jueves, 11 de junio de 2015

Erich von Däniken y las carrozas de los dioses: cosas de marcianos

Quienes nos siguen desde hace tiempo ya saben de nuestro escepticismo, y que distamos mucho de comulgar con ruedas de molino. Esto lo aplicamos tanto al campo científico (donde nunca dejaremos de insistir en la falacia que suponen astrología, homeopatía o similares), como al histórico, donde no podemos sino contribuir, en nuestras humildes posibilidades, a desmentir teorías disparatadas o bulos interesados.

Ya les hablamos aquí de varios magufos en el campo de la historia: Anatoly Fomenko, Comnys Beaumont, Immanuel Velikovsky y Heribert IlligHoy hablaremos de algo que está más de moda, las tonterías teorías sobre los "alienígenas ancestrales", gracias al programa de TV homónimo. Se resumen en que seres extraterrestres llevan interactuando con nosotros desde hace milenios, influyendo de forma decisiva en nuestra historia, y, en muchos casos, dejando pruebas de ello. 
¿Les suena de algo todo esto? Superlópez y La caja de Pandora
Para empezar con el tema, vamos a ver: ¿de verdad me están diciendo que hay civilizaciones en otros planetas, con una tecnología que les permite viajar hasta la Tierra, que han tomado contacto con los humanos y realizado distintas acciones, y que no dejan ninguna prueba irrebatible? Debían ser antepasados de los que se avistan actualmente: se dan un paseo de unos años-luz por pasar el rato, dan las largas a un avión y se vuelven. Muy lógico todo.

Erich von Daniken (El ojo crítico)
Uno de los primeros defensores de estas ideas, y probablemente el más influyente, es Erich von Däniken, suizo nacido en 1935, y que alcanzó bastante repercusión en 1968 con su libro ¿Carrozas de los Dioses?

La idea del libro es que las antiguas civilizaciones tuvieron contacto con extraterrestres, a quienes tomaron por dioses, y que les transmitieron conocimientos avanzados en tecno-logía y construcción. Muchos de los conceptos que lanza en el mismo perviven, ya que han sido machacados hasta la nausea por "los amantes de lo oculto", y se resumen en que han dejado evidencias de sus visitas en forma de ooparts (Out-of-Place Artifacts), término acuñado por Ivan T. Sandersony que hace referencia a elementos que aparecen en un contexto muy inusual, o aparentemente imposible, que podría desafiar la cronología. Entre los citados por von Däniken están:
  • Las pirámides de Egipto
  • Los moais de la isla de Pascua
  • Stonehenge
  • El mapa de Piri Reis
  • Las líneas de Nazca
Vamos, toda la panoplia habitual citada en estos temas, y que presuponen que los miembros de las antiguas civilizaciones eran una panda de inútiles, incapaces de hacer nada decente por sí mismos. Sin embargo, como suelo decir habitualmente, los antiguos eran antiguos, no gilipollas, y todos los ejemplos citados tienen una explicación lógica, aunque en algunos casos aun no hayamos dado con todos los detalles.

De hecho, el libro tuvo réplica por parte de otros autores, como Crash go the chariots de Clifford Wilson en 1972 (a este autor no le llamaría precisamente fiable en conjunto, debido a sus teorías creacionistas),The space gods revealed de Ronald Story (y prologado por Carl Sagan) en 1976. Aunque, como pasó con Velikovsky, uno se pregunta si es buena idea dedicarle tanta atención, ya que es publicidad gratuita.

Von Däniken no fue el primero, pero sí el más influyente a través de ese libro, al hablar sobre "el astronauta de Palenque": la figura representada en un sarcófago del yacimiento arqueológico representaría un astronauta sentado en una nave espacial propulsada por cohetes. La primera mención de esta pareidolia la realizó el soviético Alexander KazantsevPara hablar de una tecnología capaz de viajar al espacio, parece un poco rudimentaria, como pueden ver, pero las primeras Mercury también nos lo parecen ahora, ¿no?.
Tumba de Pacal en Palenque (el "astronauta")
Reconstrucción del aspecto original de la lápida de Pakal en Palenque (Doctor Escéptico)
Un análisis serio de la misma tarda bastante poco en desmentir totalmente esta interpretación. De momento, sabemos que el finado que yace bajo la losa se llamaba K'inich Janaab' Pakal y reinó en esa ciudad desde el año 615 hasta el 30 de agosto del 684

La forma más adecuada de entender la lápida es verla girada 90º. En ella veremos que representa a un monarca maya con peinado y joyas tradicionales. El "motor del cohete" bajo la figura es la cara de un monstruo, símbolo del inframundo, y la parte frontal, un árbol del maíz, típica representación maya de la vida. El supuesto cohete son en realidad dos serpientes (que unen sus cabezas en la parte inferior), y las llamas de la ignición son barbas de las mismas. El fondo, efectivamente, es un cielo estrellado: asociado al árbol del maíz, en representación del calendario. En resumen: el conjunto representa el viaje al más allá del muerto

Vamos, que lo de ver una nave espacial aquí, implica tener ganas; sin embargo, este tipo de mensajes han calado... no hay más que pegarse una vuelta por Internet para comprobarlo. Es curiosa la influencia de estas majaderías teorías en la cultura popular, tal como reflejan en plan cómico personajes como Superlópez. 

Y es que parece que no, pero estas teorías chorras calan. Superlópez y El tesoro del Ciuacoatl,
La duda aquí es si fue antes el huevo o a la gallina (obviamente, el huevo). En 2004 la revista Skeptic indicó que Von Däniken plagió varios conceptos de El retorno de los brujos, y que este último libro a su vez estuvo muy influenciado por los mitos de Cthulhu de Lovecraft. Todo esto se realimenta, de una forma u otra, y deberíamos hacer lo posible por desmentir a todos los "pseudos". Y una de las mejores es, como nos ha demostrado Jan, reirnos de ellos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.