jueves, 6 de noviembre de 2014

25 años después: la caída del muro de Berlín

And when they've given you their all
Some stagger and fall, after all it's not easy
Banging your heart against some mad bugger's wall.
Outside the Wall
Pink Floyd

Puede que sea, tras el estallido del Challenger, el primer recuerdo de un hecho histórico que tengo, aunque realmente no lo entendiera bien. Recuerdo las imágenes en la televisión de gente subida a un muro, y de alguien golpeándolo con un mazo. Y que todo el mundo hablaba de ese muro, de la RDA (yo no entendía por qué llamaban democrática precisamente a la parte comunista de Alemania), de la URSS y de Berlín.

25 años de la caída del muro de Berlín - Cartel del Checkpoint Charlie
Cartel fronterizo del célebre Checkpoint Charlie
(Archivo propio)
Y es que la capital alemana (ciudad fascinante de la que ya les hablamos tiempo ha) se había convertido, por enésima vez en el siglo XX, en el epicentro de la historia. El 9 de Noviembre de 1989 el mundo sólo tenía ojos para una ciudad que, tras ser la capital del Tercer Reich, había sido completamente arrasada por el Ejército Rojo, dividida en distintos sectores controlados por los aliados y protagonizado distintos conflictos entre la URSS (junto a su gobierno títere en Alemania Oriental) y los gobiernos democráticos occidentales.

Desde la caída de la ciudad en 1945, y su división en sectores, comenzaron los roces (provocados o no) entre los dos bandos que conformaron, a partir de aquel momento, la Guerra Fría. El bloqueo de Berlín en 1948 dejó claro que el imperio soviético (bien directamente la URSS, bien a través de sus países satélite) no tenía la intención de hacer concesiones, ni de disimular tan siquiera sus intenciones. Pero la respuesta occidental con el impresionante puente aéreo demostró una increíble capacidad logística de EEUU y sus aliados, además de la determinación de no ceder ni un palmo de terreno ante el bloque oriental. Tras el fin del bloqueo se formaron oficialmente la RFA y la RDA, las dos Alemanias, formalizando la existencia de dos bandos irreconciliables.

Pese a los esfuerzos de las autoridades de Alemania Oriental, hubo una migración masiva hacia la zona occidental; entre 1949 y 1961 unos 2,7 millones de alemanes orientales entraron en la RFA a través de Berlín (entre ellos mucha mano de obra cualificada), a los que se sumaron también checos y polacos. Además, había trabajadores orientales que vivían en la zona occidental, aprovechando los tipos de cambio y diferencias de precios, a lo que se sumó un importante mercado negro entre ambas partes. Y eso sin contar que la circulación entre ambas partes de la ciudad permitía comparar la diferencia de nivel de vida. 

25 años de la caída del muro de Berlín - Checkpoint Charlie engalanado en el 50º aniversario de la construcción del muro
El célebre Checkpoint Charlie, el día del 50º
aniversario del comienzo de la construcción
del muro (13/08/2011). Archivo propio.
En 1961 la RDA comenzó a tomar medidas para aislar Berlín occidental. Aunque en el mes de junio Walter Ulbricht declaraba que nadie tenía la intención de construir un muro, en la noche del 12 al 13 de agosto de 1961, sin previo aviso, se sellaron los accesos al oeste de la ciudad, erigiéndose barreras temporales y siendo arrancados los adoquines de las calles, además de prohibirse el tráfico en las zonas afectadas. No es casualidad que se escogiera un domingo de agosto para esta operación.

Las siguientes semanas fueron testigo de situaciones que podríamos considerar surrealistas si no fuera por sus implicaciones reales. Personas desa-lojadas, puertas y ventanas de casas aledañas tapiadas, intentos de huida, e incluso carros de combate sovié-ticos y norteamericanos situados durante 16 horas a pocos metros unos de otros; si bien parece que no hubo peligro real de que aquella situación degenerase en un conflicto armado, verdaderamente contribuía a añadir más leña al fuego. 

La tensión vivida en la ciudad durante días queda reflejada en un artículo como este, que repesca información publicada en el diario Arriba. Y la respuesta internacional no fue muy eficaz (ya sabemos como se las gastaban la URSS y sus secuaces), aunque haya dado a la historia reciente momentos icónicos, como la celebérrima frase Ich bin ein berliner pronunciada por Kennedy.

El "sistema de control fronterizo" fue evolucionando hasta convertirse en una estructura muy compleja con un muro de placas de hormigón, con alambradas, torretas defensivas, foso y vallas electrificadas. El tramo que atravesaba el centro de la ciudad tenía 43,1 km, de un total de 111,9 que aislaba Berlín occidental de la RDA. Entre 1961 y 1988 más de 100.000 ciudadanos de la RDA intentaron escapar hacia la RFA. Más de 600 personas fallecieron abatidas por los guardias fronterizos o por otras causas al intentar huir. Tan sólo en el Muro de Berlín hubo, por lo menos, 136 muertos entre 1961 y 1989.

25 años de la caída del muro de Berlín -Pintada en el East Side Gallery recordando a las víctimas.
Pintada en el East Side Gallery recordando a las víctimas.
Archivo propio.
Pero el muro de la vergüenza (que mantiene demasiados émulos) no iba a durar eternamente. Como dijo Milan Kundera, los comunistas descubrieron con el tiempo que la realidad les hacía trampas: en los países capitalistas los trabajadores tenían un nivel de vida mucho mayor, además de garantizarse sus libertades. La población de la RDA demandaba continuamente reformas en el sistema, incluyendo la relación con el bloque occidental. 


Buscando apaciguar a la sociedad y frenar de algún modo el éxodo hacia Checoslovaquia, se dictaron nuevas leyes. El 9 de noviembre de 1989, en torno a las 19:00, Günter Schabowski, Secretario del Comité Central de la RDA, anunciaba por sorpresa una nueva reglamentación de salida del país, sin condiciones especiales ni tiempo de espera. Ante la pregunta del periodista italiano Riccardo Ehrman sobre cuando entraba en vigor, afirmó (sin duda sin pensarlo previamente) que "Según lo entiendo, desde ahora mismo". 

A las 20:00 los medios del país ya anunciaban la noticia, y al poco rato masas de berlineses orientales ya se amontaban en los pasos fronterizos hacia la parte occidental. Los guardias no tenían muy claro que hacer. A las 21:20 el paso de Bornholmer Straße comenzó a permitir el paso de ciudadanos, aunque el responsable del servicio de pasaportes privó de nacionalidad a quienes cruzaron, sin ellos saberlo. A las 23:30 la presión ciudadana era tan grande que finalmente se abrieron las barreras, y 20.000 personas cruzaron el puente Bösebrücke sin control alguno. El resto de pasos fueron abiertos durante aquella noche. El muro de Berlín había perdido su terrorífico poder.


25 años de la caída del muro de Berlín - Pintada con el célebre beso entre Breznev (líder de la URSS) y Honecker (líder de la RDA) en el East Side Gallery.
Pintada con el célebre beso entre Breznev (líder de la URSS)
y Honecker (líder de la RDA) en el East Side Gallery.
Archivo propio
Abatido el monstruo, se construyó una nueva Alemania en torno a su cadáver. En 1990 se demolió el muro y la RDA se disolvió, integrándose en la República Federal de Alemania que hoy conocemos. Algunos tramos del muro se conservan, a modo de museo y memorial, como el presente en Bernauer Straße 111, o el llamado East Side Gallery. Hoy la capital alemana comienza a recuperar, para bien y para mal, el aspecto de una única ciudad, cerrando poco a poco las cicatrices de una herida abierta durante 28 años, de la que, en todo caso, intentan no olvidarse.

La caída del muro provocó un efecto dominó en el bloque oriental que culminó con la propia disolución de la URSS. Desde entonces, el mundo cambió para siempre. Pero esa, como suele decirse, es otra historia... en todo caso, pueden aprender más sobre todo esto mediante las recomendaciones que les dejamos aquí:

Filmografía:
Recursos web:

Bibliografía:
  • Becker, Jurgen Jakob (2003), Berlín después del Muro (antología), Fondo de Cultura Económica, México D.F.
  • Grass, Günter (2011), De Alemania a Alemania. Diario, 1990., Alfaguara, Madrid.
  • Taylor, Frederick (2009), El muro de Berlín, RBA, Barcelona.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.