jueves, 29 de mayo de 2014

Feria del libro de Madrid 2014. ¡Por fin! #FLM14.

Mañana se inaugura la Feria del Libro de Madrid. Con los años esta cita me ilusiona cada vez más, algo así como unas Navidades sin teñir con la melancolía que, inevitablemente, nos alcanza con los años.

Creo que también tiene mucho que ver mi pasado de, no sé si autodenominarme librero, pero sí al menos aplicado vendedor de libros. Es curioso cómo la memoria se queda con lo bueno y deja en la sombra las devoluciones masivas y las reposiciones vertiginosas. Porque realmente una librería no huele a cultura, huele al cartón de las caja y  al pegamento del precinto.

Últimamente no hago más que leer libros que hablan de libros, libros que hablan de escritores, libros que hablan de libreros, libros que hablan de librerías, libros que reflejan el acto de creación. Libros donde se derrocha pasión por la literatura. Leídos, todo hay que decirlo, sacando tiempo entre clases, trabajos y apuntes. Con fruición, con ansia viva, que diría José Mota.

Feria del libro de Madrid 2014. ¡Por fin!  #FLM14. Cartel publicitario del libro de Miguel Albero, Instrucciones para fracasar mejor.Un grandísimo libro lleno de humor y amor por la literatura
Cartel publicitario del libro de Miguel Albero,
Instrucciones para fracasar mejor 

(Literaturas Noticias).
Fue absolutamente casual. Un libro me llevó a otro y ahora me veo en esta deliciosa espiral infernal. Del orden sinceramente no me acuerdo. Creo que incluso leí dos al tiempo. Al comienzo fue Librerías de Jorge Carrión. Fue una maravillosa vuelta al mundo en torno a las librerías.

Y de ahí a Miguel Albero. Últimamente no compro libros “por probar”, efectos colaterales de la crisis, pero me animé con Miguel Albero y su Instrucciones para fracasar mejor. La publicidad de la editorial me animó y pleno absoluto. Un grandísimo libro lleno de humor y amor por la literatura. Especialmente recomendable el capítulo El fracaso en la literatura. Hablaremos más en profundidad de ello, pero no me quedo con las ganas de poneros un pequeño fragmento del libro que recoge unas palabras del tristemente desaparecido Roberto Bolaño.

Yo soy de los que creen que el ser humano está condenado de antemano a la derrota, a la derrota sin apelaciones, pero que hay que salir a dar la pelea y darla, además, de la mejor forma posible, de cara y limpiamente si pedir cuartel (porque además no te lo darán) e intentar caer como un valiente, y que eso es nuestra victoria.
Pensamiento, por cierto, muy en la línea con el de Licencia Histórica. Como dice una muy buena amiga del blog, De derrota en derrota hasta la victoria final”.

Estas Instrucciones para fracasar mejor me hicieron pensar que era absolutamente necesario hacerme con más obras del mismo autor. ¿Ven, señores editores? Si ofrecen calidad, cultura, la gente compra. Si ofrecen objetos de consumo cultural (¿?), bestia sellers que dice el amigo Albero, yo consumo haciéndome con él por cualquier medio y lo borro de mi ebook. Unos duermen en el limbo de los malos libros y otros ocupan un lugar de honor en mi librería. Y cayó Enfermos del libro, otro libro imprescindible.

Ayer mismo me hice con El libro tachado, de la editorial Turner, que gira en torno a los libros prohibidos, censurados, perdidos y olvidados. Ya iremos contando qué tal. ¿Y qué decir de El cielo de Lima de nuestro buen amigo Juan Gómez Bárcena? Buscando una buena novela, que lo es y muy buena, me encontré de regalo con una reflexión en torno al hecho de escribir, de la creación literaria. Esto es sólo el principio. La lista crece a diario y es lo fascinante, que la búsqueda nunca acabe.

Desde Licencia Histórica vamos a intentar disfrutar de esta fiesta de los lectores que es el libro. Para exprimir al máximo esta cita nos comprometemos hasta donde nuestras fuerzas y tiempo nos permitan a desarrollar la máxima actividad posible. Por unos días que este blog sea encuentro de lectores, libreros y gente de cultura. Ya sabéis, gente de la que uno no se puede fiar si sois gente de bien. Por supuesto es irónico, aclaro; porque dicen que la ironía no se entiende muy bien en medios escritos, aunque no termino de comulgar con esta apreciación.

Para exprimir al máximo esta fiesta del librero y el lector a partes iguales hay que estar atento de algunos enlaces. Cómo no la propia página de la Feria del libro de Madrid 2014. Así os podréis enterar de todos los expositoresfirmas, eventos culturales y noticias que corren en torno a la feria. La Feria genera noticias minuto a minuto y por ello haremos muy bien si seguimos su Twitter y Facebook.

Feria del libro de Madrid 2014. ¡Por fin!  #FLM14. Cartel publicitario de la Librería Le para la Feria del Libro 2014. Paseo de la Castellana Nº 154
Cartel publicitario de la Librería Le para la Feria del Libro 2014
Las fechas y horarios son los siguientes: 

  • Del 30 de mayo al 15 de junio de 2014. 
  • Lunes a viernes: 11.00 a 14.00 - 18.00 a 21.30. 
  • Sábados, domingos y festivos: 11.00 a 15.00 - 17.00 a 21.30. 

En Licencia Histórica tenemos claro que pivotaremos en torno a la caseta Nº 26 de la Librería Le, donde encontraremos a muchos y buenos amigos para hacer lo que más nos gusta, hablar de libros y comprar material para el resto del verano. Frase que no me creo ni yo porque en el verano algo caerá como mandan los cánones.

Pero no adelantemos acontecimientos, por ahora disfrutemos de la feria.

Sólo me queda dedicar esta entrada al bueno de mi amigo Roberto. Reponte, amigo, ambos sabemos que este año ha sido de ira y fuego. Estamos pagando las consecuencias pero también disfrutaremos de lo sembrado. Nada mejor que un buen libro para recuperar el aliento. Como siempre, Fuerza y Honor, hermano.

lunes, 26 de mayo de 2014

En torno a la Microhistoria: dos o tres cosas que supongo he aprendido de ella III. ¿Es Historia nocturna obra microhistórica?

Después de En torno a la Microhistoria: dos o tres cosas que supongo he aprendido de ellaHistoria nocturna, el descenso a los infiernos microhistóricos permitidme que me adopte el lenguaje de parábola religiosa. ¿Recordáis la historia de San Agustín cuando intentaba comprender el misterio de la Santísima Trinidad?
-Pero, ¿qué pretendes hacer? El niño le respondió ilusionado: -Pienso meter toda el agua en este hoyo. -Pero ¡¿no te das cuenta que es imposible?! Le contestó san Agustín. Entonces el niño, que ya sabía en las elucubraciones de Agustín le contestó: -Es más posible meter toda el agua del mar en este agujero que intentar meter el misterio de la Trinidad en tu cabeza.
Es poco más o menos lo que estoy intentando hacer yo en unas pocas páginas por lo que os recomiendo encarecidamente apoyar esta pequeña guía con las lecturas que recomendé en el primer post

Sin más dilación intentaremos cerrar la cuestión que abríamos en el anterior post. Intentar entender qué es la Microhistoria a través del libro de Ginzburg Historia nocturna. Abriremos fuego diciendo que el libro de Ginzburg no adopta el análisis microscópico propio de la Microhistoria o la reducción de escala. Si habéis leído el resumen del libro veréis que es simplemente imposible por el tema tratado. Este te impone un lenguaje, un discurso que no se amolda a escuela alguna. 

Sí que encontramos lo que Grendi llamó lo excepcional normal, es decir que para encontrar la lógica del monolítico relato del aquelarre era necesario el buscar las grietas o fallas del sistema. 

El pequeño indicio como paradigma científico, como ya dijimos en el post anterior, es llevado hasta sus límites. 

Habla el propio Ginzburg.
"Como historiadores, tenemos que adaptar nuestros métodos a las fuentes disponibles. Unos pocos indicios pueden traer consigo una gran realidad histórica, siempre que sepamos ensamblarlos correctamente. En este caso, en el que el material procedente de las fuentes era tan escaso como disperso, la comparación se convirtió en un instrumento crucial.(...) i uno fuera a adoptar como punto de partida un enfoque histórico tradicional, jamás llegaría a preguntarse si hubo una conexión histórica –según trato yo de probar en mi libro que la hubo— entre el talón de Aquiles, el zapato de Cenicienta y la danza Yu china, en la que se arrastran los pies para generar un andar de garboso brinco. Pero cuando se llega a ser consciente de la similitud, la existencia de la cual resulta poco menos que  innegable una vez  se le ha prestado la debida atención, entonces uno se ve de repente enfrentado a un problema genuinamente histórico que reclama ser abordado. De aquí que la comparación sea un recurso único y de tanta importancia para los historiadores: nos ayuda a plantear cuestiones."

 En torno a la Microhistoria: dos o tres cosas que supongo he aprendido de ella III. ¿Es Historia nocturna obra microhistórica?. Portada del libro que nos ocupa  en su edición de Península. Historia nocturna de Carlo Ginzburg
Portada del libro que nos ocupa
en su edición de Península.
Otro rasgo, muy asociado al anterior, es la asunción de un status científico débil. La respuesta que da Ginzburg al enigma del aquelarre es lógica y fundamentada pero no demostrable. Se acepta que el status científico sea débil si con ello podemos dar una explicación. Vuelve a hablar Ginzburg y esto hay que leerlo varias veces para captarlo en toda su dimensión. 
"No deberíamos habernos embarcado, en principio, en un debate sobre la verdad en la historia. Tendríamos que haber tenido un debate sobre la prueba. ¿Con qué fundamento puedo argumentar como historiador? ¿Qué significa decir que algo ha sido históricamente probado? ¿Hasta qué punto podemos decir que una tesis histórica ha sido refutada? Es muy notable que los postmodernos, de un modo manifiestamente acrítico, hayan adoptado la incauta idea positivista de la fuente histórica indiscutible y objetiva, una fuente capaz de valer, de una vez por todas, como registro de la verdad última. Un concepto,  para decirlo todo, que caducó hace mucho tiempo, pero que está todavía en el fulcro del debate. Algunos parecen creer que, si se puede mostrar que no hay fuentes plenamente objetivas de conocimiento histórico, es imposible cualquier conocimiento histórico. Eso es un sinsentido, obvio es decirlo. Lo que realmente necesitamos es una noción más sutil de prueba histórica: una noción que, por ejemplo, tome en cuenta todos los problemas especiales con que nos enfrentamos cuando tratamos de investigar asuntos que caen fuera de los dominios tradicionales de la ciencia histórica."
Fuente: El lado obscuro de la historia. Entrevista Carlo Ginzburg (12/3/2006)

Asociado a ello damos otra característica de la Microhistoria como lo es el rechazo del relativismo. Ginzburg hablando de Historia nocturna dice;
"Refugiarse en el relativismo es un modo demasiado fácil de substraerse a los retos a que nos enfrentamos en el estudio de la historia y de la sociedad en general.  La posición relativista anda fundamentalmente extraviada y es falsa: falsa intelectualmente, falsa políticamente y falsa moralmente."

Última característica de la Microhistoria es la atención a la recepción y al relato. ¿Recordáis las críticas de "demasiado literaria" a la obra de Natalie Zemon Davis? Vuelta a la entrevista que tanto nos está sirviendo para entender qué es la microhistoria. 
"Para mí, esto no es sino una nueva contradicción artificial. Ver la historia y la literatura como dos campos completamente distintos es errado y es ahistórico. Esos dos campos, siempre se dieron en diálogo, más o menos solapados. El hecho de que la historiografía trueque a veces en ficción y de que, además, se apoye con frecuencia en modelos literarios, no debería sorprendernos. Mucho más interesante resultaría –tanto para la historia, como para la literatura— partir del hecho de que ambas disciplinas comparten una obligación para con la verdad, y ver entonces cómo se ha vivido eso en las distintas épocas. Yo considero la modernidad literaria, por lo pronto, como un intento de descubrir nuevas formas de veracidad,  también, y de manera decisiva, en el plano formal. En este respecto, para mí, como historiador, es supremamente relevante."

Me gusta especialmente de la forma de narrar microhistórica la posición que toma el historiador. No es el de experto inapelable donde lo que dice no tiene lugar a respuesta. El historiador te hace partícipe de sus avances, retrocesos y dudas. El historiador te incluye en el relato como una suerte de Watson y, al menos a mí, eso me infunde confianza. El historiador como investigador de indicios. 

En torno a la Microhistoria: dos o tres cosas que supongo he aprendido de ella III. ¿Es Historia nocturna obra microhistórica?. Estatua de Sherlock Holmes en Picardy Place en Edimburgo
Estatua de Sherlock Holmes en 
Picardy Place en Edimburgo (Wikimedia)
La relación entre Sherlock y la Microhistoria está explicitada en el libro Mitos, emblemas, indicios. Morfología e indicios, de lectura obligada. Si ya era admirador de la obra de Conan Doyle, imaginen el impacto en mí de esta forma de plantear una investigación histórica. Y lanzo, para no extenderme más, un nombre y aten cabos señoras y caballeros; Umberto Eco. Otro de los grandes referentes de Licencia Histórica ¡Al fin se ha cerrado el círculo!

Salvo el análisis microscópico, Historia nocturna cumple todas estas características. Pero cuidado, no por ello hay que decir que muchos otros historiadores compartan algunas cosas con los microhistoriadores. Pero recordemos que la microhistoria nunca fue una escuela al estilo de Annales. Fue un grupo de historiadores que compartieron intereses comunes en un momento concreto. Carlo Ginzburg sigue en activo, buscando nuevos caminos como podemos leer en esta entrada de Anaclet Pons

La Microhistoria no sólo es Ginzburg, pero sí el más afamado de sus miembrosOs invito a seguir indagando en otros miembros. Juan me ha indicado, y con razón, que en esta ocasión "tiro demasiado de cita", y me disculpo por ello pero estimo que mejor es escuchar al maestro que al alumno.

¿Qué es para mí la Microhistoria? ¿Qué ha sido de ella? Tendremos que ir haciendo las conclusiones pero ahora no, para ser lunes con esto basta.

jueves, 22 de mayo de 2014

Homo Ludens Historicus: juegos inspirados por la historia (III) - Rol en vivo.

¿Qué es en el fondo actuar, sino mentir? ¿Y qué es actuar bien, sino mentir convenciendo?
Sir Laurence Olivier

Hola a todos. Continuamos hoy esta serie en la que estamos repasando como la historia, y su conocimiento, aparecen en algo que a primera vista podría parecer que no tiene nada que ver: los juegos. Tras revisar las múltiples opciones existentes en juegos de mesa, por una parte, y en juegos de rol, por otra, hoy vamos un paso más allá con los juegos de rol en vivo.

Esta es una modalidad de juego donde los participantes no se limitan a imaginar, sino que, además, se desplazan a un entorno adecuado, actúan, se disfrazan para la ocasión, combaten con armas de juguete, etc. En buena medida es una gran obra teatral, pero con el guión a medio escribir: el resto se construye a través del propio juego.

La variedad en estos juegos es inmensa: desde pequeñas partidas entre amigos que llevan una tarde, hasta juegos masivos, con miles de participantes, que duran varios días. Y, como no podía ser menos, la ambientación histórica de tipo medieval es una de las que más adeptos tiene, al tratarse de un periodo que constituye una referencia común para la mayor parte de la gente en muchos aspectos.

Homo Ludens Historicus: juegos inspirados por la historia - Rol en vivo - Partida de softcombat en Colombia
Partida de softcombat en Colombia. Pese a la distancia con Europa, el combate de tipo medieval
tiene adeptos en todo el mundo (Bajo Asfalto)
No siempre se respeta la historicidad, ya que la fantasía épica de tipo medieval tiene también muchos adeptos… y es que esto no deja de ser un juego. El mundo pseudomedieval es muy atractivo en estas lides, tal como atestigua la popular novela río Canción de hielo y fuego (y su adaptación televisiva, Juego de tronos), con eventos inspirados en la misma como los organizados en Cuenca o en Mondéjar.

Por su parte, en Alemania se celebra el Drachenfest (el Festival del Dragón); por supuesto, al depender de los descendientes de los antiguos teutones, está todo bien organizado… y es que el juntar a más de 4.000 personas exige estar a la alturaEl también germánico Conquest of Mythodea transcurre igualmente en un mundo fantástico de tintes medievales, con más de 7.000 participantes, al igual que los franceses Chroniques de Kandorya y Les Racines de Crystal, el belga Avatar o el canadiense Duché de Bicolline.

En España, el decano de los juegos de rol en vivo es la Semana Medieval organizada por Time Lords (sin ánimo de lucro) desde 1996. La edad media catalana (desde la llegada de los godos hasta el siglo XIV) y sus leyendas constituyen la referencia del juego, que se ha celebrado en distintas localizaciones desde su comienzo; este año toca en un pueblecito de Gerona.

También en Cataluña tiene lugar (aunque últimamente no ha podido llevarse a cabo) la llamada Feria del Vellón, inspirada en el juego Aquelarre, del que ya hablamos. 40 personas participan en una trama  ambientada en el siglo XIV. Varios personajes, llevados por los más diversos motivos, confluyen en una posada durante el mercado de lana… y a partir de ahí comienza el juego.

Homo Ludens Historicus: Juegos inspirados por la historia - Rol en Vivo - Irmandiños, A Revolta
Fotografía de la edición 2008 de Irmandiños: A revolta (Hermandad del acero)
En Galicia se organizó, con participación de la Xunta, entre los años 2006 y 2008, el juego “Irmandiños: A revolta”. En el mismo se reconstruían los hechos de las revueltas contra la nobleza en el siglo XV, durante la (obviamente) revuelta Irmandiña. Aunque de momento no se ha celebrado la 4ª edición, ha llegado a constituir un record Guinness en España al llegar cerca del millar de participantes.

Aunque a lo mejor lo que les apetece es dejarse de tramas, y simplemente liarse a mamporros (de gomaespuma) vestido de caballero medieval, también puede hacerlo, con asociaciones como Forjacero, en la Casa de Campo de Madrid. Siempre, eso sí, teniendo en cuenta que el llamado softcombat que se emplea es un juego con armas inofensivas.

Dejando un poco atrás el mundo medieval mayoritario, hay otras opciones, claro. Sin entrar en temas de zombies, detectives y diversas ucronías, hay quien opta por partidas ambientadas en la Roma de los césares, la Isla Tortuga de los piratas, en la II Guerra Mundial, como en Hotel Varsovia, o en el oeste americano.

El hecho de que existan unas cuantas organizaciones que montan estos eventos (como WRG, 13 Negativo, Incivil, Aesir, EFEYL, Reinos Celtas, Asorr, etc.) sirve para hacerse una idea de que estas actividades tienen más público e importancia de lo que a primera vista puede parecer. Y como ejemplo de que a veces es difícil saber dónde acaba el juego y empieza la recreación, la asociación Héroes Legendarios demuestra que, si bien suele primar la fantasía, el rigor histórico en estos juegos puede llegar a ser muy alto. Incluso existen proyectos que no son exactamente lúdicos, basados en la reconstrucción histórica, como la Via Scipionis. De este tipo de valientes iniciativas hablaremos en otro momento.

Homo Ludens Historicus: Juegos inspirados por la historia - Rol en vivo. Arcabuceros de la asociación Héroes Legendarios
Recración de la asociación Héroes Legendarios (Portal Historia)
La imaginación es el límite: ¿alguien se atreve a organizar una partida en torno a la conquista de Numancia, ambientada en los hechos del 2 de Mayo, o, simplemente, recordando algún hecho importante de su pueblo? Aquí les dan algunas ideas sobre cómo organizarlo.

Y es que ponerse por unas horas una cota de malla, enarbolar un espada y liarse a guantazos (ficticios, claro) al grito de ¡Desperta ferro! parece una buena forma de pasar la tarde, soltar adrenalina y viajar en el tiempo, todo a la vez. Y si quieren meterse en el personaje, igual pueden tomar alguna clase de esgrima antigua

En la próxima entrada de este tema, última de la serie, analizaremos el mundo de los videojuegos con trama histórica. Hasta entonces cuídense.

lunes, 19 de mayo de 2014

Cinefórum: (pen)última adaptación de los mosqueteros

Cinefórum: (pen)última adaptación de los mosqueteros - Dartacán y los mosqueperros
Dartacán y los mosqueperros (Doblaje Wiki)
Uno para todos, y todos para uno. ¿Quién no reconoce este lema? Los que estamos ahora en la treintena la asociamos inmedia-tamente con la serie de dibujos de Dartacán y los mosqueperros, que nos sirvió, en muchos casos, para descubrir los fantásticos personajes creados por Alexandre Dumas.

Son, además, figuras con muy distinta apreciación por parte de los coautores de este blog. Si bien a Roberto no le llaman nada la atención, a mí me han fascinado siempre. De pequeño con los duelos a espada, y ya de mayor combinando esa faceta con las tramas políticas de la Francia de Luis XIII.

Con los años, claro, no podía hacer otra cosa que volverme seguidor de las novelas de Pérez-Reverte protagonizadas por el capitán Alatriste, réplica española contemporánea a las de Dumas. Además, como dice nuestro experto en moderna, él se queda con Olivares antes que con Richelieu, a pesar de que al francés casi siempre le salían sus planes y al español si ponía un circo le crecían los enanos.

La cuestión es que, realmente, ninguna de las distintas adaptaciones cinematográficas creadas hasta la fecha ha conseguido dar del todo con la tecla, a pesar de haber decenas de ellas... y no digamos nada de la adaptación de Alatriste, que hubiera dado para una buena trilogía y se quedó en una mediocre única película.

Sí, efectivamente, hay adaptaciones muy entretenidas, por ejemplo, la de 1948 con Gene Kelly y Lana Turner tiene el encanto de las películas de su época, con toques de comedia y de musical. Hay distintas versiones de Disney, y obras basadas en otras novelas con Athos, Porthos, Aramis y D'Artagnan, como El hombre de la máscara de hierro, cuya versión de 1998 tiene el principal mérito de aunar un gran reparto. Y también hay auténticas aberraciones, como la versión de 2011 dirigida por Paul Anderson.

Cinefórum: (pen)última adaptación de los mosqueteros - Dibujo de Maurice Leloir
D'Artagnan y los mosqueteros, por Maurice Leloir
(Wikimedia)
¿A qué viene todo esto, preguntan? Pues a que he terminado recientemente de ver la última adaptación de los personajes, que, aprovechando el gran momento que están teniendo las series televisivas, ha realizado la BBC con el título Los mosqueteros. Y si bien no es una serie memorable, creo que merece la pena: todo lo que lleva el sello de esta cadena es apuesta casi segura, ya saben.

De momento sólo se ha emitido la primera temporada (ya está firmada la segunda), pero lo visto hasta ahora me ha gustado, precisamente al no ceñirse a las novelas. Los personajes y sus relaciones son las mismas que aquellas descritas por Dumas, pero no así sus aventuras, aunque se basan en la misma idea. Pese a no haber continuidad en la historia (cada capítulo es una aventura diferente), se basa en el mismo tablero de ajedrez, donde se reflejan el poder del rey y el del cardenal con el trasfondo de los conflictos religiosos y políticos del siglo XVII francés.

Tal vez lo que más me ha gustado son los combates, alejados de volatines, planos a cámara superlenta, exhibiciones gimnásticas y otros fuegos de artificio. En los mismos hay tanta pólvora como acero, cada lance de espada busca eliminar a un adversario y no entrechocar el metal de forma espectacular, y son perfectamente válidos puñales, patadas, codazos y cualquier triquiñuela destinada a salir ileso. 

En lo referente al reparto, una vez más son imprescindibles "los malos", ya que los personajes de Richeliu y Milady de Winter (auténtica femme fatale) destacan sobre el resto, aunque van de menos a más. Por contra, a este D'Artagnan le falta algo para convertirse en el verdadero protagonista de la historia.

Cinefórum: (pen)última adaptación de los mosqueteros - Protagonistas de la serie
Los protagonistas de la serie (Temporada Final)
La ambientación histórica está bastante bien conseguida, aunque en algunos momentos sólo deja destellos que podrían haberse explotado un poco más. Por otra parte, si alguien espera que la serie sea sorprendente y con giros imprevisibles, temo que no es el caso: si bien la trama no es la misma que en las novelas, sigue un esquema muy similar, por lo que puede defraudar a los que continua-mente buscan una vuelta de tuerca de los personajes clásicos.

En resumen: ¿es una serie magnífica? No. Pero sí es una serie que gustará a todos los aficionados al género de aventuras, y especialmente las de capa y espada, y que no busquen otra cosa que disfrutar un buen rato y pegar un breve vistazo al siglo XVII.

sábado, 17 de mayo de 2014

Seminario UAM "Portugueses y bárbaros: Antigüedad clásica e imaginación etnográfica en el Portugal de los siglos XVI y XVII".


Seminario de Historia Cultural: 

Lunes, 19 de mayo, a las 12 horas.

Lugar:  Sala de Juntas del Departamento de Historia Moderna
Módulo VI
Teléfono: 914974559


Coordinadores
James S. Amelang - james.amelang[arroba]uam.es
María José del Río - mjose.delrio[arroba]uam.es


Conferencia a cargo de Saúl Martínez Bermejo, del CHAM, Universidade Nova de Lisboa, hablará sobre "Portugueses y bárbaros: Antigüedad clásica e imaginación etnográfica en el Portugal de los siglos XVI y XVII".



Seminario UAM "Portugueses y bárbaros: Antigüedad clásica e imaginación etnográfica en el Portugal de los siglos XVI y XVII". Lunes, 19 de mayo, a las 12 horas. Saúl Martínez Bermejo, a la derecha, en los estudios de Radio Círculo  grabando un programa de Contratiempo junto con el blogger  Mario Agudo y un servidor.
Saúl Martínez Bermejo, a la derecha, en los estudios de Radio Círculo
grabando un programa de Contratiempo junto con el blogger
Mario Agudo y un servidor. Archivo propio

¿Qué decir de Saúl si hemos sido compañeros en algunas batallas? ¡Desde 2006 donde me llega la memoria! Pues que me parece un grandísimo profesional y que siempre le he escuchado con atención y respeto, porque lo merece y porque su enorme trabajo le avala.

Sus publicaciones son los siguientes:


-Translating Tacitus. The reception of Tacitus’ works in the vernacular languages of Europe, 16th-17th centuries, Pisa, Pisa University Press, 2010.

-Layers of Power in Europe (co-edited with D. Martykánova and M. Samardzic), Pisa, Pisa University Press, 2010.

-“Monólogo. Educación, tradición y comunicación en la historiografía académica española”) (co-authored with J. Castro Ibaseta), in P. Sánchez León and J. Izquierdo Martín (eds.), El fin de los historiadores. Pensar históricamente en el siglo XXI, Madrid, Siglo XXI, 2008.


-“Beyond Luxury: Sumptuary Legislation in 17th-century Castile”, in G. Lottes, E. Medijainen, and J. Viðar Sigurðsson (eds.), Making, Using and Resisting the Law, Pisa, Pisa University Press, 2008.


Sólo me queda desearos que sea de vuestro interés y que disfrutéis de la misma. Siempre me apena no poder ir a algún seminario por motivos laborales, pero en este caso la pena es mayor por motivos obvios.

¡Mucha suerte D. Saúl!



jueves, 15 de mayo de 2014

La Plaza Mayor de Madrid. Corazón de la villa y corte de San Isidro.

Hoy se celebra en Madrid capital el día de San Isidro, santo al que ya dedicamos la entrada San Isidro. Vida, milagros, obras de arte y peticiones. Toca por tanto hoy tocar un tema madrileño sin perder de vista que este blog trata de ser interesante para todos. Valencianos, catalanes, andaluces, mexicanos, argentinos o madrileños. 

Nunca he estado completamente de acuerdo con ése eslogan de Carlos III, el mejor alcalde de Madrid. Nadie niega lo mucho que hizo el citado rey en la capital, pero creo más importante la elección de Felipe II de Madrid como corte de su Monarquía que su embellecimiento. Cuidado, embellecimiento que no fue gratuito, que no fue por aquello de que "quedara bonito". El Paseo del Prado es la realización de la idea del despotismo ilustrado de Carlos III. Siempre tendemos a olvidar que el Arte no es, por lo general, inocente. Era la publicidad institucional de la época. 

Siempre ha sido motivo de especulaciones por qué el Rey Prudente eligió un "poblachón manchego" como capital de su imperio. Muchas han sido las teorías al respecto, pero permitan que les diga que a mí me parece de lo más obvio que el Rey Prudente eligiera Madrid y no otra población. Toledo, corazón espiritual de España era una ciudad con pocas posibilidades geográficas de crecer y albergar una capital y, más importante, en ella su obispo detentaba el poder absoluto en la misma. Un poder que podía hacer sombra a la monarquía. Sevilla era una buena opción por su "cercanía" de sus territorios de ultramar, pero las grandes casas nobiliarias y su lejanía de sus territorios europeos jugaron en su contra. ¿Lisboa? Hubiese servido para incluir de manera más efectiva a los portugueses en la Corona y estaba igualmente conectada con los territorios de ultramar. Poneos en la época y decidle a la nobleza castellana que os lleváis la capital a Lisboa. Impracticable y volvemos a hacer notar su lejanía con territorios como Flandes. 

La solución, un sitio que esté equidistante de todos los territorios de la Monarquía, una población que asegure crecimiento futuro, que no esté bajo la sombra de poderes terrenales y donde la Monarquía pueda planificar su programa urbanístico a imagen y semejanza de su idea política y ése sitio era Madrid. Tampoco debemos olvidar que ya Madrid había sido residencia de la Corte en otros momentos y la cercanía de muchos cotos de caza muy queridos por la Monarquía.

Elegida la capital llegaba el momento de ponerse manos a la obra y plasmar esa idea de poder. Y el corazón de la misma fue la Plaza Mayor de Madrid. Felipe II bien podría haber sido conocido como "El Rey arquitecto". Pues no sólo legó a la región de Madrid el grandioso Monasterio de El Escorial, sino que se nos suele olvidar la reforma de lo que debió ser el grandioso Palacio de Valsaín entre otras construcciones. 
"...fue diestrísimo en la geometría y arquitectura, y tenía tanta destreza en disponer las trazas de los palacios, jardines y otras cosas, que cuando Francisco de Mora, mi tío, trazador mayor, y Juan de Herrera, su antecesor, le traían la primera planta, de tal modo mandaba quitar o poner o mudar como si fuera un Vitruvio o un Sebastián Serlio. Alcanzó tanto en esta facultad, que excedió los más peritos en ella; y por ser tanta su destreza y afición, tenía mi tío todos los días una hora destinada para acudir a la consulta de las trazas de Su Majestad que fue inclinadísimo a edificar, como lo manifiestan las innumerables obras que hizo."
Así se expresaba Baltasar Porreño, sobrino del arquitecto real Francisco de Mora en una biografía dedicada al rey. Evidentemente no podemos dejar de lado el componente de loa al poderoso que en ella hay, pero no debía de andar muy desencaminado. Y es que Felipe debía desesperar a sus ministros, porque efectívamente, con todo lo que tenía encima de la mesa (esa manía suya de no delegar), se dedicaba a "perder el tiempo" con sus arquitectos opinando hasta de la piedra a utilizar.

Felipe II quería donar a su hijo Felipe III una capital digna de la Monarquía Universal y bien sabía el rey que su hijo poco podía aportar. De él decía su «Dios, que me ha dado tantos reinos, me ha negado un hijo capaz de gobernarlos. Temo que me lo gobiernen». Traducción actual, y perdonen la frivolidad, "Este hijo mío es tonto" versión Felipe II, cuya prudencia le hizo ser más suave que a cualquiera de nuestros padres. Que no sé si lo era, pero menos trabajador que su padre y con menos ganas de gobernar sí que se le veía al mozalbete rey.

Volviendo a la Plaza Mayor decir que la traza actual que vemos se la debemos en gran parte a Felipe II. Él no la vería terminada y mucho menos la imaginó como la conocemos ahora, pero reitero que el espíritu de la misma fue imaginada por Felipe II. Su hijo y sucesores posteriores se limitaron en gran medida a seguir el plan ya marcado.


La plaza ya existía como Plaza del Arrabal cuando menos desde el S. XV y para imaginarla en aquellos años debemos fijarnos en las bellas plazas de Chinchón o Medina del Campo. El primer porticado de la plaza se lo debemos a la idea de un vecino de la misma llamado Mari Gómez, que en 1541 para elevar el precio de su inmueble tuvo la idea de porticarlo. Tanto gustó la idea que en 1552, el ayuntamiento encargó al alarife Antonio Sillero la elaboración de un diseño uniforme de soportales para la plaza. Este diseño sería muy similar al que ahora podemos ver en la Calle Mayor de Alcalá de Henares, otra fascinante ciudad.

La Plaza Mayor de Madrid. Corazón de la villa y corte de San Isidro.Calle Mayor de Alcalá de Henares en 1910, donde se pueden apreciar los soportales. Modelo de lo que pudieron ser los primeros soportales de la Plaza Mayor de Madrid
Calle Mayor de Alcalá de Henares en 1910, donde se pueden apreciar los soportales.

La Plaza, que tuvo trazado irregular hasta siglos después, tenía sobre todo función de mercado, pero Felipe quería un escenario para demostrar su poder y esta fue la Plaza Mayor. Siempre se incide en la imagen de Felipe como ése rey cansado y oscuro que Sofonisba retrató con tanta maestría, pero se nos olvida aquel rey jóven y renacentista que se hizo larguísimo "erasmus"  conociendo la arquitectura de toda Europa en su Felicísimo viaje.

La Plaza Mayor de Madrid. Corazón de la villa y corte de San Isidro. Casa de la Panadería, Plaza Mayor de Madrid, verdadero centro neurálgico de la misma.
Casa de la Panadería, Plaza Mayor de Madrid.

Mirad los tejados de pizarra de las torres de la Casa de la Panadería. De indudable influencia flamenca y que tanto éxito han tenido en Madrid hasta hoy. Ejemplo de ello es la iglesia de Santa Teresa y Santa Isabel de los años 50. Los expertos también hablan de influencia clave para la Casa de la Panadería del antiguo Ayuntamiento de Amberes, y digo antiguo porque los españoles lo incendiaron en el saqueo de 1576. Los saqueos y la arquitectura no se llevan bien. Las trazas de influencia italiana según los expertos también se dan en la plaza. Y ahora sumemos, influencia flamenca, española e italiana. El imperio al completo se mostraba a los madrileños en un edificio, en una plaza, donde el rey daba pan a sus hambrientos súbditos. Como idea de poder no está nada mal. ¿No os parece?

La Plaza Mayor de Madrid. Corazón de la villa y corte de San Isidro.Saqueo y quema del ayuntamiento de Amberes en 1576. Ayuntamiento de Amberes como modelo de la Casa de la Panadería
Saqueo y quema del ayuntamiento de Amberes en 1576

Ironías de la vida. En la Plaza Mayor podemos ver la estatua de Felipe III y un texto en la Casa de la Panadería, de Felipe IV otro texto en la citada Casa, el escudo de Carlos II luce en la portada de la misma, pero de Felipe II nada. Esta injusticia parece que va a ser enmendada poniendo una estatua de Felipe II en la también interesante y bella Plaza de la Villa, aunque el damnificado sea ahora D. Álvaro de Bazán.

La Plaza Mayor de Madrid. Corazón de la villa y corte de San Isidro.Recreación del diario ABC de la Plaza de la Villa con la estatua de Felipe II. Estatua que intenta enmendar la injusticia de la falta de una escultura del Rey Prudente en Madrid.
Recreación del diario ABC de la Plaza de la Villa con la estatua de Felipe II

Dejo para mejor ocasión lo muchísimo que queda por contar de esta plaza. Los incendios, los innumerables cambios, las miles de historias que empapan sus muros, pero este post es ya demasiado largo. Juan seguro que me regaña, y con razón, cuando vuelva del puente, por ignorar el libro de estilo de Licencia Histórica. No voy a tener "villa y corte" para correr.

Sólo me queda, por aquello de no hacer un "Pío Moa" y no citar mis fuentes, decir que este post es pálido  y apresurado reflejo del fantástico libro de Juan Escobar La Plaza Mayor y los orígenes del Madrid Barroco editado por Nerea en 2007.

lunes, 12 de mayo de 2014

En torno a la Microhistoria: dos o tres cosas que supongo he aprendido de ella II: Historia nocturna, el descenso a los infiernos microhistóricos.

En la entrada En torno a la Microhistoria: dos o tres cosas que supongo he aprendido de ella, comenzábamos el análisis de esta fascinante forma de hacer historia. En ella remarcábamos la importancia capital de un libro de Carlo Ginzburg llamado Historia nocturna. Las raíces antropológicas del relato. 

Empecemos diciendo que a ver si los planetas se alinean y algún editor se anima a reeditar este imprescindible libro en un formato digno. La última edición de Península con su paupérrimo papel y su letra diminuta no le hacen justicia, y a pesar de ello, gracias a la editorial por publicarlo. Es mejor tenerlo así que no tenerlo. Ya puestos a pedir, tampoco se entiende que Los benandanti. Brujería y cultos agrarios entre los siglos XVI y XVII siga en los infiernos de los descatalogados

Como decíamos para continuar con nuestro análisis vamos a centrarnos en Historia nocturna. Hoy "sólo" vamos a resumirlo. Y entrecomillo el sólo pues quienes han leído el libro saben que es complicado hacerlo en poco espacio. En el próximo post nos dedicaremos a su análisis. 

¿Qué es el aquelarre? En principio una pregunta fácil, muchos europeos darían una respuesta muy similar a esta pregunta. Más difícil es saber cómo se formó esta imagen en la mente de los europeos y aún más complicado desentrañas los orígenes del mismo. ¿Discurso creado por las élites o por el pueblo? Pues como Ginzburg dice estamos ante una formación cultural de compromiso. 

Ginzburg constata las similitudes de chamanes, benandanti y la secta de los brujos. Una cosa es constatar y otra explicar, y para ello la Historia tradicional se muestra incapaz. Por ello se hacía necesario articular un modelo propio excediendo los límites de la Historia como ciencia y que se apropiara de todos las herramientas de otras ciencias que le sirvieran para su trabajo. ¿Eso es la microhistoria? Más o menos, no adelantemos acontecimientos. 

En torno a la Microhistoria: dos o tres cosas que supongo he aprendido de ella II: Historia nocturna, el descenso a los infiernos microhistóricos. Portada de Historia nocturna, un desciframiento del aquelarre
Mítica portada de la edición de Muchnik editores
¿Cómo es posible que se insertara en la mente de los europeos de la idea de una conspiración mundial de brujos? Ahora mismo estoy mordiéndome la lengua para no establecer paralelismos con las ideas conspiranóicas actuales... volvamos a la Edad Moderna antes de meterme en jardines demasiado frondosos. Esta pregunta evidentemente no fue planteada por primera ver por Ginzburg, sino que ya había muchos trabajos previos que son desechados con argumentos y critero por Ginzburg  en un extenso prólogo.

Hay tres momentos clave en la formación de esta conspiración brujeril. Nos situamos en la Francia de 1321, donde debido a la situación de carestía y la presión centralista de la monarquía la población sufre enormemente. El chivo expiatorio se sirve en bandeja, hay una conjura de leprosos, luego se unirían los judíos y hasta el rey de Granada, contra ellos. El plan era envenenar las aguas para quedarse con el mundo. 

Este modelo se repetirá en 1348, también en Francia, con algunas diferencias. Mientras que en un primer momento élites y pueblo se mueven de manera conjunta, es esta ocasión los primeros achacan la enfermedad a imprecisos enemigos del rey y misteriosos mendigos, mientras que el pueblo se lanza en una furia antijudía incontenible. Los leprosos desaparecián de escena. Tercer momento, bula del papa Alejandro V de principios del XV, cuando la idea de conjura ya no tiene como protagonistas a leprosos o judíos, sino al mismísimo diablo, que conspira para acabar con la cristiandad utilizando a los brujos. Aquí la relación no es tan evidente como en otros momentos y la conexión tiene que ser intuida por medio del paradigma indiciario.

Hasta aquí la primera parte del libro. Buen análisis sin más. Y desde aquí Ginzburg parece decir "A volar, y el que pueda que me siga". Porque iniciamos un viaje a través de toda la historia del mundo, y a lo largo y ancho de toda la geografía. No hay límites espaciales ni temporales para explicar el aquelarre. La Historia por sí misma no puede hacerlo y acudirá a la Antropología y a cualquier ciencia que le ayude en su empeño. Aviso para navegantes: para hacer esto hay que ser muy pero que muy bueno.

Aquí no me puedo detener a explicar qué es un aquelarre, aunque con la entrada que podéis leer aquí os podréis hacer una buena idea. Muchas de las acusaciones ya las podemos rastrear en los textos del egipcio Manetón. Dos de ellas son especialmente interesantes; el vuelo nocturno y la cojera mítica.

El vuelo mítico ya podemos relacionarlo en el texto de Reginione de Prum del 906, donde se relata cómo algunas mujeres, seducidas por el demonio, tienen la ilusión de cabalgar sobre animales volando en la noche acompañando a Diana. Ginzburg habla de sincretismo cultural en este caso. La cáscara clásica de Diana pero rellenada con material de filiación celta, ya que Diana nunca cabalgó sobre animales, y sí lo hicieron diosas celtas como Epona, diosa de establos y caballos. Estas diosas nocturnas tienen su conexión con un sustrato mitológico de carácter euroasiático previo que puede rastrearse incluso en los cazadores siberianos y  que, desfigurado, llegó a ser el aquelarre. Otra vez nos encontramos ante un uso extremo del paradigma indiciario.

Ya Heródoto habla de personas que se convierten en animales para luchar, mito que parece ser hunde sus raíces en el Paleolítico y que también se localiza en el continente americano, alejado miles de kilómetros de los europeos y sin conexión entre ambos. Así seguían haciendo Benandanti, Táltos u Osetas siglos después y en lugares diferentes.

En torno a la Microhistoria: dos o tres cosas que supongo he aprendido de ella II: Historia nocturna, el descenso a los infiernos microhistóricos. Crisme Vauderye 1460. Una de las primeras representaciones del Aquelarre.
Crisme Vauderye 1460. Una de las primeras representaciones del Aquelarre.
Hablemos de la cojera mítica. El diablo es cojo y esta cojera es clave para seguir desenmarañando la madeja del aquelarre. Aquí el que vuela es Ginzburg, partiendo de la Esfinge y pasando por Edipo, Melampo, Jasón, Aquiles, Hermes, Teseo, Dionisos, Apolo o Hades: todos tienen conexión con la cojera mítica, aquella que nos pone en un contacto más directo con el suelo y por tanto con el inframundo. ¿Sólo en el mundo griego? En China la danza Yu, donde se arrastran los pies, nos permite ver la extensión espacial del mito e incluso, nuestra ahora edulcorada y "disneyzada" Cenicienta nos hace ver su extensión temporal.

Analizados todos los elementos, ¿cuál es la conclusión de Ginzburg? Que debemos postular a favor de una unidad mitológica euroasiática subterránea cuya comprobación escapa a los recursos de la Historia y cualquier otra ciencia. Respuesta fundamentada pero no concluyente en un intento de explicar antes que encogerse de hombros.

Hasta aquí este forzado brevísimo análisis. Mucho aún por decir sobre la importancia de Calendas y Saturnales en la configuración del mito del Akelarre, mucho por ahondar en este fascinante texto de muchísima riqueza documental y sobre todo de ideas. Al menos espero os sea útil para en posteriores post, tomando como modelo este libro, desentrañemos un poco qué es esto de la microhistoria. 

jueves, 8 de mayo de 2014

Homo Ludens Historicus: juegos inspirados por la historia (II)

Por última vez... ¡No puedes jugar con un samurái a mi partida de "La llamada de Cthulhu"!
Dicho por un “dungeon master”

Como decíamos ayer, el juego es una parte básica en nuestro aprendizaje; y, como no podía ser menos, el aprendizaje de la historia no puede quedar fuera de este proceso. Más allá de los juegos de tablero de los que ya hablamos, una forma interesante de jugar y aprender historia a un tiempo son los juegos de rol.

Tal vez alguno de ustedes piense que jamás jugaría a algo así, e incluso a alguno le suene raro, pero, permítanme lanzarles una pregunta: ¿nunca, de niños, han jugado a ser caballeros medievales empuñando un palo como espada y montando una escoba como caballo? ¿Ni a, con un parche en el ojo, surcar los siete mares en su bajel pirata (por más que los adultos dijeran que era una caja) en busca de botín? ¿Ni siquiera a defenderse en un fuerte de cartón, disparando a los “indios” con una pistola de agua? Pues enhorabuena: si alguna vez han hecho esto, han jugado al rol.

Homo Ludens Historicus: juegos inspirados por la historia - Calvin y su alter ego el comandante Spiff
Calvin y su alter ego, el comandante Spiff (Webring.org)
Obviamente, el juego desde un punto de vista adulto mantiene una ambientación y reglas distintas; puesto que nuestra imaginación con los años no mantiene el mismo nivel, pero podemos aplicar la frase de R. L. Stevenson: el arte es un juego, pero hay que jugar con la seriedad de un niño que juega. La cuestión es que debemos mantener esa actitud y ayudar a la imaginación con ella, unas reglas y, sobre todo, ganas de pasarlo bien.

Nos centraremos hoy en los juegos clásicos, de tablero; aunque hablaremos en otro momento de videojuegos, es preciso indicar que entre los juegos de rol hay a menudo versiones para ordenador y para jugar por correo electrónico, de modo que los participantes no tengan que estar físicamente juntos. Como sabrán ya, el juego de rol clásico por antonomasia es el Dragones y Mazmorras (Dungeons & Dragons), ambientada en un mundo fantástico con guerreros, magos, elfos, etc. Famosos también son el que transcurre en la Tierra Media, en torno a la historia de El señor de los anillos. Otros son Star Wars, La llamada de Cthulhu, Vampiro: la mascarada, Warhammer,… la oferta es amplia y variada.

Y, por supuesto, no pueden faltar los juegos con una ambientación histórica realista; aunque en ocasiones se puedan tomar licencias, en ellos el trasfondo histórico ha de ser coherente, y lo más mimado posible por parte de los implicados (principalmente el director del juego, o dungeon master).

Homo Ludens Historicus: juegos inspirados por la historia - Capitán Alatriste
Alatriste (Devir)
La posibilidad de participar en una batalla célebre, formar parte de una trama que podría haber cambiado el curso de la historia, o imaginar los entresijos de algún hecho histórico conocido puede excitar la imaginación y curiosidad de cualquiera si se hace bien. Además, la cultura general necesaria (sobre todo en torno a la época escogida y sus hechos) para dirigir un juego como ésta es bastante alta, ya que hay que evitar que los jugadores se pasen de listos, como suele ser costumbre.

¿Ejemplos, dicen? Pues unos cuantos, y varios de ellos españoles. Por ejemplo, En garde! nos lleva hasta el París de los tres mosqueteros. Tiene su réplica en el español Capitán Alatriste; inspirado en las novelas de Pérez-Reverte, nos sumerge en nuestro Siglo de Oro, donde podremos luchar a toledana y vizcaína en un callejón, y encarnar a soldados de los tercios, pícaros, sacerdotes, poetas, truhanes, inquisidores, etc.

Si son ustedes más anglófilos, con Maelstrom pueden moverse en el escenario de la Inglaterra de los siglos XVI y XVII; este además introduce algo de fantasía ya que incluye como posibilidad el uso de magia… creo que un especialista en casos inquisitoriales y brujería podría hacer interesantes lecturas al respecto. Pero tal vez, en la misma época, prefieran ustedes unirse a la tripulación de un navío que enarbole la Jolly Roger como pabellón: esto podrán hacerlo en ¡Piratas!, y cobrarse veinte presas a despecho del inglés. Y en el lejano oriente, Sengoku nos da la posibilidad de movernos en el mundo de los samuráis del siglo XVI.

Homo Ludens Historicus: juegos inspirados por la historia - Far West
Far West, el juego (Fragmentos de rol)
Si, a lomos de su caballo, levantan la vista y ven, recortándose contra el horizonte, una diligencia de la Wells Fargo & Co perseguida por la banda de Jesse James, sin duda están jugando a Far West. Una vez al otro lado del Mississippi lleven suficiente munición, y no disparen hasta verles el blanco de los ojos.

La historia reciente también está representada en estos juegos. Gangbusters se ambienta en el EEUU de los años 20… concretamente en el mundo de la mafia y la ley seca. Tal vez prefieran participar en el conflicto por antonomasia, la Segunda Guerra Mundial: esto podrán hacerlo con Comandos de guerra: con los Aliados o con el Eje, en Normandía, Guadalcanal, Stalingrado, Midway o el gueto de Varsovia… todas las posibilidades están abiertas. Aunque, en caso de preferir avanzar por la selva rodeado de charlies, pueden optar por jugar al RECON, ambientado en la guerra de Vietnam.

Una época que no podía faltar es la edad media, y una de las grandes referencias es Pendragón: la mítica corte de Camelot es la referencia para ambientar este juego, donde la magia tiene también cabida. Siendo estrictos, el mundo de artúrico de la mesa redonda es legendario y no histórico, pero la actitud y conocimientos de jugadores y director de juego pueden enfocar el mismo a una mayor aproximación al contexto real.

Y como última referencia, citaré el español Aquelarre, que seguro que encantará a los medievalistas, si bien el concepto que le da nombre realmente pertenece a la edad moderna. La baja edad media ibérica, y sus leyendas, son el escenario en que transcurren las partidas. Los hechos y personajes históricos se entremezclan con el cuélebre, el basajaun, las meigas, los follets y toda la mitología de la península. Será decisión del master y los participantes, encarnando caballeros, monjes, nobles, juglares, alquimistas, almogávares, etc., no dar credibilidad a estas leyendas… o asumir que, haberlas, haylas.

Homo Ludens Historicus: juegos inspirados por la historia - Aquelarre, el juego de rol
Aquelarre: juego de rol ambientado en la península ibérica medieval, donde haberlas, haylas (No solo rol)
En fin, que, como ven, la oferta es amplia y variada. Lamentablemente, no todos son fáciles de encontrar, ya que con la irrupción de las adaptaciones para videojuegos, las ediciones en papel han sufrido mucho, y algunos solo están disponibles en su versión inglesa.

Tengamos en cuenta también que cada uno de estos juegos tiene su propia mecánica, y, si bien la habitual pasa por una hoja de personaje con una serie de atributos y tiradas de dados, no siempre es así; amén de lo atractivo de la propuesta en cuanto a época, opciones y tipos de misión, busquen un juego cuyas reglas les resulten cómodas y adecuadas. Para un novato en estos temas, un juego con muchísimas variables resultará lento y pesado, mientras para alguien avezado en estas lides, uno excesivamente simple le resultará aburrido. En todo caso, la labor del director del juego y la imaginación de cada uno serán, siempre, la clave.

Un género de juegos de rol que se encuentra en alza es el rol en vivo. Pero esa es otra historia, de la que hablaremos otro día. Hasta entonces, cuídense.