lunes, 24 de febrero de 2014

Fotos con historia: Bristol y Cardiff

Para esta entrada aprovecho como excusa el hecho de que está disputándose estas semanas el tradicional torneo de las 6 Naciones (uno de los más igualados de los últimos tiempos). Como ya saben nuestros asiduos, en los últimos años realizo con cierta frecuencia desplazamientos a las islas británicas para disfrutar de partidos (en ocasiones memorables) del noble deporte del balón oval. Y es que en términos deportivos me he unido a la resistance, siguiendo fervorosamente competiciones donde, pese a lo agresivo de la actividad, se mira mal al tramposo y el respeto (al árbitro, al rival y entre el público) es santo y seña... no como otros, y no miro a nadie.

Así pues, en 2011 nos desplazamos a Cardiff para disfrutar de un fin de semana dedicado al rugby, ya que se celebraban las finales de la Amlin Challenge Cup (el equivalente a la Europa League de fútbol) y, en el impresionante Millenium Stadium, la final de la Heineken Cup (la homóloga de la Champions League). Como no hay vuelos directos desde Madrid establecimos el campamento base en la cercana ciudad de Bristol, a donde sí hay vuelos, y una conexión muy cómoda con la capital galesa a través del ferrocarril. 

Ambas ciudades merecen una visita, sin duda; Bristol es bastante bonito, y, hasta cierto punto, el equivalente a Cádiz, al ser el principal punto de partida de las naves inglesas hacia América en la época de la colonización. Cardiff, por su parte, si bien es una ciudad cuya principal atracción es el estadio, tiene más cosas que enseñar.

Las fotos seleccionadas son en, en esta ocasión, el interior del castillo de Cardiff; situado en el centro de la ciudad, ¡y en llano!, es mucho más ornamental que defensivo, ya que los galeses no tuvieron grandes problemas al respecto, pero desde luego merece una visita.


Castillo de Cardiff
Castillo de Cardiff.
Al proceder de una familia que ha vivido durante un siglo de la minería del carbón, no podíamos menos que visitar también the coal exchangeoficina donde se negociaba todo aquello que tuviera que ver con el mismo. Y es que en esa tierra de cielo gris, verdes valles y negras entrañas, al igual que la tierra asturleonesa de la que procedo, el mineral ha sido tan importante como en la mía.

The coal exchange, Cardiff
The coal exchange, Cardiff
Y de Bristol, si bien tiene muchos bonitos sitios, el que más me gusto fue su estación central de ferrocarril, Temple Meads... no me negarán que es deliciósamente británica.

Estación de Temple Meads, Bristol
Estación de Temple Meads, Bristol
Por otra parte, hay una curiosidad en su iglesia principal, Saint Mary Redcliffe, que es el péndulo del caos; lo que resulta más chocante es encontrar este objeto en un templo, en lugar de en un museo de física... les dejo aquí la explicación correspondiente.

Péndulo caótico en Saint Mary Redcliffe, Bristol
Péndulo caótico en Saint Mary Redcliffe, Bristol
No duden en visitar ambas ciudades si tienen ocasión, especialmente la inglesa.

PD. Ganaron "los nuestros": Harlequins, con una brillante jugada que culminó en ensayo en el último minuto para derrotar a Stade Français, y los dublineses de Leinster, que tras irse al descanso perdiendo de 16 puntos ante Northampton, realizaron una remontada épica en la segunda parte.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.