sábado, 2 de julio de 2011

Cambalache literario

Llevo días pensando en cómo enfocar este post. El propósito es recomendar algo de lectura para el verano, pero es que hay tanto que no sé ni por dónde empezar. Por eso voy a decir los primeros que me vengan a la cabeza, por aquello de cambalache literario.....

Juan me pide que no deje de recomendar Allegro ma non troppo, de Cipolla. Libro original, divertido y provocador. Aunque famoso por su "Tratado de la estupidez humana", no os perdáis la primera parte sobre la importancia de la pimienta en la Historia. También me pide que no deje en el tintero El antropólogo inocente, de Nigel Barley. Otra divertida joya sobre un antropólogo que viaja a Camerún. Imprescindible para entender un poco el continente africano. Hablando de antropólogos... Vacas, cerdos, guerras y brujas, de Harris, imprescindible.

No quiero dejar de lado los clásicos. Un buen historiador no puede permitirse no haber leído la Celestina, el Quijote, a Lope o Shakespeare. El verano es un buen momento para afrontar su lectura. Recomiendo la editorial Cátedra cuando sea posible; son los mejores preparando textos.

Cosas que deberías leer antes de morir, apuesta totalmente personal. El monje de Lewis, novela gótica ambientada en Madrid. Sherlock Holmes; seguro que has visto mil películas y que de pequeño/a, o algo leíste de él: vuelve a hacerlo y no te arrepentirás. La edición que propongo es una joya. Cien años de soledad de García Márquez, eso exactamente es lo que mereces si no te acercas a este libro; la edición que os facilito es la mejor con diferencia y de las más económicas. El Conde de Montecristo: el libro peor adaptado a la pantalla grande o pequeña. Una verdadera maravilla. Los Cuentos de Poe, con la traducción de Cortazar, por supuesto. Cualquiera de Paul Auster, pero sin lugar a dudas, para empezar elegid El libro de las ilusiones. Otro imprescindible y que los de Humanidades entenderemos, porque nos caricaturiza muy bien, es La conjura de los necios, de Toole. ¿Españoles? De lo mejor que he leído últimamente cualquier cosa de Rafael Reig. Irónico, divertido e inteligente. De elegir alguna, Manual de Literatura para caníbales.

De ciencias, que no sólo de humanidades vive el hombre. Para tocar un poco de las distintas ramas, Breve historia de casi todo, de Bill Bryson. Los ya clásicos Historia del tiempo, de Hawking, y El gen egoista, de Richard Dawkins (aunque ahora es más conocido por sus proselitismo ateo). Más recientes, El ladrón de cerebros: ciencia para todos, de Pere Stupinyá, y una Historia de la Ciencia de Fernando del Álamo. Hay una Historia de la ciencia más clásica que es la de Austral, referencia obligada.

Novelas históricas... aquí cuidado con elegir cosas medianamente majas. Yo Claudio y Claudio el dios y su esposa Mesalina de Robert Graves, El nombre de la Rosa o El Péndulo de Foucault de Eco sin duda. Cualquiera de Pedro García Martín, Ladrones de tinta de Mateo-Sagasta en bolsillo, Q, de Luther Blisset o La cuarta verdad de Iain Pears por cerrar con alguna de las muchas y buenas novelas históricas que hay. Esta última tiene un pequeño bajón en su segunda y tercera parte, pero compensa con la primera y la última.

Ensayo de historia... esto es más complicado porque depende de qué os guste. Recomendaré dos o tres por época/periodo. Si no has empezado la carrera o te estás pensando en hacerla te recomiendo El oficio del historiador de Moradiellos. Libro básicos pero fantástico para que te pique el gusanillo de la Historia Antigua y la Arqueología es el de Ceram Dioses, tumbas y sabios. Difícil de encontrar pero imprescindible para entender cómo es una excavación con flema inglesa es La tumba de Tutankamon, de Howard Carter (en este caso está un poco complicado encontrarlo en castellano, pero es una buena excusa para practicar el inglés). Sobre la Edad Media es obligatorio leed El otoño de la Edad Media de Huizinga, Las cruzadas vistas por los árabes de Maalouf y como complemento a este Las Cruzadas de Carlos de Ayala e Historia visual de las Cruzadas modernas de Pedro García Martín. De Duby cualquier cosa, me gusta especialmente Guillermo el Mariscal.

En Edad Moderna me puedo volver loco recomendando pero me ceñiré a unos pocos títulos. Historia nocturna de Ginzburg, aunque cualquier libro de Ginzburg es lectura obligada al igual que cualquier obra de Braudel. El Mediterráneo es obra imprescindible. Peter Burke, otro clásico básico sobre todo por su obra La cultura popular en la Europa Moderna. De lo más original que he leído últimamente Los accidentes del alma; Las emociones en la Edad Moderna editado por James Amelang y María Tausiet. No os perdáis tampoco de esta última Ponzoña en los ojos. Junto a este leed de María Jesús Zamora Ensueños de la razón y de Henningsen el Abogado de las brujas. Del catedrático Martinez Millán me quedo con La inquisición española, pero tiene mucho sobre la corte de los austrias de gran interés. Por supuesto cualquier cosa que caiga en vuestras manos de Caro Baroja es oro puro. Elliot, cualquier cosa de Elliot, pero sobre todo El conde-duque de Olivares. Geoffrey Parker, otro imprescindible autor. Por citar una de sus obras... Felipe II. En contemporánea no tengo tanta idea; he oído hablar bien de Ángel Viñas y de Moradiellos, pero aquí ando más perdido.

Tampoco nos vendrá mal leer algo sobre cine y arte. Sobre cine podemos mirar Historia del cine universal de Javier Memba. Es un libro muy básico pero perfecto para comenzar, aunque el verdaderamente bueno en esto es Historia General del Cine de Cátedra en XII tomos.

Os dejo un video de Edison, que por cierto fue un escándalo en su época para la sociedad americana. Se veía nada menos que...¡un beso!



Sobre Arte, por darle un repaso y refrescar conceptos La Historia del Arte de Gombrich.

¿Y qué sería de la vida sin un poco de poesía? Gil de Biedma está entre mis favoritos por recomendar uno. Os dejo con un poema suyo y animaos a recomendar algo vosotros.


NO VOLVERÉ A SER JOVEN
Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.