lunes, 30 de septiembre de 2013

Fotos con Historia: Capilla y Dolmen de Santa Cruz o Altar de la Victoria. Cangas de Onís

Hay mil y un ejemplos de cómo los sitios sagrados no cambian a pesar de que cambien las religiones. El suelo sagrado, el enterramiento, suelen prevalecer por encima de los tiempos.

Exterior de la Capilla de Santa Cruz.
Archivo propio

Un caso de lo más llamativo en la localidad de Cangas de Onís. Me refiero a la Capilla y Dolmen de Santa Cruz o Altar de la Victoria. Construida por Favila, hijo de D. Pelayo y muerto por un oso, construyó en el 737 una iglesia dedicada a la Cruz de la Victoria, que su padre había utilizado en batalla. Actualmente la cruz la podemos admirar en la Cámara Santa de Oviedo, quedando una pobre reproducción en el lugar. 





Reproducción de la Cruz de la Victoria.
Archivo propio

Favila no eligió el sitio de manera casual. Se cree que el  s. IV había un pequeño templo romano, pero lo que sí es seguro es que el lugar es sagrado desde en torno al 4000 antes de Cristo como atestigua el dolmen magníficamente conservado. De la iglesia original y sus posteriores ampliaciones nada queda, pues el templo fue destruido en 1938 y reemplazado por la actual construcción. 

Dolmen bajo el suelo.Archivo propio

Ironías de la vida, durante mucho tiempo se creyó que la capilla era el lugar de enterramiento de Favila. Así lo pensaba la gente y lo recogía en el s. XVI Ambrosio de Morales. Por supuesto la tierra en torno al dolmen tenía para la gente propiedades curativas y no fue hasta finales del XIX cuando una excavación arqueológica puso las cosas en su sitio.

Dolmen bajo el suelo. Archivo propio



Lo mágico, lo sagrado, cambia de nombre pero no sus propiedades. Cuatro mil años de Historia nos avalan. 

Un saludo a todos.

jueves, 26 de septiembre de 2013

Del palo afilado a la ciberguerra: la tecnología en el campo de batalla (V)

Se me ocurrió que podía inventar una máquina —una pistola— que, por su rapidez de fuego, reemplace la necesidad de grandes ejércitos, y, en consecuencia, la exposición a la batalla y la enfermedad se vería muy disminuida.
Richard J. Gatling

Hola a todos. Tras revisar, antes del parón estival, en la anterior entrada la evolución de la guerra naval desde la edad media hasta los comienzos del siglo XX, retomamos el pulso a la guerra terrestre, que habíamos dejado aún en el siglo XVII. Además de la profesionalización de las fuerzas armadas, la tónica en cuanto a temas militares es, en este periodo, la búsqueda de armas de fuego más eficaces.

Para entender la evolución de la era de la pólvora, es preciso citar que las armas de fuego de los siglos XVII – XIX requerían una línea de batalla, que disparaban a una distancia de más o menos 50 metros contra una línea similar de soldados enemigos, dispuestos en varias filas; esto permitía tener una línea disparando mientras las otras estaban en alguna etapa de recarga y preparación del disparo. Lo cual requería de tropas bien entrenadas, a fin de poder realizar de forma eficaz estas maniobras. En la película El patriota puede verse bien representado el aspecto general de estas líneas de batalla y su funcionamiento.

El mosquete sufrió varias evoluciones, siendo la más importante de ellas la sustitución de la mecha por un percutor de pedernal, capaz de generar una chispa; sin embargo, esto no consiguió mejorar el alcance ni la precisión de los disparos. El hecho de que los mosqueteros portasen solo 12 cargas de pólvora (los 12 apóstoles) nos da una idea de la lenta cadencia de disparo


Los 12 apóstoles, conteniendo las dosis de pólvora para el combate.
En el centro, el saco de piel con las cargas. Imagen de lasegundaguerra.com
Posteriormente, la incorporación de la ya citada bayoneta (primero encastrada y luego de cubo) permitió unificar los distintos tipos de tropas: los mosqueteros ya contaban con la capacidad de defenderse en el cuerpo a cuerpo. Por su parte, el mosquete cada vez era más estilizado, largo y ligero; las cargas de pólvora se embalaron en cilindros de papel, y los nuevos sistemas de disparo y carga permitieron reducir el tiempo de recarga, llegando a lograrse cadencias de 3 disparos al minuto.

La siguiente evolución, el fusil propiamente dicho (aunque la incorporación del pedernal hace que se denomine así también a los últimos modelos de mosquete) nace en Pennsylvania en 1710, y, como es lógico, inicialmente es mucho más apto para tropas no regulares. La operación de carga requería en el fusil Pennsylvania el doble de tiempo que la del mosquete pero con un alcance de más del doble, y mucha mayor precisión

Los soldados armados con mosquetes debían mantener una formación en línea recta y disparar a la vez en dirección al enemigo, pero al bulto; los armados con fusiles (que tenían el ánima estriada en espiral) podían alcanzarles sin darles tiempo siquiera a alinearse. Las estrías provocan que la bala rote, y de esta manera se mantiene estable la trayectoria durante el avance al mantener su eje paralelo con la línea de vuelo; como consecuencia aumenta el alcance y la puntería del fusil. Resulta curioso como si bien los suizos ya conocían el estriado del ánima en 1563, tardó siglos en incorporarse a las armas individuales.

El 28º Regimiento de "Casacas rojas" forma cuadros ante los franceses en la batalla de Quatre Bras,
unos días antes de la batalla de Waterloo. Cuadro de Lady Butler. Imagen libre de Wikimedia.
No se detuvo aquí la evolución; si bien el periodo napoleónico introdujo novedades logísticas, estratégicas y tácticas, no trajo grandes avances técnicos. Habrá que esperar a 1835 para encontrar el siguiente cambio importante: el revólver. Si bien las tropas británicas en la India ya disponían en 1819 de unas primitivas armas de repetición manufacturadas, será Samuel Colt quien patente el primer revólver moderno, capaz de disparar 5 balas antes de recargar, y que, lógicamente, se popularizó con rapidez. Las películas del oeste no serían lo mismo sin este arma, ¿no creen?

Imparable, la evolución de las armas de fuego alcanza un nuevo hito: el cartucho, en 1840. Si bien, como ya se ha citado, en el siglo XVII ya existía como cilindro de papel que contenía a la vez la pólvora y el proyectil, la verdadera revolución llegó con los cartuchos para armas de retrocarga, en contraposición a las de avancarga tradicionales. 

Johann Nikolaus von Dreyse fue el primero en diseñar un fusil de recámara que permitiera a las balas deslizarse por la parte posterior del cañón, permitiendo una recarga mucho más rápida. La incorporación del percutor perfeccionó el mismo: provisto de una aguja que al incidir sobre la carga de pólvora del cartucho, lo hacía estallar y el proyectil salía disparado. Este fusil fue adoptado por el ejército prusiano, lo cual contribuyó a su superioridad sobre las otras potencias europeas.

Como modificación del fusil surge la carabina; más pequeña y menos potente, estuvo destinada inicialmente a las tropas de caballería. Estas armas tuvieron impacto sobre todo en los EEUU durante la guerra de Secesión, con la carabina de repetición Spencer, y posteriormente, gracias al famoso rifle Winchester, que llegó a convertirse en sinónimo de fusil de repetición, y que, de nuevo, conocemos sobre todo gracias a los westerns.

Ametralladora Gatling. Imagen libre de Wikimedia.
Analizando esta evolución, queda claro que la tendencia era, sobre todo, la de conseguir la mayor tasa de disparos, con lo que el siguiente paso era obvio: la ametralladora. La primera patente es la Gatling norteamericana de 1862. Fueron inicialmente usadas en combates coloniales, y su uso en la guerra franco-prusiana no produjo grandes resultados (debido en parte a la gran calidad de los fusiles de retrocarga prusianos), por lo que los ejércitos europeos aun desconocían su verdadero potencial cuando estalló la Primera Guerra Mundial.

Cabe, en este punto, citar la anterior serie de este blog, El futuro ya no es lo que era, en la cual hablamos de la novela La batalla de Dorking, de Chesney, escrita en 1871 e inicio de una retahíla de novelas de guerras futuristas que describe los horrores de una guerra mecanizada; esta novela, y varias similares, son productos lógicos del impacto causado en la sociedad por las masacres de la guerra de secesión norteamericana y la franco-prusiana de 1871. Pese a esta llamada de atención, los cerebros militares de su tiempo fueron incapaces de prever lo que pasaría en Europa unas décadas más tarde.

Analizaremos los conflictos del siglo XX, y las capacidades, inimaginables no muchos años antes, de la tecnología bélica empleada en los mismos, en la siguiente entrada de la serie.

Hasta entonces, cuídense.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Fotos con Historia: San Miguel de Aralar y el dragón

Entre las provincias de Guipúzcoa y Navarra existe, repleta de cuevas kársticas, la sierra de Aralar. Si bien sus entrañas esconden múltiples cuevas, su superficie atesora decenas de dólmenes, especialmente en el lado navarro. En la siguiente foto podemos ver el de Albia (Albiako trikuarria),  muy próximo a la carretera que sube hasta el centro espiritual de la zona, San Miguel de Aralar (San Migel Excelsis Santutegia).


Dolmen de Albia (Navarra)
Dolmen de Albia (Navarra)
Cadenas de Teodosio de Goñi, en el templo de San Miguel de Aralar.
Cadenas de Teodosio de Goñi, en el templo de San Miguel de Aralar.
Este santuario es la sede de la leyenda de Teodosio de Goñi, San Miguel y el dragón. Para no extenderme al respecto pueden leer la misma aquí. Esta leyenda justifica la presencia de las cadenas en el templo

Amén del aspecto legendario y el valor arquitectónico del edificio, románico, las principales joyas del templo son el retablo (que sufrió un robo hace unas décadas, y una hipótesis reciente relaciona con Ricardo Corazón de Leóny la estatua de San Miguel, que pueden ver más abajo.

Retablo románico de San Miguel in Excelsis, en la sierra de Aralar (Navarra)
Retablo románico de San Miguel in Excelsis, en la sierra de Aralar (Navarra)
San Miguel, en el templo de Aralar
San Miguel, en el templo de Aralar
Ya el insigne Julio Caro Baroja estudió con detalle la leyenda, qué fácilmente podemos entroncar con multitud de mitos similares por medio mundo. La cuestión es que, en este caso, el dragón que se ocultaba en el centro de la sierra parece que encontró un nuevo hogar en la cercana cueva de Mendukilo; esta interesante formación kárstica, además de albergar murciélagos y troglobios, forma caprichosas estalactitas, estalagmitas, coladas, banderolas... e incluso una cabeza de dragón, vigilante, repleta de los brillos que le otorgan las sales decantadas a lo largo de millones de años.


La cabeza del dragón: estalagmita de forma caprichosa en la cueva de Mendukilo, que entronca perfectamente con la leyenda local. En todo caso, sus descubridores vieron inicialmente una bailarina flamenca en la misma...
La cabeza del dragón: estalagmita de forma caprichosa en la cueva de Mendukilo, que entronca
perfectamente con la leyenda local. En todo caso, sus descubridores vieron inicialmente una
bailarina flamenca en la misma...

Pottoka, en la sierra de Aralar (Navarra)
Pottoka, en la sierra de Aralar (Navarra)
Además, en las cercanías podemos ver también un precioso hayedo, que acoge a los bonitos pottokas, que sin duda nuestros amigos del principado sabrán emparentar rápidamente con los asturcones.

Sin duda, una visita que excita la imaginación; los hombres del neolítico algo debieron ver en la zona para poblarla con sus dólmenes, con lo que, si tienen oportunidad, no duden en pasar por la misma.

jueves, 19 de septiembre de 2013

Bienvenidos al curso 2013-2014 de LicenciaHistórica. Entre las subidas de tasas y las ilusiones.

Bienvenidos por tercer año a este humilde blog de LicenciaHistórica. Para nosotros es un orgullo poder seguir en la brecha  y creciendo. Evidentemente esto es gracias a que nuestro trabajo se ve recompensado con vuestras cada vez más numerosas visitas. Nuestra gratitud a todos.

Como queremos seguir creciendo y, no defraudar a los que ya nos siguen, este año volvemos a incluir novedades:
  • El obvio cambio estético en el blog que esperamos sea de vuestro agrado.
  • Adjuntamos un botón con la posibilidad de enviar el artículo a Kindle
  • Abrimos una sección de fotografía donde incluimos imágenes que esperamos que os sean interesantes y útiles.
Por supuesto vamos a seguir ampliando bibliografía, videos y dando todos los recursos y ayudas que nos sea posible. Aviso que este año llegamos especialmente motivados. Juan, que es ingeniero de telecomunicación, os seguirá dando recursos técnicos para vuestro trabajo diario a la vez que seguiremos disfrutando de sus fantásticos especiales. Por mi parte hablaremos de fuentes primarias, secundarias, uso de las mismas y todo aquello que sea más concreto de nuestra especialidad.

Estoy deseando poder cambiar el argumentario de principios de curso, pero por ahora sigue tocando hablar de crisis y dificultades.  Por tercer año toca trabajar duro y con optimismo como única receta para salir de esta. Ni es fácil ni te asegura nada, pero bien pensado es la única opción razonable.

Pero no nos engañemos, se presenta un año duro, muy duro y principalmente por el aumento de las tasas universitarias. Aquí os dejamos un listado del aumento de precios de las tasas:


Llamo la atención que la fuente es el propio MEC en su informe “Estadísticas de Precios Universitarios 2012-2013”. Y lejos de acabar esta subida, constatamos que en ciertas universidades continúa con otro 20% más, como puedes leer en este artículo de ABC. Desde Licencia Histórica nos abstendremos siempre de hacer valoraciones personales, pero sí pedimos encarecidamente a todos  los medios de comunicación y políticos seriedad y profesionalidad en tan espinoso asunto. Estos son los datos, y su análisis ¡y sus consecuencias! lo puede hacer cualquiera.

Si este es tu primer año en el Grado de Historia y crees que esto es lo peor a lo que vas a tener que hacer frente, siento decirte que estás equivocado. Bolonia nos deja en los límites del sistema como puedes ver en esta entrada titulada ¿Qué es Bolonia?, las leyes de educación que imperan en Europa hijas de su tiempo nos vuelven a dejar en la periferia y así lo dejamos patente en nuestra entrada En torno a las leyes y modelos educativos. Una pequeña reflexión.

Y para rematar, María Teresa Miras sigue tirando tejas sobre nuestro tejado como puedes ver en este artículo. ¿Que quién es María Teresa Miras? Pues es Doctora en Farmacia y como dice la noticia…la mujer que pilotó a los asesores del Gobierno de Mariano Rajoy para la reforma de la universidad español. Vaya por delante que por lo que leo en el artículo me parece una persona inteligente (los doctorados no te los dan reuniendo tapas de yogures) y muy implicada en mejorar sinceramente la educación en España.

Como ella misma dice:
Y me preocupan porque la innovación surge de los cerebros jóvenes. Si cortamos de raíz a los jóvenes, estamos cortando la evolución lógica en el pensamiento, en la ciencia, en la adaptación industrial, en todo. Y, desgraciadamente, estamos enviando a mucha gente fuera. Les estamos diciendo “miren, váyanse porque aquí no hay sitio para ustedes”. ¿Pero cómo puede decir un país eso? ¡Y además a sus jóvenes mejor formados!
Y añade otra cosa demoledora:
Pregunta: En 2002, en una entrevista en El País, usted afirmó que “es muchísimo más difícil hacer ciencia siendo mujer”. ¿Lo sigue siendo?
Respuesta: Ahora yo creo que todavía más, porque las mujeres ven esto como una locura. Dicen: “¿Cómo me voy a meter yo en esta locura?”.
[…]
Estamos maltratando a las mujeres de gran valía que tienen hijos.
A ver si este año podemos traer a Licencia Histórica a una mujer investigadora para que nos hable de su labor desde una perspectiva de género.

Dicho esto, creo que en ocasiones sus opiniones se basan en el desconocimiento y ciertas ideas erróneas. Y eso es lo que debemos hacer, dialogar, conocernos mutuamente y avanzar con sinceridad en la mejora de la educación. Vamos con la primera:
Hay carreras en todos los sitios cuya necesidad no está en relación con el número de licenciados que producimos. Y tampoco van a beneficiar a una sociedad que, desde luego, no les va a dar empleo. Y la propia carrera tampoco les va a aportar valor añadido como personas. Hay cosas de cultura que uno adquiere, pues eso, por cultura. Ningún médico ha dejado de leer a los clásicos.
Pondría negritas pero es que es para remarcar todo. La primera en la frente
Hay carreras en todos los sitios cuya necesidad no está en relación con el número de licenciados que producimos.
Ya lo he referido varias veces, pero vuelvo a hacerlo:
(…)Nuestro sistema educativo ha socavado nuestras mentes de la misma forma que hemos socavado la tierra, para un determinado producto, y para el futuro, esto no nos servirá.
(…)Si piensan en esto, los niños que empiezan la escuela este año se jubilarán en 2065. Nadie tiene una pista, a pesar de todos los conocimientos que han desfilado por aquí los últimos cuatro días, de cómo se verá el mundo en un plazo de cinco años.
(...)
Es muy loable que los sistemas educativos intenten formar profesionales, pero estos no pueden renunciar a ninguna rama del saber como se ha venido haciendo hasta ahora."

¿Sabe quién dice esto? Pues un tal Sir Ken Robinson, el mayor experto a nivel mundial de educación. Usted sabrá de farmacopea, espero que algo de Historia sepa yo, pero en temas educativos hagámosle caso a él. Es lo más juicioso, ¿no le parece?

Argumentemos. Estimada María Teresa, parece que Google no opina como usted, pues contratará, o ya lo está haciendo, a más de 4.000 humanistas como puede ver aquí. Es más, sorpréndase, en el resto de naciones avanzadas el tener una licenciatura ¡incluso de Historia!, es valorado por un futuro contratante. Piensa que alguien que se ha sacado una carrera merece, cuando menos, el respeto por ello. Habría que preguntarse por qué aquí no es así.

Los historiadores, muchos de ellos, están intentando actualizarse, ser más profesionales y útiles a la sociedad. Queda mucho por hacer, como ocurre en casi todos los campos en estos momentos.  Pero su desconocimiento de nuestra disciplina, de las Humanidades en general, le delata. Fruto del desconocimiento es decir que para qué es necesario un licenciado en Farmacia para despachar “paracetamol y mucha agua” o atacar la honorabilidad de la Industria farmacéutica, que como usted sabe no goza de muchas simpatías. Clichés y ataques gratuitos señora Miras. Todos hacemos ciencia, avancemos juntos.

Cuando dice Hay cosas de cultura que uno adquiere, pues eso, por cultura. ¿Qué pretende decir? ¿La cultura sale de los árboles? ¿Llega por ciencia infusa? Me pregunto si para ello no seremos necesarios los humanistas. Saber de Historia no es ser historiador como lo demostraré en otro momento. Igualmente que por leer sobre ciencia, como hago, no soy científico, aunque comparta parcialmente su marco metodológico.  

Estimada señora Miras, nos enfrentamos a retos que se suceden a una velocidad vertiginosa. Un nimio ejemplo, la violencia de género. Un problema serio, durísimo. Medios policiales, medios jurídicos, psicológicos…a lo mejor sería bueno rastrear, clasificar y entender cuáles son los mecanismos infernales que se ponen en marcha cuando una mujer es maltratada. ¿Qué tal si preguntamos a un historiador y nos cuenta la evolución de la violencia de género? Con ello no vamos a solucionar el problema, pero sí que tendremos más elementos de juicio para poner coto a esta lacra social. Imagínese si por pagar a un historiador salvamos una sola vida.

Por todo lo anteriormente expuesto, desde aquí mi aplauso a todos aquellos que iniciáis  o seguís vuestros  estudios de Historia y, realmente, de cualquier otra cosa. Aplausos y todos los recursos y ayudas que os pueda ofrecer desde este blog. Sois la generación que peor lo tiene desde la llegada de la democracia. Que nadie os venga con la cantinela de “pues en mis tiempos…” Sabéis mejor que nadie que tendréis que trabajar y estudiar muy duro. Hagámoslo de manera profesional y optimista. Todo pasa, vendrá la “ola buena” y será cuando los mejor preparados saldrán a flote.

Bienvenidos a otro curso más de Licencia Histórica. 

jueves, 12 de septiembre de 2013

Geoffrey Parker y su Felipe II: la biografía definitiva. Disquisiciones en torno a la redacción del ensayo histórico.

A las cinco de la mañana del 13 de septiembre de 1598, cuando el alba rompía por oriente, trayendo el sol la luz del domingo, día de luz y del Señor de la luz (como poéticamente diría Fray José de Sigüenza), entregaba su alma Felipe II
La paz y el sosiego con que su Magestad passó de esta presente vida, y el semblante de su rostro, junto con lo que tenemos referido, no da muy ciertas esperanzas que su Magestad...desde la cama que murió se gue al cielo. Y es muy de creer que con tal vida y tal muerte  podemos contar a su Majestad por santo. 
O eso quería creer el capellán del difunto rey, Antonio Cervera de la Torre. Que su rey había muerto en olor de santidad, aunque como nos relata el caballero y gentilhombre del rey, Jehan Lhermite, no fue lo que se dice exactamente así:
los malos olores que despedían estas llagas eran para él otra especie de tormento, y ciertamente no de los más livianos, dadas la pulcritud y limpieza con que siempre había vivido este príncipe, tormento agravado además por tener toda la espalda y los costados abiertos y ulcerosos, debido a no haber podido volverse de un lado en ningún momento de su enfermedad. 
Portada del libro, de Editorial Planeta
¿Y a qué viene todo esto? ¿Sólo por la efeméride? Pues no, no sólo por eso. Estas vacaciones en tierras asturianas devoré la obra de Geoffrey Parker Felipe II, La biografía definitiva. Empecemos diciendo que eso de biografía definitiva dudo, y mucho, que sea idea de Parker. Mucho menos aquello que pone en la contraportada de "la biografía que a Felipe II no le hubiera gustado leer". Frases publicitarias más manidas que Verano azul.
Las biografías se suelen calificar a menudo como "definitivas", pero la etiqueta es engañosa, ya sea aplicada a una muestra de este género o a cualquier otra forma de historia. Todas las empresas históricas son en realidad un trabajo en curso, una obra que constituye una forma de colaboración a través de generaciones.
¿Y quien dice esto?. Pues un maestro de maestros, el maestro de Parker, Sir John H. Elliot ¡nada menos! en su obra de reciente aparición Haciendo historia ¿Toque de atención a uno de sus alumnos aventajados? ¿Broma privada?

Volvamos al propósito original de esta entrada, que como le digo a mis alumnos me voy por las lindes. ¿Y cuál es? Pues que tú, estudiante del grado de Historia, comiences a ver los libros con ojos profesionales y empieces a percibir y utilizar los recursos de esta profesión, y el ejemplo de Parker es muy válido para ello. El análisis de la obra queda para otra ocasión.
  • Los agradecimientos personales: Si empiezas por el prólogo verás que Parker, como casi todos, empiezan dando las gracias a los muchos otros profesionales que han ayudado al autor con documentación, consejos, o lecturas de borrador. Nada tiene que ver con saludo a mi papa y mi mamá y sí con apercibirse que el trabajo de historiador se realiza en colaboración con otros profesionales y no aislado en una torre. Que se forma parte de una comunidad investigadora.
  • Los agradecimientos institucionales: También en el prólogo verás que el autor agradece a aquellos que han financiado su investigación el dinero. Para investigar hay que viajar, sacar fotocopias o comprar libros en gran cantidad, todo lo cual no es gratis, y luego, claro está, llevar un sueldo a casa. Por muy Parker o Elliot que seas la luz, el agua o la comida no te la regalan, los muy ingratos. Con ello llamo la atención que para investigar se necesita un mínimo de inversión y, como ya dije en otro post, antes de lanzarte a investigar la Colombia precolonial, pongo por caso, cuentes con los recursos para ello. No quiero alargarme más de lo que voy a hacer, pero también esto es una llamada de atención para todos aquellos que luego no creen necesario pagar bien al profesional de la historia, pues "total, por una charla de una hora tampoco querrá cobrar", obviando e incluso desconociendo el trabajo e inversión del profesional para poder dar esa charla. 
  • ...y más colaboración: A lo largo del libro te darás cuenta que Parker habla con otros muchos autores. Algunas veces se apoya en ellos, otras veces entra a discutir académicamente sus conclusiones, pero siempre contempla su trabajo. Interactúa con la comunidad investigadora a la que pertenece. 
  • Fuentes secundarias: Y eso lo puede hacer porque previamente a la redacción del trabajo se ha preocupado de recopilar todos aquellos trabajos que le parecen relevantes. En un cálculo rápido podemos decir que son cincuenta páginas de bibliografía y fuentes, que ha razón de unas veinte referencias por página da un resultado de unas mil referencias. Ya sabes, si quieres poner en cuestión parte o el total de la obra de Parker tienes que empezar por leer esas mil referencias. O eso, o haces como los opinólogos de la TV, pero esa es otra historia, nunca mejor dicho.
  • Fuentes primarias: Si Parker o cualquier otro profesional se lanza a escribir una obra es por dos razones: por haber encontrado fuentes documentales nuevas o porque cree que sus compañeros no han interpretado el documento como se debía. Ser historiador no es estudiar y ya está. Este curso hablaremos más de ello.  No hay que repetir, no hay que compilar. Hay que avanzar como demuestra la obra que nos ocupa.
  • Aparato crítico: Ya sé que algunos supuestos historiadores eso de las notas, abreviaturas... como que les sobra. ¡Pedanterías, dirán ellos!. Una obra seria debe de contar con ella y estar bien hecha como ya os comenté en la entrada Cómo citar correctamente I. En el caso que nos ocupa son ¡270 páginas! Tampoco hay que tomar a esta gente de referencia en nuestro caso, pues a todos nos queda mucho para llegar a ser la mitad de la mitad que ellos, pero es bueno fijarnos en cómo lo hacen.
  • Crítica a las fuentes: Como está puesto en los papeles es verdad. ¿Qué hace un historiador si no recuperar documentos y transcribirlos? Eso es lo que mucha gente piensa. Evidentemente no es así como iremos viendo este año. Pues en el trabajo que nos ocupa tienes dos apéndices al final del libro donde podrás ver una crítica de fuentes por un historiador. Lo remarco porque no suele ser tan explícita. Después de leerlo a lo mejor ya no parece esto tan fácil ¿verdad?
Batalla entre las flotas española e inglesa durante la empresa de Inglaterra
Imagen libre de Wikimedia
  • El guión o pensar antes de escribir: Como ya dije en este post, es necesario tener un guión. Pensar cuales son tus puntos fuertes, los débiles. De qué sabes más o menos. De qué tienes o no tienes documentación y si la tienes a mano. No puedes abarcarlo todo,  ni siquiera dedicando a Felipe II más de mil páginas. Pongo ejemplo de ello; a la Rebelión de las Alpujarras dedica no más de siete páginas, mientras que en la Armada Invencible o en los Países Bajos se va medio libro. Ya lo decía Elliot en su libro anteriormente citado:
Una biografía política, por naturaleza, tiende a descuidar o excluir aquellos elementos y acontecimientos que por un motivo u otro caen más allá del campo de acción del protagonista, y la redacción del libro me hacía darme cada vez más cuenta de cuánto estaba teniendo que omitir 
Muy posiblemente Parker en el tema de las Alpujarras no pueda aportar más de valor a lo ya dicho y por eso se limita a reflejarlo de manera breve y si quieres más pues a la bibliografía... más cómodo se le ve en el tema de la Invencible donde es un reputado experto. Parker, como todos, hace más hincapié donde puede aportar más de valor. 
  • El historiador en su contexto: Todos somos hijos de nuestro tiempo y nuestras circunstancias. Viva el tópico, pero es cierto. Parker es anglosajón y su visión, sus intereses, sus vivencias, hacen que se el autor dé más importancia a unos temas que a otros. No olvides que tus vivencias de alguna manera influirán en tus campos de estudio. 
  • El síndrome de Estocolmo: O de cómo no debes dejarte llevar por el personaje o institución estudiada. Tienes que empaparte del mundo en el que vivieron los sujetos que estudias, llegas a meterte tanto es su contexto que, casi, casi les entiendes. Es un gran peligro. No por estudiar Inquisición e intentar comprender, que no compartir, el mundo del inquisidor vas a terminar diciendo que la Inquisición eran unos alegres muchachotes que de vez en cuando se les iba la mano. Cuidado porque esto que cuento es cierto. Si pasa como lector... después de casi mil cuatrocientas páginas de lectura, de alguna manera te identificas con Felipe II. Ni os cuento si escribís sobre él durante cuarenta y cinco años. Parker lo dice con mucha gracia en una entrevista que puedes leer aquíAhora ya estoy en trámites de divorcio con Felipe II, que es el hombre con el que he pasado más tiempo y al que he dedicado mis mejores años (Risas). Elliot lo dice de manera clara;
También está la cuestión de la imparcialidad. Para comprender las motivaciones y la conducta de un Napoleón o un Felipe II es esencial penetrar en la medida de lo posible en sus modos de pensar (...)  La única manera para un biógrafo de aproximarse a un modo de pensar es vivir mentalmente en la compañía de los sujetos (...) Pero vivir de una manera tan íntima con figuras del pasado inevitablemente es hasta cierto punto ver el mundo a través de sus ojos. Aunque la empatía forma parte esencial del arte de la biografía, puede degenerar con demasiada facilidad en una simpatía incauta.
  • Pulcritud y buen hacer en la redacción: Fíjate que Parker, como su maestro Elliot, o el ya fallecido Tony Judt, son fáciles y amenos de leer sin perder un ápice de rigor académico. Esto es complicadísimo. Por ahora llamar la atención sobre ello, hablaremos de esto en un futuro, pero empieza a analizar las obras también en esta vertiente. 
  • Conexiones con el presente: Está muy bien, y es necesario, poner en relación el pasado y el presente, pero cuidado que es un terreno resbaladizo. Parker lo hace con mucho acierto en ocasiones, pero en otras es más discutible, como cuando afirma en el vídeo que George W. Bush y Felipe II se parecían, pues a ambos les hablaba Dios....me cuesta, me cuesta esta comparación.

Y hasta aquí esta disgresión en torno a la magnífica obra de Parker con la cual he disfrutado muchísimo este verano. Reconozco que como libro para la playa era incómodo, pero el esfuerzo en su transporte mereció la pena. 

Hasta la semana que viene, en la que daremos oficialmente pistoletazo de salida al curso 2013/2014. 

sábado, 7 de septiembre de 2013

Madrid 2020. Una oportunidad de futuro para la cultura.

Hola a todos:

Nervioso ante la posibilidad que mi ciudad sea olímpica. Entiendo los "peros" que algunas personas ponen a que seamos sede olímpica, pero, por encima del evento deportivo, creo que Madrid 2020 sería una oportunidad para mi ciudad y para España entera. 


Aquí hablamos de Historia y cultura, y creo que si se plantea bien sería una oportunidad inmejorable para mostrar lo mucho y bueno que tenemos en España. Sería deseable que si conseguimos los juegos como espero, se acompañe con una actividad cultural sin precedentes. Conciertos, conferencia, museos...y para eso hay que invertir en investigación, en formación. La gente viene a ver deporte, pero si conseguimos que conozca un poco nuestro país, es innegable que a todos hará bien. Y para eso necesitamos profesionales, gente bien formada. No sólo sería bueno para Madrid, pues no debemos olvidar las subsedes; Málaga, Córdoba, Barcelona, Valladolid, Valencia...

¿Quién no recuerda Barcelona 92? Barcelona y España dieron una imagen al mundo esplendorosa. 


Imágenes de la inauguración de Barcelona 92.
Fuentes: RTVE y El Periódico.com

Ojalá, que se repita. 

Las apuestas dan como menos favorita a Estambul, pero no sé por qué es la que más me preocupa. Esa unión Occidente y Oriente me parece una imagen muy poderosa, pero creo que aquí tampoco andamos cortos de eso. Valgan algunas fotos...

Mezquita de Córdoba.

Cruce de las calles Marlet con
Sant Domènec (barrio judío de Barcelona).
Como "cruce de culturas", creo que es innegable nuestro valor. Y Madrid, ¡qué decir de Madrid!, darse una vuelta por su centro histórico es rastrear su pasado musulmán, cristiano, que cuidamos y valoramos. Una ciudad conectada con Europa, con América del sur, donde llegaron embajadas de Japón en el s. XVI. Cosmopolitismo puro y duro, pero reitero que esto hay que mostrarlo con profesionalidad basada en la investigación y el trabajo. 

Restos de la muralla musulmana en la Cuesta de la Vega, Madrid.
Si nuestros políticos no son cortos de miras, si apuestan por el deporte y la cultura de manera clara, todos ganaremos. Esperemos que  esta sea la buena.

Un saludo a toodos

domingo, 1 de septiembre de 2013

San Sebastián: 200 años de un nuevo comienzo

El 31 de Agosto de 1813, durante la guerra de independencia, San Sebastián fue arrasada por un incendio. Este se produjo durante el asalto de las tropas inglesas contra las napoleónicas que ocupaban la ciudad, y que acabaron capitulando el 8 de Septiembre tras atrincherarse en el castillo de Urgull.

De aquel voraz incendio sólo se salvaron las edificaciones situadas al norte de la calle de la Trinidad: las iglesias de Santa María y de San Vicente, los conventos de San Telmo y de Santa Teresa, y treinta y cinco casas. 

Hoy esa calle es conocida como 31 de Agosto, y alberga las casas más antiguas de la ciudad; estas no ardieron porque servían de alojamiento para los oficiales británicos y portugueses, mientras iniciaban el ataque al castillo. Queda, además, como recuerdo el cementerio de los ingleses

Se cumplen 200 años de aquella tragedia, y, como es natural, los donostiarras celebran el renacer de su ciudad con campanas, cánticos, cañonazos y, por supuesto, redobles de tambor

Y claro, no podía faltar una recreación de la batalla; les dejo aquí unas fotos realizadas por nuestro amigo el comandante Gorb, creador de un curioso blog sobre Donostia, vista a través de los ojos de un extraterrestre: Lost in La Concha.

Calle 31 de Agosto engalada


Recreación de la batalla
Recreación de la batalla
Desfile ante el ayuntamiento; por supuesto, con tamborrada...
Desfile ante el ayuntamiento; por supuesto, con tamborrada...

Cañonazo en la bahía
Cañonazo en la bahía

Tienen más fotos en Flickr.

A todos los donostiarras, nativos o adoptivos: Zorionak!