jueves, 22 de marzo de 2012

¿Cómo conseguir unas comunicaciones más ecológicas?

Hay que ser capaz de ir al bosque incluso sin bosque.
Ernst Jünger


Hola a todos. A través de esta entrada nos gustaría sumarnos a la iniciativa “carbon neutral”, de Geniale, que pueden conocer en detalle aquí. Esta empresa nos ofrece la nada desdeñable posibilidad de reducir drásticamente el uso de papel, ya que haciendo uso de este servicio se puede acceder a los catálogos y ofertas de las tiendas próximas a nuestros domicilios de forma online. Basta con acceder a su web geniale.es e introducir el código postal para acceder a los mismos; cuanta también con un sistema de alerta para no tener que revisar diariamente los catálogos disponibles. Igualmente, encabeza la iniciativa a la que nos sumamos, "Mi blog es de impacto cero", que pretende anular el impacto de las emisiones de CO2 generadas por el  consumo de energía de los datacenters en los que se alojan los blogs. Sobre estos datacenters ya les hablé al describirles cómo funciona un buscador.
Idea general de la iniciativa
Según la estimación, cada visita a un blog genera un promedio de 0,02 gramos de CO2. Puesto que se estima que un árbol absorbe de media 10 kg de este gas anualmente (como mínimo 5 kg), con nuestro ritmo actual de visitas (unas 1.000 mensuales) un nuevo árbol no sólo equilibraría la huella de carbono de nuestra humilde página, si no también la de unas 40 con un tráfico similar. Desde aquí queremos unirnos a  este proyecto y agradecer a sus impulsores el mismo; la iniciativa está teniendo una gran acogida entre los blogueros. El objetivo  es plantar 1.000 árboles en 12 meses, y hoy se ha podido plantar un pequeño bosque que cuenta ya con 300 árboles. Si se alcanza la meta, geniale.es añadirá al total de árboles un extra como premio al activismo de los  blogueros  españoles.

Es cierto que hacemos un consumo masivo de energía al usar estos servicios; todos aquellos que lleven un smartphone en el bolsillo saben lo poco que dura la batería. Sobre el consumo de energía que genera la propia transmisión de los datos es complicado hacer una estimación de forma global, pero tengan en cuenta que una red de teléfonos de sobremesa convencionales, con bajos voltajes, ya hace que la central telefónica a la que están asociados tenga que efectuar también tareas de mini-central eléctrica. Sobre el gasto eléctrico de una compañía de telefonía móvil, para alimentar sus antenas, les puedo decir, y lo sé de buena tinta, que es muy abultado.

La buena noticia al respecto es que los profesionales del sector trabajan (trabajamos, ya aunque yo no esté involucrado directamente en estos temas los sigo y comparto sus objetivos) en reducir los consumos e impactos generados. En el mundo de las telecomunicaciones son muchas las iniciativas que pretenden reducir el consumo energético, y por tanto, la huella de carbono. Además de usar energías renovables cuando es posible, continuamente se mejoran las tecnologías físicas, técnicas de refrigeración y métodos de transmisión para minimizar el consumo energético. Es, de hecho, uno de los caballos de batalla actuales del sector, además de que cada vez se usan más estas tecnologías para optimizar recursos de distintas maneras: por ejemplo, monitorización de redes de distribución (combustible, agua, etc.) que detectan fugas, sensores que indican cuando es preciso regar y cuando no, etc.

Algunos incluso habrán oído hablar de la posibilidad de que empresas como Google y otros gigantes comiencen a montar sus servidores en alta mar o en ubicaciones próximas al Polo, como Islandia, para reducir la cantidad de energía necesaria para refrigerar los datacenters e incluso generar energía de forma local por medios poco convencionales. El buscar alternativas creíbles, es en este caso, tan  obligatorio como el caso más conocido de desarrollar tecnologías que permitan aprovechar de forma más eficaz las fuentes de energía renovables; si bien la sociedad está concienciada al respecto, hay mucho camino que andar aún para poder disminuir de forma drástica el uso de combustibles fósiles o energía nuclear. Tarde o temprano, por nuestro propio bien, lo conseguiremos.

Al fin y al cabo, gracias a las TIC, es posible, para cualquiera, y para un investigador de historia en concreto, ser más ecológico casi sin proponérselo: se evitan impresiones, copias de documentos y viajes mediante consulta online, por ejemplo. Incluso la posibilidad de usar eBooks, de los que ya les expliqué como funcionan (por cierto, son muy eficaces energéticamente hablando ya que no precisan refresco continuo), subrayados y comentarios asociados a ficheros reduce el uso de papel y tinta.

Sin embargo, no basta con esto, y todos debemos poner un poco más de nuestra parte. Tal vez en mi caso concreto, al provenir de familia ligada a la minería del carbón, soy más consciente que la media de lo que cuesta en términos económicos, laborales y sociales producir energía. Con la nefasta regulación que siempre hemos tenido en España con este tema ahora nos va a estallar en la cara el tema del déficit de tarifa, y teniendo en cuenta que llevamos sin un plan energético nacional sensato y continuado desde los tiempos del ínclito Jovellanos, nos va a tocar hacer todo lo posible en nuestra mano para racionalizar consumos. Para empezar, tomar conciencia de que, desde ese punto de vista, deberíamos optar por sistemas con menor consumo; esto aplica tanto al hardware como al software… un sistema operativo ligero consumirá menos recursos y energía que otro más pesado. Igualmente, por bajo consumo que tenga un aparato, se ha gastado una cantidad considerable de energía para fabricarlo, con lo cual hay que pensarse un poco el uso que se le va a dar.

En general algo de concienciación y acciones sencillas bastan para reducir el impacto energético de nuestras comunicaciones. Por ejemplo, para nuestro smartphone, podemos aplicar estos consejos. También les dejo aquí algunas directrices para el uso del ordenador. Seguro que a ustedes mismos se les ocurre alguna más, como no dejar los cargadores enchufados si no están efectuando su función…

Cuídense, y ayuden a cuidar la casa de todos.

Postdata: Si lo creen de interés, informen de esta iniciativa a los sitios y blogs que conozcan  para que contribuyan también ellos adhiriéndose a esta iniciativa, recordándoles que no olviden enviarles el link de su adhesión para que así estos, puedan plantar también su árbol, de modo que no pierdan la ocasión de contribuir activamente y de entrar en la lista de los blogs más "verdes" de España.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.