miércoles, 21 de agosto de 2013

Fotos con Historia. Egipto, la grandeza de un país convulso.

La verdad es que tengo el corazón sobrecogido por las imágenes que llegan a mi TV de la situación en Egipto. Tuve la suerte de ir cuando aquello era mucho más tranquilo y me duele en el alma ver lo que ocurre. Quien piense que me voy a poner a pontificar sobre la situación en Egipto, siento decirle que no tengo alma de contertulio. No puedo hablar sobre la situación en Egipto, de la que no tengo más idea que cualquiera de vosotros, para acto seguido hacerlo sobre Gibraltar y terminar opinando sobre la titularidad o no de Casillas. Perdonen mi ignorancia. Lo que sí que puedo hacer es compartir con ustedes algunas fotos y humildes reflexiones sobre aquel ya lejano viaje. 

Como historiador podría empezar hablando del miedo que tengo de la destrucción del enorme patrimonio que hay en Egipto, pero antes que historiador soy persona, y vine absolutamente cambiado de mi viaje a Egipto. ¡Aquello era tan distinto a lo que estaba acostumbrado! Y aprendí que hay otras maneras de ver el mundo, otras formas de vivir tan válidas como la nuestra. Siempre le digo a mi pareja que tenemos que llevar a mi hija en cuanto tenga edad, ahora es demasiado pequeña, para que entienda tantas cosas que ni yo ni mil horas de docencia le pueden explicar sobre la diversidad del mundo. Al principio debo reconocer que estaba aterrado y que cada vez que volvía al hotel respiraba, porque la megalópolis El Cairo es un absoluta locura, pero eso sí, en cuanto le coges el ritmo es apasionante.

Vista panorámicas de El Cairo.

Vista panorámicas de El Cairo.


Si os dais cuenta se entremezclan enormes edificios con casas bajas. Los enormes edificios suelen ser hoteles de más o menos lujo para el turismo conviviendo con casas de sus habitantes que dan la sensación de poder caerse en cualquier momento como podéis apreciar en la imagen de abajo. No todo es así, ni mucho menos, pero es lo que más impera.



Y lo que os decía de el enorme bullicio...



Esta la "M-30", la ronda o carretera de circunvalación de El Cairo. La imagen que veis necesita explicación. El grupo de gente que se aprecia al fondo junto a la tapia va siguiendo un féretro que tapa la cortinilla del autobus, es un cortejo fúnebre. Mientras, en primer plano, podéis ver cómo dos mujeres (las dos que están  junto al coche blanco), que acaban de dar literalmente de bofetones a un taxista . Los hombres que se aprecian en primer plano van a ayudarle y pacificar a las damas. ¿Os imagináis esto en España? El Cairo en estado puro.

El doble de "el cuñao"
De todos es sabido que los egipcios son negociantes natos y que según pasen franceses, ingleses o españoles gritan cosas distintas como aquello de "¡Más barato que en Mercadona!", que habla bien a las claras de su tradición de mercaderes. Ganarse la vida nunca fue cosa fácil y hay que afinar. Lo que más me asustó fue encontrarme en la pirámide de Djoser al doble de por aquel entonces famoso "cuñao". La verdad es que rompía un poco el encanto del momento oyéndole aquello de "cuñaaoo" a voz en grito. Y cualquiera no se hacía una foto con él, previo pago claro está, para que se marchara.

Y es que, al meno por lo que se veía, se nota que allí el dinero no sobra precisamente. Junto a los grandes rascacielos y tecnología encuentras imágenes que bien pudiera haber visto Heródoto. 





Riadas de niños vendiendo de todo, cuyo beneficio va a los mayores que explotan su imagen más tierna. Como el niño de esta foto, que iba por el Nilo con este "fueraborda" impulsado por un cartón acercándose a los barcos pidiendo. ¿Que eras francés? Te cantaba el Frere Jacques. Y con su cartón giraba y se desplazaba a toda velocidad a tu barco gritando ¡españoles! Y te cantaba Clavelitos o cualquier otra. A este le dejas en el descenso del Sella con remos y lo borda. Se te saltaban las lágrimas.





Y donde más se te saltaban era, ya no recuerdo la ciudad, en un paseo en carroza por las zonas que no son turísticas. Sólo puedo recuperar esta, pues el polvo hacía imposible tomar otra.




A nuestro paso los niños te saludaban sonrientes en espera de un caramelo, de un boli, de un poco de dinero...y tú te sentías fatal en aquella calesa, lo peor del mundo. Bajamos todo el grupo con lágrimas de rabia e impotencia. Y le preguntamos a nuestro guía que por qué ocurría esto. Parecían por lo general, aunque muy humildes, bien alimentados. La respuesta del guía es para analizar. "Están acostumbrados a que les deis cosas. Viven de pedir porque les es más rentable que trabajar". Ni quito ni pongo, fue lo que me dijeron. 

Pero de eso el turista ve poco. Hoteles de ensueño y lujo asiático para la, por entonces, pujante clase media española. Y lo más sorprendente fue Sharm el Sheij. Una ciudad en medio del desierto que es como Las Vegas. Con sus discotecas, su Pachá, sus casinos y su todo. ¡Faltaban Elvis y el Rat Pack!



La zona, además de estos placeres tan mundanos, es una zona famosa por El parque natural de Ras Mohammad, donde sus aguas cristalinas permiten a los buceadores disfrutar de corales y peces de gran belleza. 


Y hablando de naturaleza....

Presa de Assuan

Río Nilo.

Río Nilo.

Y por supuesto los monumentos, los templos. Espero que, tras las personas, se esté protegiendo el patrimonio. Aquí unas pocas, pues ya iremos comentándolas a lo largo del año con enfoque histórico como ya hemos hecho con los colosos de Mennon.

Pirámide de Djoser.

Templo de Philae.

Detalle del Templo de Abu Simbel. 
Y hasta aquí este breve y sesgado repaso a mi experiencia egipcia. Una experiencia como la de cualquier otro, pues los que habéis estado allí, todo lo que he comentado os será más que familiar. Sólo quería recordaros y recordarme que Egipto no es sólo lo que sale actualmente en las noticias, que su riqueza, Historia y diversidad son inabarcables. Tiempo habrá, como he comentado, de hablar de templos, Arqueología e Historia.

Por ahora sirva este post de humilde homenaje al pueblo egipcio en estas horas tan aciagas para ellos y a todos aquellos que me acompañaron en aquel irrepetible viaje. Os llevo siempre en el recuerdo.

Un saludo a todos.

domingo, 18 de agosto de 2013

En memoria de Federico.

Hoy sólo habla el poeta, hoy todo lo demás sobra. Disfrutad hoy con sus versos y su palabra. Hoy todo lo demás sobra...¡Que nunca se acabe la madeja!

Quiero llorar mi pena y te lo digo            
para que tú me quieras y me llores       
en un anochecer de ruiseñores,             
con un puñal, con besos y contigo.        

Quiero matar al único testigo   
para el asesinato de mis flores 
y convertir mi llanto y mis sudores         
en eterno montón de duro trigo.           

Que no se acabe nunca la madeja          
del te quiero me quieres, siempre ardida          
con decrépito sol y luna vieja.  

Que lo que no me des y no te pida        
será para la muerte, que no deja           

ni sombra por la carne estremecida.



viernes, 9 de agosto de 2013

Sin tiempo para los Pitufos. Doce recomendaciones cinematográficas para tórridos fines de semana.

Salgo obligado de mi retiro estival por los Pitufos. Nunca pensé que diría una frase así, pero la omnipresencia de los Pitufos 2  me obliga a ello. Tras una más que prescindible primera parte que no se merecía la genial creación de Peyo, amenazan con martirizarnos por segunda vez. 

Visto el panorama se me ha ocurrido ofrecer algunos títulos, además de los que ya ofrecemos en nuestra Filmografía. Ninguna precisa de mucha presentación y seré muy breve en su descripción, pues como dice una amiga ¡No al spoiler!

Comenzamos por un film de 1933, La reina Cristina de Suecia, que bien se podía llamar El día que la Garbo se coronó. La película es un biopic sobre esta culta e interesante soberana que renunció al trono. Para la segunda recomendación saltamos al año 1953 con la oscarizada Julio César de  Mankiewicz. Siguiendo al pié de la letra el texto homónimo de Shakespeare y con actores como Marlon Brando, el resultado no podía ser otro que un film espectacular. 




Juan ya ha dado buena cuenta de lo mejor de cine bélico en torno a la Segunda Guerra Mundial, pero me ha dejado el resquicio de la poco tratada posguerra  en Europa. Una buena cinta que retrata esta caótica vuelta a la paz es El tercer hombre (1949) y en cuyo reparto está nada menos que Orson Welles. Ambientada en la Viena de 1947, en ella se mezcla el mejor cine negro con una ambientación impecable. ¿Quien no recuerda la banda sonora? 




La cuarta recomendación es un tres en uno. La trilogía por excelencia. Todavía hay gente adulta caminando por el mundo que no ha visto la trilogía de El Padrino (1972/1974/1990). Imperdonable. En ella toda, gran parte, de la historia del siglo XX norteamericano aparece de una forma u otra en ella. Hay una secuencia donde Michael Corleone explica en una lapidaria frase por qué la revolución de Fidel  triunfó en Cuba. Creo que Loquillo se fijó en ella para luego cantar aquello de; 

Billy voló hacia Cuba en el verano del 56.Dejó atrás Nevada, donde cambias un dólar por diez.Billy la Roccaacariciaba el poder.
Un daiquiri en Floriditaal ritmo de Benny Moré.Y en eso se fue Batista,y en eso llegó Fidel.
Pánico en la embajada: los dados no rodaban bien.Sin amigos en La Habana, el dinero era solo papel.Abandonado a su suerte,nadie apostó por él.
Siempre encuentras algo distinto en ellas, otros matices. Las dos primeras son legendarias, lo que hace muy injusto el juicio que de la tercera parte hace mucha gente. Recuerdo con mucho cariño aquellos veranos en que mi hermano y yo hacíamos lo que dimos en llamar "padrinadas", que no era otra cosa que pertrecharse de refrescos y palomitas y ver las tres películas una detrás de otras. Os dejo el primero de los vídeos de aquel legendario Qué grande es el cine donde analizan la segunda parte. 


Séptima recomendación, el biopic de Lutero ( 2003). Película alemana de carácter hagiográfico, lo que le lleva a cometer algunos errores de bulto como presentarnos a un Carlos V poco menos que increíble. Aún así merece la pena verla y acercarnos a este, en realidad, poco conocido personaje y su doctrina.

Constato con estupor que en nuestra Filmografía no reflejamos el filme de Ridley Scott Gladiator (2000). Es una recomendación obvia pero no por ello dejéis de verla. Eso sí, si no habéis visto Espartaco (1960) de Kubrick, que sí reflejamos en nuestra sección de cine, estaréis haciendo aquello de "Quien va a Santiago y no al Salvador,visita al vasallo y deja al señor"

Las dos últimas recomendaciones para aquellos que tengan hijos y quieran compartir un rato de buen cine. La primera recomendación es La invención de Hugo (2012), un canto al cine y una manera muy amena de asistir al nacimiento del séptimo arte. La película tiene una y mil referencias a otros filmes y, dado que tiene protagonistas infantiles, es posible que enganche a niños a partir de nueve años. Es recomendable ver todas las películas en la mayor calidad posible, pero en este caso es especialmente recomendable. Escribiendo esto me viene a la mente la magnífica Cinema Paradiso (1988), que igualmente es un canto al cine con protagonista infantil

Y termino con Hércules (1997)  de Disney. Vale que no es de corte histórico, pero es una oportunidad inmejorable para introducir a los más peques, he constatado que gusta a pequeños de poco más de tres años, en este mito. Disfrutarás, al menos, de una buena historia no exenta de guiños al público adulto y de buena música como puedes apreciar en este vídeo.


Todo sea por no ver por enésima vez a Dora y su maldito mono o a su primo Diego que me enervan los nervios. ¡Qué demonios les pasa a los creadores de dibujos! Y cuando creíamos que nada podía ir a peor nos salen con Pepa Pig

Acabemos ya con este repaso antes de que me dispare. Con estos doce filmes que os presento espero paséis un buen fin de semana, en el que por supuesto no pienso perder un minuto con sus pitufos.

Un saludo a todos.