miércoles, 22 de febrero de 2012

Series de televisión e Historia 1. Las series extranjeras.


Me avisa Juan, mucho más atento que yo, que este humilde proyecto de Licencia Histórica cumple un año. La verdad es que cuando inicié el proyecto no me imaginaba ni por asomo llegar a las casi 7.000 visitas en un año y alcanzar algo más de 200 seguidores que nos siguen entre Twitter y Facebook. Tratando el tema que trato la verdad es que nunca pensé que llegáramos tan lejos. Gracias a todos y cada uno de vosotros por vuestra confianza.

Gracias al aliento que recibimos de todos vosotros creo poder decir que Licencia Histórica es un proyecto estable y no flor de un día. Un proyecto estable y dotado de vida porque Juan y yo no dejamos de hablar de constantes mejoras y temas con los que seguir dotando a Licencia Histórica de nervio y contenido. 

Dicho esto vamos al tajo. Como anuncié vamos a realizar un somero repaso por las series históricas a lo largo de la historia, tanto españolas como extranjeras. No pretende ser un examen exhaustivo de todas las series, pero aún así me veo obligado a presentar este repaso en tres partes.

Reparto de Los Tudor
En la primera parte, el post que hoy nos ocupa, hablaremos de series extranjeras. En el segundo lo haremos de las españolas y ocuparemos un tercer post en analizar el fenómeno en su conjunto. 

Con esta temática no me alejo de los propósitos del blog. Debemos pensar muy seriamente en las series históricas como material susceptible de usar en las aulas. Tratamos de un recurso didáctico de primer orden que todo buen futuro docente debe conocer. Pero no sólo eso. Las series históricas reflejan cómo la sociedad percibe su pasado y cómo quiere relatárselo. Si nos parece poco todo esto debemos pensar que ni mil geniales historiadores han conseguido explicar el reinado, por ejemplo, de Enrique VIII como la serie Los Tudor. Señoras y señores, el saber histórico del pueblo no nace de las cátedras universitarias, ruge en nuestros televisores.

Empecemos esta comparación entre series extranjeras y españolas. Anuncio desde ya que  dejo fuera de este repaso a la incombustible Cuéntame o Amar en tiempos revueltos. Si bien están basadas en nuestro pasado, pasado bastante edulcorado por cierto, sólo sirve de escenario muy secundario a las distintas tramas de los protagonistas.

Fotograma de la serie Roma
Lo primero que debemos decir es el  auge que estas series están teniendo entre las productoras españolas en los últimos años. Creo adivinar que este auge viene propiciado por los éxitos internacionales de la serie Roma o Los Tudor. La primera viene producida por la norteamericana HBO en gran parte, pero se apoya en un elenco de actores en su mayoría ingleses que dotan a la serie de una calidad inigualable. Si a esto le unimos un presupuesto más que generoso y su buena documentación histórica tenemos entre nuestras manos un producto de enorme calidad, premiado en multitud de ocasiones y por la tanto rentable. Sí, hay veces que la serie no guarda relación con la historia real, pero debemos de tener en cuenta que estamos ante una serie. Quien quiera Historia sin aderezos cuenta con excelentes libros y documentales al respecto. Sólo echo en falta que las batallas fueran más trabajadas, pero como decían los propios productores la serie ya era demasiado cara.

Los Tudor cuenta con los mismos aderezos que Roma. El enorme actorazo Jonathan R. Meyers, encarnando a Enrique VIII ha conseguido lo mismo que Derek Jacobi con Claudio. Para muchas generaciones él y sólo él es el verdadero Enrique VIII. En ella curiosamente no hay dinero norteamericano. Es una coproducción entre irlandeses y canadienses que se sacaron de la manga una de las mejores series de los últimos años. Eso sí, la imagen que dan de Carlos V es cuando menos sesgada. También hay que destacar la buena imagen que ofrecen de Catalina de Aragón. Creo que el capital irlandés (y católico) tiene mucho que ver además de la revisión en positivo que de esta reina se está produciendo en el ámbito anglosajón. Al rebufo de esta serie nació la no menos impresionante Los Borgia con Jeremy Irons (¡!) a la cabeza del, otra vez, excelente reparto. Me hace especial ilusión volver a ver en la pantalla a Derek Jacobi (Yo Claudio)  aunque su presencia sea mínima.

Derek Jacobi como Claudio
Y es que precisamente fue Yo Claudio (1976) la decana de todas estas series. Producida por la cadena pública BBC y basada en las obras de Robert Graves Yo Claudio y Claudio el dios y su esposa Mesalina. Fue una serie que rompió moldes en su época sorprendiendo especialmente la fuerte carga erótica. Pasma ver cómo cambian los tiempos. A día de hoy Yo Claudio al lado de de la serie juvenil El barco tiene tanta carga erótica como un capítulo de Pocoyó. Claudio, un emperador poco conocido y gris se hizo de la noche a la mañana uno de los emperadores más conocidos de todos los tiempos. Nadie conoce al verdadero Claudio. Claudio es Derek Jacobi, que encabeza un reparto poco conocido pero soberbio. Os recomiendo verla aunque es cierto que los decorados repelen un poco y cuesta hacerse a la estética setentera. Que nadie busque precisión en los decorados y por supuesto que la serie comete errores históricos. Los mismos que comete el libro de Robert Graves. Eso sí, aunque Graves fabuló e inventó lo hizo apoyándose en los textos de Tácito y Suetonio, lo cual no es mala base. ¿No os parece? Como anécdota deciros que en el año 1999 fue proclamada por los lectores del periódico La Vanguardia como la mejor serie del siglo XX. Nada menos.

Parte del reparto de Blackadder
Y me niego a no incluir en este somero e incompleto repaso a Blackadder, La víbora negra. Serie británica de los ochenta en que se parodia su historia con Rowan Atkinson a la cabeza. Simplemente decir que es inmesa, divertida, irreverente y todo lo que se os pueda ocurrir. Aviso que con mucho la primera temporada es la más floja y eso que es buenísima. Para mí tiene una de las frases mejores de la historia de la televisión; Baldrick, para ti el Renacimiento es una cosa que le pasó a los otros. Espectacular. No perder de vista a un Hugh Laurie inmenso y divertido como siempre en el papel de príncipe regente. En España se le hizo muy poco caso en su momento a esta serie y sólo los catalanes pudieron disfrutarla bajo el título de L’Escurçó Negre. No entiendo cómo ninguna cadena española la recupera al menos una vez cada dos años. Hasta que eso ocurra no os duelan prendas en comprarla en DVD. 

No comento nada de Spartacus: sangre y arena y su precuela obligada por la enfermedad y posterior muerte de su protagonista Andy Whitfield,  Spartacus: Dioses de la Arena porque sinceramente no la he visto. Por lo poco que sí he visto sólo puedo decir que sigue la estela de 300 en cuanto a estética y argumento con grandes dosis de violencia y sexo.  
Cartel publicitario de Spartacus: Sangre y arena
Publicidad de la serie
Ahora mismo podemos disfrutar también la gran serie de Downton Abbey que cuenta con el guión del oscarizado escritor Julian Fellowes. Siguiendo la tradición de la mítica Arriba y Abajo, Downton Abbey nos propone un viaje a la Inglaterra de principios del s. XX donde la Historia, lejos de ser un mero decorado, incide de manera importante en la vida de los personajes. Su pulcritud histórica y ambiental es encomiable. Prueba de ello son las breves pero muy trabajadas escenas que aparecen al principio de la segunda temporada ambientadas en una trinchera de la Gran Guerra. Es una pena que la serie española Gran Hotel, muy similar a las series antes comentadas, no incluyan este marco histórico ya que le daría mucho juego argumental. Al menos las actuaciones y ambientación no repelen como ocurre en otras series patrias.

Series de calidad, aplaudidas por crítica y público que generan beneficios e interés. Series que crean afición por la Historia que es en definitiva de lo que se trata. Muchos y buenos historiadores poblarán en los próximos años las aulas cuyo interés por esta disciplina habrá nacido un día delante del televisor.

8 comentarios :

  1. Sólo una cosa que decir: si eres capaz de aguantar la excesiva cantidad de sangre y sexo que lleva Spartacus por bandera (como un servidor al que por cierto eso le gusta)y sobre todo el TERRIBLE piloto con el que comienza, caeras en las redes de Spartacus. Es una serie que comienza muy floja, casi totalmente como una excusa para enseñar cacho, pero que según avanza te atrapa y no puedes más que aplaudir el buen hacer de los creadores. Buen hacer que demostraron de manera perfecta en la precuela al marcarse 6 episodios apasionantes.
    Lo dicho, yo le daría un tiento a Spartacus, pero sabiendo que al principio todo chirría y que al final la serie a mi parecer es brutal.
    Enhorabuena por el artículo!

    ResponderEliminar
  2. Habrá que darle una oportunidad a Spartacus, entonces. La cosa es que la lista de lecturas pendientes alcanza ya el metro y medio de altura, y la de series tiene un horizonte temporal de medio año... ¡Gracias por la recomendación!

    ResponderEliminar
  3. Hola Borja:
    Perdona el retraso en contestar. Juan es mucho más educado que yo. Ja,ja,ja. El "problema" que tengo con Spartacus es parecido al que tiene Juan. Cuestión de tiempo. Tendré que esperar al verano donde las obligaciones sean menores y poder verla. Por cierto, al hilo de este post mirad lo que viene hoy en EL PAÍS http://cultura.elpais.com/cultura/2012/02/24/actualidad/1330107040_427804.html

    ResponderEliminar
  4. ¡Buenos días!

    Debo leerme el post con más calma para opinar, pero por lo pronto me gustaría incidir sobre una serie que no habéis nombrado (aunque es de la HBO como no podía ser de otro modo) y que a mí me parece absolutamente genial: "John Adams". La recomiendo a todo el mundo y especialmente a los compañeros de gremio.

    Un saludo ¡y enhorabuena por el aniversario del proyecto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónimo (bonito nombre):

      pues yo al menos ni sabía de su existencia, pero ya la he localizado en IMDB. Habrá que hacer lo posible por verla, ya que por la puntuación que le da la gente, tiene una pinta estupenda.

      Muchas gracias por la recomendación.

      Eliminar
  5. Gracias porque efectivamente no la conocía de nada. Madre mía, me va a faltar verano con tanta serie. Ja,ja,ja.

    ResponderEliminar
  6. No sé por qué me salió "Anónimo" en la última respuesta, jajaja (problemas técnicos).

    ¡Espero que la veáis porque como serie es un 10!

    En cuanto a "Spartacus", he visto algunos capítulos y no sé, no me convence... Creo que prefiero "Roma".

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues haciendo caso a tu recomendación acabo de terminar el último capítulo de John Adams. Y tenías razón, la serie es de nota. Muy bien ambientada, documentada y con buenos actores. Hasta en la cabecera se nota el gusto por el detalle :) Gracias por la recomendación.

      Eliminar

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.