jueves, 8 de mayo de 2014

Homo Ludens Historicus: juegos inspirados por la historia (II)

Por última vez... ¡No puedes jugar con un samurái a mi partida de "La llamada de Cthulhu"!
Dicho por un “dungeon master”

Como decíamos ayer, el juego es una parte básica en nuestro aprendizaje; y, como no podía ser menos, el aprendizaje de la historia no puede quedar fuera de este proceso. Más allá de los juegos de tablero de los que ya hablamos, una forma interesante de jugar y aprender historia a un tiempo son los juegos de rol.

Tal vez alguno de ustedes piense que jamás jugaría a algo así, e incluso a alguno le suene raro, pero, permítanme lanzarles una pregunta: ¿nunca, de niños, han jugado a ser caballeros medievales empuñando un palo como espada y montando una escoba como caballo? ¿Ni a, con un parche en el ojo, surcar los siete mares en su bajel pirata (por más que los adultos dijeran que era una caja) en busca de botín? ¿Ni siquiera a defenderse en un fuerte de cartón, disparando a los “indios” con una pistola de agua? Pues enhorabuena: si alguna vez han hecho esto, han jugado al rol.

Homo Ludens Historicus: juegos inspirados por la historia - Calvin y su alter ego el comandante Spiff
Calvin y su alter ego, el comandante Spiff (Webring.org)
Obviamente, el juego desde un punto de vista adulto mantiene una ambientación y reglas distintas; puesto que nuestra imaginación con los años no mantiene el mismo nivel, pero podemos aplicar la frase de R. L. Stevenson: el arte es un juego, pero hay que jugar con la seriedad de un niño que juega. La cuestión es que debemos mantener esa actitud y ayudar a la imaginación con ella, unas reglas y, sobre todo, ganas de pasarlo bien.

Nos centraremos hoy en los juegos clásicos, de tablero; aunque hablaremos en otro momento de videojuegos, es preciso indicar que entre los juegos de rol hay a menudo versiones para ordenador y para jugar por correo electrónico, de modo que los participantes no tengan que estar físicamente juntos. Como sabrán ya, el juego de rol clásico por antonomasia es el Dragones y Mazmorras (Dungeons & Dragons), ambientada en un mundo fantástico con guerreros, magos, elfos, etc. Famosos también son el que transcurre en la Tierra Media, en torno a la historia de El señor de los anillos. Otros son Star Wars, La llamada de Cthulhu, Vampiro: la mascarada, Warhammer,… la oferta es amplia y variada.

Y, por supuesto, no pueden faltar los juegos con una ambientación histórica realista; aunque en ocasiones se puedan tomar licencias, en ellos el trasfondo histórico ha de ser coherente, y lo más mimado posible por parte de los implicados (principalmente el director del juego, o dungeon master).

Homo Ludens Historicus: juegos inspirados por la historia - Capitán Alatriste
Alatriste (Devir)
La posibilidad de participar en una batalla célebre, formar parte de una trama que podría haber cambiado el curso de la historia, o imaginar los entresijos de algún hecho histórico conocido puede excitar la imaginación y curiosidad de cualquiera si se hace bien. Además, la cultura general necesaria (sobre todo en torno a la época escogida y sus hechos) para dirigir un juego como ésta es bastante alta, ya que hay que evitar que los jugadores se pasen de listos, como suele ser costumbre.

¿Ejemplos, dicen? Pues unos cuantos, y varios de ellos españoles. Por ejemplo, En garde! nos lleva hasta el París de los tres mosqueteros. Tiene su réplica en el español Capitán Alatriste; inspirado en las novelas de Pérez-Reverte, nos sumerge en nuestro Siglo de Oro, donde podremos luchar a toledana y vizcaína en un callejón, y encarnar a soldados de los tercios, pícaros, sacerdotes, poetas, truhanes, inquisidores, etc.

Si son ustedes más anglófilos, con Maelstrom pueden moverse en el escenario de la Inglaterra de los siglos XVI y XVII; este además introduce algo de fantasía ya que incluye como posibilidad el uso de magia… creo que un especialista en casos inquisitoriales y brujería podría hacer interesantes lecturas al respecto. Pero tal vez, en la misma época, prefieran ustedes unirse a la tripulación de un navío que enarbole la Jolly Roger como pabellón: esto podrán hacerlo en ¡Piratas!, y cobrarse veinte presas a despecho del inglés. Y en el lejano oriente, Sengoku nos da la posibilidad de movernos en el mundo de los samuráis del siglo XVI.

Homo Ludens Historicus: juegos inspirados por la historia - Far West
Far West, el juego (Fragmentos de rol)
Si, a lomos de su caballo, levantan la vista y ven, recortándose contra el horizonte, una diligencia de la Wells Fargo & Co perseguida por la banda de Jesse James, sin duda están jugando a Far West. Una vez al otro lado del Mississippi lleven suficiente munición, y no disparen hasta verles el blanco de los ojos.

La historia reciente también está representada en estos juegos. Gangbusters se ambienta en el EEUU de los años 20… concretamente en el mundo de la mafia y la ley seca. Tal vez prefieran participar en el conflicto por antonomasia, la Segunda Guerra Mundial: esto podrán hacerlo con Comandos de guerra: con los Aliados o con el Eje, en Normandía, Guadalcanal, Stalingrado, Midway o el gueto de Varsovia… todas las posibilidades están abiertas. Aunque, en caso de preferir avanzar por la selva rodeado de charlies, pueden optar por jugar al RECON, ambientado en la guerra de Vietnam.

Una época que no podía faltar es la edad media, y una de las grandes referencias es Pendragón: la mítica corte de Camelot es la referencia para ambientar este juego, donde la magia tiene también cabida. Siendo estrictos, el mundo de artúrico de la mesa redonda es legendario y no histórico, pero la actitud y conocimientos de jugadores y director de juego pueden enfocar el mismo a una mayor aproximación al contexto real.

Y como última referencia, citaré el español Aquelarre, que seguro que encantará a los medievalistas, si bien el concepto que le da nombre realmente pertenece a la edad moderna. La baja edad media ibérica, y sus leyendas, son el escenario en que transcurren las partidas. Los hechos y personajes históricos se entremezclan con el cuélebre, el basajaun, las meigas, los follets y toda la mitología de la península. Será decisión del master y los participantes, encarnando caballeros, monjes, nobles, juglares, alquimistas, almogávares, etc., no dar credibilidad a estas leyendas… o asumir que, haberlas, haylas.

Homo Ludens Historicus: juegos inspirados por la historia - Aquelarre, el juego de rol
Aquelarre: juego de rol ambientado en la península ibérica medieval, donde haberlas, haylas (No solo rol)
En fin, que, como ven, la oferta es amplia y variada. Lamentablemente, no todos son fáciles de encontrar, ya que con la irrupción de las adaptaciones para videojuegos, las ediciones en papel han sufrido mucho, y algunos solo están disponibles en su versión inglesa.

Tengamos en cuenta también que cada uno de estos juegos tiene su propia mecánica, y, si bien la habitual pasa por una hoja de personaje con una serie de atributos y tiradas de dados, no siempre es así; amén de lo atractivo de la propuesta en cuanto a época, opciones y tipos de misión, busquen un juego cuyas reglas les resulten cómodas y adecuadas. Para un novato en estos temas, un juego con muchísimas variables resultará lento y pesado, mientras para alguien avezado en estas lides, uno excesivamente simple le resultará aburrido. En todo caso, la labor del director del juego y la imaginación de cada uno serán, siempre, la clave.

Un género de juegos de rol que se encuentra en alza es el rol en vivo. Pero esa es otra historia, de la que hablaremos otro día. Hasta entonces, cuídense.

2 comentarios :

  1. No soy jugadora de este tipo de rol de tablero, pero os informo de otro juego (de factura española además) que va a salir en breve sobre la Alta Edad Media Vikinga, "Walhalla": http://www.walhallarol.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, _iRiS_ Una de nuestras más fieles lectoras :)

      Eliminar

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.