concretamente, en la batalla de Crécy, donde los ejércitos británicos, dirigidos por el príncipe de Gales Eduardo de Woodstock (apodado el Príncipe Negro, supuestamente por el color de su armadura) derrotaron a los franceses. Entre los aliados del rey de Francia se encontraba el rey de Bohemia, ciego, que lucía las tres plumas de avestruz en su casco. Al ser derrotado, y en homenaje a su valor, el príncipe incorporó las tres plumas a su escudo (junto con la leyenda Ich diene, Yo sirvo, que el rugby no ha incorporado).


Selección de rugby de Irlanda: Shamrock (trébol)
IRFU
Irlanda (mi querida Irlanda), por supuesto, luce su tradicional trébol (shamrock) verde. El trébol es el símbolo de la isla esmeralda debido a San Patricio. El santo predicó en aquellas tierras usando los tréboles como símbolos de la Santísima Trinidad, convirtiendo a la planta en un símbolo de la iglesia de Irlanda. Con el tiempo se convirtió en emblema nacional. Por cierto, que la selección de rugby aúna las dos partes políticas de la isla, Éire y Úlster, dejando atrás disputas y rencillas, al menos temporalmente. Son los vigentes campeones del torneo, y espero sinceramente que revaliden el título, aunque los ingleses, que acogen el mundial de este año, están preparando a fondo el mismo.

Selección de rugby de Francia: el gallo
FFR
Francia usa, como no, un gallo a modo de emblema. En todo caso, esta asociación tiene un origen burlesco. Si bien ya Suetonio hizo notar que gallo y galo (los franceses de la época) tenían un origen común en gallus, fueron los ingleses quienes usaron este juego de palabras para burlarse de los franceses, diciendo que eran (sobre todo su rey Felipe Augusto) tan ridículamente orgullosos como el ave de corral. Pese a ello (o precisamente por ello) acabaron adoptando al gallo como símbolo nacional.

Selección de rugby de Italia: escudo con laureles
FIR
Italia es la última incorporación al campeonato, y tiene el escudo con menos historia, ya que se trata simplemente de la bandera nacional. En todo caso, esta aparece orlada de laureles, en homenaje al pasado imperial de Roma. De laurel eran las coronas que se ceñían sobre las cabezas de los generales victoriosos en aquella época. De momento el equipo transalpino no ha logrado nunca ganar el campeonato, aunque ya ha conseguido dar unas cuantas veces la sorpresa en algún partido.

Cabe decir que el combinado (no oficial) de las home nations, los llamados British and Irish Lions, usa como escudo una combinación de sus paises: en cada uno de sus cuarteles aparece la rosa de Lancaster, el cardo, el shamrock y las plumas de avestruzrepresentando a Inglaterra, Escocia, Irlanda y Gales, respectivamente. Sobre el mismo aparece, como es lógico, un león.

Selección española de rugby: el león
FER
En el mundo del rugby hay además otro león, el de la selección española, que, aunque lejos de la élite, existe y tiene alguna buena racha de vez en cuando. Pese a que ahora todos identificamos al toro como símbolo nacional (y en buena medida, por otro deporte de origen británico que actúa como opiáceo social por estos lares), durante mucho tiempo fue el león nuestro animal heráldico, como demuestra que Daoiz y Velarde protejan la puerta del congreso. Este símbolo fue finalmente arrinconado por asociarse al bando republicano durante la última guerra civil. 

De jaguaretés, wallabies, springboks y helechos tal vez hablemos en otra ocasión. Hasta entonces, sean o no actualmente aficionados al rugby, les recomiendo y deseo que disfruten de este próximo torneo de las seis naciones. Por mi parte, yo estoy dispuesto, un año más, a responder a la llamada de Irlanda.