viernes, 30 de marzo de 2012

Series de televisión e Historia 3. El fenómeno.

Después de comentas las series extranjeras y españolas de corte histórico llega el momento de analizar el fenómeno en su conjunto. 

ROME
El primer punto a tratar es la evidente diferencia de calidad entre las series extranjeras y españolas. ¿Es cuestión sólo de dinero?. Creo que no. Evidentemente el dinero ayuda y mucho, pero un buen guión y un reparto adecuado podrían hacer maravillas para que las series españolas tuvieran una mejor acogida. Prueba de ello era Yo Claudio, que precisamente no es que gastara mucho en decorados. Por si alguien no lo sabe esta serie se sigue vendiendo con éxito en DVD. Si hablamos de dinero un concepto claramente asociado a ello es el de rentabilidad. Y aquí también fallamos de manera estrepitosa. En vez de crear un producto convincente desde el punto de vista artístico e histórico, creamos un producto de usar y tirar con las estrellitas de moda creando una serie de la que nadie hablará en cuanto se deje de emitir. 

Pack Rome
Veamos un ejemplo. La HBO emite en su canal de pago para su público exigente una serie como ROMA. La HBO ha reinvertido las cuotas de sus clientes en hacer la serie y supongo que recuperarán parte de la inversión. Si ROMA a funcionado en mi canal y para mi público tengo un producto que otras televisiones estarán encantadas de comprar pues ya han visto que funciona. Más dinerito para los señores de la HBO. Una vez que han pasado por caja las televisiones la saco en pack lujoso y fantástico y aquí de nuevo todos los fans de la serie la comprarán encantados. Es decir, que por el mismo producto la HBO ha cobrado tres veces. ¿Por qué?. Porque es un producto de calidad, con rigor histórico, con guionistas buenos... Ahora coge la serie Hispania e intenta vendérsela a los de la HBO. Hombre, si quieres reírte viendo las caras de los responsables de compras puede ser divertido. ¿Sacarla en DVD?. Yo no quiero esta serie y por extensión cualquier otra serie española histórica ni regalada. Resultado, un tremendo fracaso económico. Luego llegará algún lumbreras y dirá que la Historia no interesa a los españoles, cuando lo que no nos interesa son bodrios.

La pandilla de Hispania 
Estoy seguro que en las productoras españolas hay buenos guionistas y profesionales, pero insisto en que la falta de cuidado en la factura de las series y sobre todo los errores históricos matan el producto. Contratar a dos buenos asesores históricos no creo que subiría el presupuesto de una serie ni un 1%. Claro que además de contratarlos hay que hacerles caso, y no como ocurrió en la citada Hispania. Creo que esto ocurre por un lado por el tremendo desprestigio en que las Humanidades se ven inmersas, al menos en España, y por otro por nuestra falta de iniciativa en muchas ocasiones a la hora de prestigiarnos ante la sociedad a la que nos debemos. 

Es paradójico que mientras que una y otra vez nos preguntan ¿para qué sirve la Historia?, por otro lado las series de corte histórico cosechen enormes cifras de audiencia y ventas en España. El problema no es la Historia, es su falta de rigor sobre todo lo que mata el producto español. A lo mejor es el momento de empezar a pensar en prepararnos a conciencia para ser bueno asesores históricos. Con ello me refiero a completar nuestra formación con estudio de técnicas de guión / audiovisuales... y empezar a tener algo más de peso en futuros proyectos. ¿Se imaginan una serie llamada "Los Austrias" en manos de los productores de Los Tudor? Me entran hasta escalofríos de emoción sólo de pensarlo. La historia acompaña y con un buen guión y bien ambientada sería un producto interesante para cualquier europeo y por tanto rentable. 

Es cuestión de profesionalidad y un poco de dinero. ¿Alguien se anima?

Feliz Semana Santa de parte de Juan y un servidor.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.