miércoles, 14 de marzo de 2012

Series de televisión e Historia 2. Las series españolas

Águila Roja
Como comenté en el anterior post sobre series extranjeras, el próximo iba a estar dedicado a las series españolas. Pues mientras en España… viendo el tirón del producto se pusieron manos a la obra. Claro que con resultados, intenciones y presupuestos muy diferentes. Abrió fuego, que yo recuerde, Águila Roja. Aquí el presupuesto es también generoso y la ambientación histórica (decorados) no están del todo mal. De hecho en tema de decorados es de los mejores de las series españolas, aunque como veremos decir esto no es decir mucho a su favor. Con un reparto eficiente, dejando de lado alguna excepción, las aventuras del samurái que aprendió su arte en China (¡!) han contando con la complicidad del público desde hace más de un lustro. Ahora bien, cualquier rigor histórico brilla por su ausencia. Conste que la veo y me divierte, pero ver en ella algo de Historia es tan complicado como ver a Cristiano Ronaldo y Messi hablando de la última novela de Umberto Eco. Y con todo lo peor estaba por llegar.

Hispania, que pim, que pam...
Vayamos a la serie Hispania. Aquí el disparate es mayúsculo. Debo reseñar que antes de emitirla los productores buscaron el beneplácito de los historiadores, beneplácito que ni un estudiante de la E.S.O. habría podido dar. Los decorados parece ser que se los compraron en el segunda mano a los productores de la no menos prescindible Astérix. El rigor histórico no es que brille por su ausencia, es que lo han asesinado vilmente. Es que hacer un listado de todo lo que en esta serie falla daría para un libro y el casting lo hicieron, a lo que parece ser, quinceañeros atontaos. Pasma ver a Juan José Ballesta de hispano con ése acento tan… no sé ni cómo definirlo. A veces creo que va a salir diciendo que se ha tuneado el carro mazo de guay y que va a salvar a la Jenny (Ana de Armas) con sus colegas que son “mazo de chungos”. Aquí Juan José Ballesta deja bien a las claras sus limitaciones. Claro que la Jenny no es que quede mejor parada. El acento cubano de Ana de Armas, aunque disimulado, canta más que un libro en casa de Paquirrín. Y sí, innegablemente guapa, pero su actuación tiene tanto realismo como el Sálvame Deluxe. No sé si es culpa de la actriz o del director o del lucero del alba, pero la cosa no funciona. Apena ver a actores como al gran Lluís Homar en tremendo despropósito. El resto del reparto se une a la debacle y nada se puede decir además de lo dicho. Lo único que han copiado eficazmente de sus homólogas extranjeras es su gran carga sexual, pero mientras en estas últimas no ofenden a la inteligencia del espectador en las españolas da vergüenza ajena.

Foto promocional de la serie "Toledo.
 Cruce de caminos" en que se deja
clara su línea argumental, caso de
 que la hubiera...
Y cuando parecía que nada podía ser peor nos sorprenden con Toledo. Aquí el todo el interés reside en ver a sus guapos protagonistas, Maxi Iglesias y Paula Rego, que tienen un amor prohibido entre un cristiano y una musulmana. Su falta de originalidad simplemente me deja sin palabras. Aquí el tópico tiene su casa, el cartón piedra su reino y su reparto parece ser lo que sobró de Hispania. Muy poquitas actuaciones se salvan. Rubén Ochandiano en su papel de Arzobispo Oliva es tan creíble como yo en Supermodelo. Por supuesto es malo malísimo, y es que parece haber una ley no escrita en las series españolas que todo aquel personaje que sea de la Iglesia es malo, corrupto y mujeriego. El conde de Miranda, Fernando Cayo, simplemente es patético. Atentos a cuando sale de escena. Siempre gira teatralmente  la capa con la mano como corresponde a un malo malísimo. Como el espectador es tonto acudo al tópico para dejarlo más claro. Apena ver al eficaz Eduard Farelo y sobre todo al genial Alex Angulo en semejantes despropósitos. Supongo que la crisis nos afecta a todos. Por supuesto decir que esta serie es histórica es insultar a la inteligencia de cualquier ser humano con dos neuronas.

¿Y es que nada se salva? Sí, tenemos una miniserie que sí podemos salvar. Hablamos de La princesa de Éboli. Nadie salvo Belén Rueda podía hacer mejor este papel. Guapa, con clase, elegancia, prestancia, y sobre todo y por encima de todo, buena actriz. Si cuando la veíamos en VIP noche haciendo el canelo con Emilio Aragón me hubieran dicho en qué se ha convertido esta mujer no me lo habría creído. No sabría decir si cada vez está más guapa o es mejor actriz. Hay que decir que parche en el ojo incorrecto es un punto para el debe en cuanto al rigor, pero es que Belén Rueda tiene problemas de visión en el que hubiera sido el correcto. Y a su lado Hugo Silva, demostrando que se puede ser guapo y buen actor. Un gran acierto poner a Hugo Silva como el manipulador y seductor Antonio Pérez. Eduard Fernández, desconocido para mí, crea el mejor Felipe II que ha pasado por las pantallas españolas o al menos el más correcto. Roberto Enríquez , antes de perpetrar a Viriato, nos deja a un correcto Juan de Escobedo. Y en general el reparto está a la altura con nombres como Alex Angulo, Michelle Jenner o el gran Pedro Casablanc.


Los Reyes Catódicos
Me quedo con las ganas de comentar la que iba a ser la propuesta estrella de TVE. Me refiero a Isabel, la reina, que después de ser anunciada a bombo y platillo parece que ha sido barrida por la omnipresente crisis. No termino de entender cómo se gastan el dinero en hacer un producto y luego se deja en el cajón, pero en fin, esto es lo que hay.


Como veis el panorama es en general pobre y manifiestamente mejorable. Sólo me queda, una vez descrito el fenómeno analizarlo, pero será en el tercer y último post dedicado a las series.

7 comentarios :

  1. Enhorabuena Roberto, has escrito lo que todos estábamos pensando... ;)

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo

    ResponderEliminar
  3. Roberto, me ha encantado este post. No te ha faltado detalle.

    De el asesoramiento histórico de Hispania, he de comentar que en un ciclo de conferencias conocí a uno de los asesores de la serie y el pobre estaba indignado porque no los hacían ni caso. Al parecer los contrataron para que subiera el prestigio, pero nada de lo que decían era tenido en cuenta. Es una lástima que se pierdan oportunidades de aprender Historia de manera tan descarada. Las historias reales de los personajes darían, incluso, para más que estas producciones de tres al cuarto.

    Una vez más, felicitarte por tu post.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos. Me alegra muchísimo que os gustara el post. La verdad es que con los muchos y buenos historiadores que tenemos en España no se entiende muy bien el nivel de las series. Y ya contratar asesores para no hacerles ni caso es increíble pero, como comentaré hablando de cine, esto viene de lejos en España y fuera de ella.

    Que coincidamos en el análisis es lógico. Es tan evidente la debacle que no permite el más mínimo argumento a su favor.

    Espero lleguen tiempos mejores.

    Un saludo a todos y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  5. No he visto ni una de estas series, mi radar de truños se pone a tope de sólo pensarlo.

    ResponderEliminar
  6. Yo es que como sabes soy muy bien pensado e inocente y le doy siempre a todo una oportunidad.Gracias a ello hemos pasado grandes noches de humor mi chica y yo. Desde que no hacen Muchachada Nui, lo más parecido es Toledo. Ja,ja,ja. Ahora en serio. No te pierdas La princesa de Éboli que merece la pena.Por cierto Iris, Juan me va a traer esta tarde la serie que nos recomendaste. Ya te diré.
    Un saludo a todos

    ResponderEliminar

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.