lunes, 2 de febrero de 2015

Heráldica oval: la historia en los escudos nacionales de rugby

Un año más, va a dar comienzo uno de los grandes acontecimientos del calendario para los que somos aficionados al noble deporte del balón oval: el torneo de las seis naciones. Este año es la 16ª edición con el formato de 6 participantes, si bien el campeonato comenzó en 1883 implicando a las home nations: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda.

El homérico partido en Dublín entre Irlanda y los All Blacks neozelandeses donde estos últimos rubricaron
un año perfecto. ¡Yo estuve allí! (Marca)
No les pienso dar la tabarra conferenciando sobre la belleza de este deporte de villanos jugado por caballeros, sus valores, o la capacidad de hermanamiento y de derribar barreras, impensable en otros deportes más populares por aquesta nuestra piel de toro. Pero sí que me apetece hablarles de la historia detrás de todo esto. No de la del rugby en sí, ni siquiera de la del campeonato en cuestión, si no de la que reflejan los escudos nacionales que lucen los competidores: más allá de un simple logotipo, reflejan, la Historia (con mayúscula) del país.

Selección inglesa de rugby: Rosa de Lancaster
England Rugby
Inglaterra tiene como emblema una rosa roja. Este símbolo proviene de la época de la guerra de las Dos Rosas, donde finalmente se impuso la casa de Lancaster, cuyo emblema (la rosa roja), paso a ser el símbolo de la monarquía inglesa. Los derrotados (la casa de York) usaban una rosa blanca. En el siglo XVI, Enrique VII, fundador de la dinastía Tudor, se casó con Isabel de York, lo cual supuso el nacimiento de una rosa roja con el corazón blanco como emblema de los Tudor y de la monarquía inglesa. Sin embargo, la rosa roja continuó como símbolo de la realeza de forma oficiosa, siendo finalmente adoptada como emblema del equipo nacional de rugby.

Selección de rugby de Escocia: Flor del cardo
Scottish Rugby
Escocia utiliza un cardo como símbolo. De nuevo nos vamos al medievo: se cuenta que durante un ataque por sorpresa de los daneses en suelo escocés, uno de los atacantes se pinchó con un cardo, lo cual le hizo proferir un grito que alertó a los escoceses. Esta leyenda se incorporó posteriormente a los símbolos nacionales, usando los distintos regimientos militares caledonios el cardo como emblema, adoptado luego por la selección de rugby. Aunque el escudo nacional incluye también la leyenda Nemo me impune lacessit (Nadie me ofende impunemente), los highlanders han conocido tiempos mucho mejores en esto del rugby.

Selección de rugby de Gales: corona con tres plumas de avestruz
WRU
Gales luce orgullosa 3 plumas de avestruz surgiendo de una corona. Este símbolo pertenece en realidad al príncipe de Gales, y tiene también su origen en la edad media. Concretamente, en la batalla de Crécy, donde los ejércitos británicos, dirigidos por el príncipe de Gales Eduardo de Woodstock (apodado el Príncipe Negro, supuestamente por el color de su armadura) derrotaron a los franceses. Entre los aliados del rey de Francia se encontraba el rey de Bohemia, ciego, que lucía las tres plumas de avestruz en su casco. Al ser derrotado, y en homenaje a su valor, el príncipe incorporó las tres plumas a su escudo (junto con la leyenda Ich diene, Yo sirvo, que el rugby no ha incorporado).


Selección de rugby de Irlanda: Shamrock (trébol)
IRFU
Irlanda (mi querida Irlanda), por supuesto, luce su tradicional trébol (shamrock) verde. El trébol es el símbolo de la isla esmeralda debido a San Patricio. El santo predicó en aquellas tierras usando los tréboles como símbolos de la Santísima Trinidad, convirtiendo a la planta en un símbolo de la iglesia de Irlanda. Con el tiempo se convirtió en emblema nacional. Por cierto, que la selección de rugby aúna las dos partes políticas de la isla, Éire y Úlster, dejando atrás disputas y rencillas, al menos temporalmente. Son los vigentes campeones del torneo, y espero sinceramente que revaliden el título, aunque los ingleses, que acogen el mundial de este año, están preparando a fondo el mismo.

Selección de rugby de Francia: el gallo
FFR
Francia usa, como no, un gallo a modo de emblema. En todo caso, esta asociación tiene un origen burlesco. Si bien ya Suetonio hizo notar que gallo y galo (los franceses de la época) tenían un origen común en gallus, fueron los ingleses quienes usaron este juego de palabras para burlarse de los franceses, diciendo que eran (sobre todo su rey Felipe Augusto) tan ridículamente orgullosos como el ave de corral. Pese a ello (o precisamente por ello) acabaron adoptando al gallo como símbolo nacional.

Selección de rugby de Italia: escudo con laureles
FIR
Italia es la última incorporación al campeonato, y tiene el escudo con menos historia, ya que se trata simplemente de la bandera nacional. En todo caso, esta aparece orlada de laureles, en homenaje al pasado imperial de Roma. De laurel eran las coronas que se ceñían sobre las cabezas de los generales victoriosos en aquella época. De momento el equipo transalpino no ha logrado nunca ganar el campeonato, aunque ya ha conseguido dar unas cuantas veces la sorpresa en algún partido.

Cabe decir que el combinado (no oficial) de las home nations, los llamados British and Irish Lions, usa como escudo una combinación de sus paises: en cada uno de sus cuarteles aparece la rosa de Lancaster, el cardo, el shamrock y las plumas de avestruzrepresentando a Inglaterra, Escocia, Irlanda y Gales, respectivamente. Sobre el mismo aparece, como es lógico, un león.

Selección española de rugby: el león
FER
En el mundo del rugby hay además otro león, el de la selección española, que, aunque lejos de la élite, existe y tiene alguna buena racha de vez en cuando. Pese a que ahora todos identificamos al toro como símbolo nacional (y en buena medida, por otro deporte de origen británico que actúa como opiáceo social por estos lares), durante mucho tiempo fue el león nuestro animal heráldico, como demuestra que Daoiz y Velarde protejan la puerta del congreso. Este símbolo fue finalmente arrinconado por asociarse al bando republicano durante la última guerra civil. 

De jaguaretés, wallabies, springboks y helechos tal vez hablemos en otra ocasión. Hasta entonces, sean o no actualmente aficionados al rugby, les recomiendo y deseo que disfruten de este próximo torneo de las seis naciones. Por mi parte, yo estoy dispuesto, un año más, a responder a la llamada de Irlanda.

6 comentarios :

  1. Muchas gracias por tu articulo que nos hace querer aun mas ese noble juego que ea el rugby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por leerlo.

      En un país dominado por el balón redondo, un pequeño grupo de irreductibles resiste, ahora y siempre, al invasor.

      Eliminar
  2. Me ha encantado tu artículo, muchas gracias. Sólo apostillar que en el escudo de la selección galesa si aparecía la leyenda ich diem al menos en los 70 y 80. Ahora aparecen las siglas de la federación. Un saludo

    ResponderEliminar

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.