lunes, 24 de junio de 2013

El catastrófico panorama del libro de historia dentro del mundo editorial

Hola a todos:

Como comentaba en otro post, el otro día me acerqué a una gran librería y constaté con pena que la sección de libros de Historia se había reducido notablemente. Podríamos caer en el llanto y el lamento pero los fríos datos se imponen. Si las librerías no venden Historia, los señores libreros reducen la sección en su espacio de venta. El mundo editorial es una industria y como tal vive de las ventas. Para ampliar un poco perspectiva os recomiendo el artículo de Sergio Parra ¿Por qué leer es tan importante si el libro más vendido deficción es tonto y el más vendido de no ficción es falso?

Veamos algunos datos en torno al mundo de las ventas y la edición:
1.       Masterchef: Las mejores recetas.
2.       El arte de no amargarse la vida
3.       La enzima prodigiosa.
4.       Nadie es mejor que nadie.
5.       Pesadilla en la cocina: las recetas de Alberto Chicote.
6.       El poder del ahora: una guía para la iluminación espiritual.
7.       El sueño de mis desvelo. 
8.       Hay vida después de la crisis.
9.       .......

De nuevo ni un sólo libro de historia. Vayamos a los datos de edición que se pueden colegir de La panorámica de la edición de libros 2011 y su actualización de septiembre de 2012, últimos informes editados por el Observatorio de la lectura y el libro. Sólo quiero destacar algunos datos;

Observando el siguiente gráfico podemos constatar que la edición de los libros de Ciencias Sociales y Humanidades con sus más de 38.000 títulos representa gran parte del pastel editorial.

Informe 2012. Página 26.

Guardad el confeti pues la cosa no es tan bonita como suena ya que Ciencias Humanas y Sociales es un gran cajón desastre donde entran Sociología, Derecho, Educación, Etnografía, Organización y Gestión de empresas...

De esos más de 38.000 libros sólo un 4.9% pertenecen al subsector de Historia y Biografía. Os recuerdo que en Biografía entran las vidas de la Duquesa de Alba, Guti y similares. También os llamo la atención que en este exiguo 4.9% de libros de Historia, se incluyen los títulos de los "periolistos", charlatanes, piramidiotas, amigos de lo oculto y esotérico, y advenedizos que dicen escribir historia. Entonces, ¿de cuántos libros propiamente de Historia hablamos? Hay veces que la ignorancia es buena...
Si seguimos desgranando el citado informe podemos leer que:

Por materias, los mayores incrementos se registraron en: Derecho, Administración pública y asistencia social (58,3%); Sociología y estadística (17,2%); Bellas artes (12,1%) y Organización y gestión de empresas (7,0%). Los descensos más significativos fueron: Obras de referencia y consulta (25,4%); Etnografía, usos, costumbres y folclore (17,3%); Geografía y viajes (13,9%) e Historia y biografía (8,0%).

Llamo la atención que estos datos son de ISBN concedidos, lo que no guarda en absoluto relación con el volumen de ventas. 

Algunos datos interesantes de tirada media o, dicho de otra manera,  cuántos ejemplares se producen de un libro, que extraigo  de ambos informes.
  • En 2011 la tirada media descendió un 22,4%, pasando de 1.734 ejemplares por título en 2010 a 1.345 en 2011.
Informe 2011. Página 37.
  • De esos 1345 títulos de media, la sección de Historia y Biografía baja a los escasos 1000 ejemplares como puedes ver la siguiente tabla. 
  • Solo el 1,9% de los títulos —el 3,7% en 2010— alcanzó tiradas superiores a los 5.000 ejemplares.
  • Por su parte, la Federación de Gremios de Editores de España confirma también esta tendencia, arrojando en 2011 una bajada de la tirada media del 10% —de 3.790 a 3.441 ejemplares
Da la impresión de catástrofe total, vamos, que ni lo nazis con sus bombardeos a bibliotecas parece que fueran tan funestos para el mundo del libro. 

Y ahora podemos gritar, indignarnos, ponernos "stupendos" y decir que vivimos en un mundo de incultos, echar la culpa "al empedrao" y lo que queramos, pero estos son los fríos,  puros y duros datos.

Biblioteca de Holland House, (Londres) bombardeada por los nazis en 1940 
Y estoy absolutamente seguro que el profesional de la Historia no tiene ni de lejos toda la culpa de tan desolador panorama, pero sí que pienso que deberíamos afrontar nuestra parte de culpa y analizar de manera seria, serena y sin prejuicios qué demonios podemos hacer como colectivo profesional y como historiadores individuales para revertir esta situación. Abrir un debate serio y sereno e intentar entender entre todos qué está ocurriendo y, sobre todo, cómo podemos mejorar.  Yo no tengo las claves, no soy un gurú ni lo pretendo, dudo como todos y os invito a participar en este debate. ¿Os animáis?

Un saludo a todos.

2 comentarios :

  1. El sector del libro de historia no aporta nada en especial que no pueda publicarse en un formato electrónico así la tendencia es a que desaparezca progresivamente o quede en ediciones muy escasas. En el mundo del libro antiguo esta pasando lo mismo con este tema por la facilidad de encontrar ejemplares on-line para consultas y el poco valor que atribuyen muchos a la historia escrita del pasado o mejor dicho al poco valor de la bibliografía histórica.
    Teneís los días contados, como en otros muchos casos, en el mundo editorial. Internet es el único camino...

    ResponderEliminar
  2. Estimado anónimo:

    Lo primero es agradecerle muy sinceramente su visita. Desde este blog hemos dado muestras en muchas ocasiones de nuestro entusiasmo sobre las ediciones on line y yo mismo he participado en proyectos de digitalización. En la sección de enlaces tiene usted muchos recursos a este respecto.

    ¿Tenemos los días contados en el mundo editorial? Yo entiendo que el modelo se está configurando hacia una sana coexistencia de todos los formatos. Sobre la facilidad de encontrar libros antiguos on line...créame que hablo con conocimiento de causa, obras de escaso valor todas las que quiera, muy complicado encontrar cosas más específica.

    El verdadero problema es que no se lee.El formato es lo de menos en este caso. Estamos obnubilados con esta ficticia guerra de formatos mientras perdemos lectores a ojos vista. Y no sólo en Historia; el bestseller, el libro de consumo rápido está copando todo. No se vende ensayo en general sea cual sea su temática. Yo me he referido a la Historia porque es mi campo, pero ocurre igualmente en todos los ámbitos. Con ello no quiero decir que esté en contra de la literatura de bestseller, lo que me preocupa es que sea casi la única que se consume.

    Esto es reflejo de cuestiones mucho más profundas imposibles de analizar de manera rápida. Una de ellas, y hablo a nivel mundial, es el escaso valor que atribuyen casi todos los sistemas occidentales a las Humanidades. Esta es sólo una y de las más obvias, pero el debate es profundo, complicado e interesante.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.