lunes, 17 de febrero de 2014

Créditos bancarios para la financiación de estudios universitarios. La educación tenía un precio.

Sede del Banco de España en Salamanca. Créditos bancarios para la financiación de estudios universitarios. La educación tenía un precio
Antigua sede del Banco de España
de la universitaria Salamanca
Si hace unos días nos ocupábamos de los buscadores de becas, esta semana vamos a darle una vuelta a los créditos de estudios de las entidades financieras. Tras la enorme subida de tasas, los bancos han visto oportunidad de negocio en ello y han mejorado y actualizado sus productos para la financiación de estudios. No entraremos en valoraciones de ningún tipo, la realidad es esta y con estas cartas os ha tocado jugar.  Esto es lo que tenemos.

Cuando mi generación inició sus estudios, su pago no era ni mucho menos un gran problema. La situación económica de casi todos los padres permitía que éstos, con un pequeño esfuerzo adicional, pudieran hacer frente a los pagos de matrícula y material.

El mercado laboral de finales de siglo nos permitió a muchos trabajar unas horas los fines de semana y periodos vacacionales, lo que nos daba para hacer frente a los gastos de estudio, transportes y algo nos sobraba para nuestras copillas, digo… cosillas.

Este escenario por desgracia ha cambiado enormemente, y las familias tienen muchos menos recursos para hacer frente a una subida de tasas enorme. Y el mercado laboral está en la situación de todos conocemos.

Nosotros no teníamos la consciencia que tienen las nuevas generaciones de estar pagando por una educación, lo que ha provocado que el alumnado empiece a comportarse no como tal, sino como cliente. Y en ello hay una confusión de impredecibles consecuencias. Como bien ha dicho Nuccio Ordine, estamos marchando a La universidad-empresa y los estudiantes clientes

Merece la pena reseñar los problemas de este sistema en EEUU, donde existe actualmente un problema de impago de deudas con la universidad, a la cual han respondido los movimientos estudiantiles denunciando como publicidad engañosa las estadísticas de los centros acerca de los trabajos obtenidos por sus licenciados: es decir, a cambio de mi dinero espero un resultado directo. En este caso, el "cliente" quiere hacer valer también sus derechos.

Y es que, en todo caso, esta relación ha existido tradicionalmente, pero en Europa, donde el modelo social es muy diferente (todavía), ni la Universidad es una empresa, ni el alumno es un cliente. Es algo obvio, pero parece que hay que dejar claro este extremo.

Lo tenéis difícil, pero nuestra generación también haciendo frente a un escenario enormemente complicado. Nos educaron y nos prepararon para un mundo que, diciéndolo de manera educada, saltó por los aires con la crisis. Y ahora muchos nos movemos entre la perplejidad, el estupor y los temblores y otros se aferran a sus valores creyendo que todo volverá a la normalidad. Sinceramente, no sé qué pensar.

Madrileña sede del ya desaparecido Banco Español de Crédito (Banesto). Créditos bancarios para la financiación de estudios universitarios. La educación tenía un precio
Madrileña sede del ya desaparecido
Banco Español de Crédito (Banesto)
 
Dicho esto, humildes consejos generales antes de ni siquiera plantearse pedir un crédito. Yo lo veo como un último recurso. Antes las becas, solidaridad familiar o algún trabajo. Los créditos, créditos son. Hay que devolverlos con intereses. ¿Obvio?, puede pero no está de más recordarlo. No veáis en ello crítica alguna a los bancos y sí seriedad a la hora de hacer uso de ellos.

Los bancos son negocios que buscan beneficios, el agua moja y el sol calienta. Más obviedades, pero que no está de más recordar. La cuestión es que el negocio lo hagamos ambos, el banco y nosotros con ellos. El banco lo tiene claro, tenlo tú también. Si no estaremos haciendo el bobo. ¿Quién nos asegura que contemos con un trabajo cuando acabemos nuestros estudios? ¿Podrán nuestros padres hacer frente a las letras? Valorad seriamente todas estas variables.

Si estamos decididos a ello tendremos que tomar muy en serio el estudio de las opciones que el mercado bancario nos ofrece. Leed muy detenidamente las condiciones, valorad cualquier extremo con minuciosidad y si no conocéis algún término no dudéis en preguntar una y mil veces. ¿Qué es por ejemplo un periodo de carencia? ¿Qué comisión de apertura tiene? ¿Interés fijo o variable? ¿Qué es el T.A.E? Antes de firmar sabed exactamente a qué os estáis comprometiendo.

He escogido un producto de manera aleatoria, el Préstamo Máster de Catalunya Caixa. Dicho producto nos ofrece un crédito de 10.000 euros a un 8% nominal, con un 1% de comisión de apertura (50 euros mínimo), con un T.A.E. de 8,65 y con plazo de devolución de 5 años. El crédito se devuelve de la siguiente manera; los dos primeros años con cuotas sólo de intereses 67.67 euros al mes, y los tres siguientes a 313,36 euros al año. Resultado, de 10.000 euros concedidos terminarás pagando 12.981,09 euros. Estos son, negro sobre blanco, datos a tener en cuenta. 

Un saludo.

PD: Como en las series norteamericanas, en mi casa hemos creado una cuenta de estudios universitarios para mi hija de cuatro años…el futuro ya no es lo que era. 

2 comentarios :

  1. Una vergüenza que de los rescoldos aún calientes de la burbuja del ladrillo los bancos quieran sacar tajada creando otras dos en SANIDAD y EDUCACIÓN.
    El estudiante cliente...¿Tendrá siempre la razón? ¿Pasará como con los Masters que, después de pagar la talegada padre, a ver quien es el guapo que suspende a nadie sea lo "negao" que sea? PROSTITUCION

    ResponderEliminar
  2. Hola Maeglin:
    Evidentemente es una manera lícita de ver todo este tema. De todas maneras en privado, que espero que llegue el día en que nos conozcamos, podré hablar contigo de manera más directa.

    Un saludo y mil gracias por seguirnos desde hace tanto tiempo.

    ResponderEliminar

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.